INTERNACIONAL
30/01/2018 1:09 PM CST | Actualizado 30/01/2018 3:05 PM CST

El Trump del teleprompter dará un discurso que el Trump de Twitter podría pisotear

Hasta los republicanos entienden que el mensaje de Trump sobre el Estado de la Unión probablemente no sobreviva algunos ciclos de noticias.

WASHINGTON ― El primer discurso sobre el Estado de la Unión del presidente Donald Trump ofrecerá una visión "optimista" y "progresista", según la Casa Blanca. Detallará el éxito de su primer año en función. Intentará llegar a los estadounidenses que están más allá de su base.

Y, si el pasado sirve de guía, en pocos días si no es que horas, ni una palabra de eso importará en lo más mínimo.

Si bien los presidentes han utilizado el discurso de más alto perfil para llamar la atención de la nación y describir sus prioridades, el mensaje del Trump del teleprompter probablemente sea pisoteado por el Trump de Twitter y los comentarios extraños del Trump de los medios.

Hasta los republicanos lo saben.

"Todos los reporteros hablarán sobre eso", dijo un miembro del Comité Nacional Republicano (RNC) que habló en condición de anonimato para hablar con franqueza sobre el presidente. "Hasta la próxima distracción".

¿Y cuándo se llevará a cabo dicha distracción? ¿Miércoles?, ¿jueves?, ¿martes en la noche?

"Es un buen tema para una apuesta de oficina", bromeó el miembro del RNC.

Además, si el pasado otra vez sirve de guía, la propensión de Trump a las declaraciones falsas mantendrá a los inspectores de datos ocupados el martes por la noche. De acuerdo con una sesión informativa de la Casa Blanca en la que se adelantó el discurso a los periodistas la semana pasada, Trump venderá el plan de recorte de impuestos recientemente aprobado como "el más grande" de todos los tiempos: una fanfarronada poco precisa.

Tanto los recortes de impuestos de 1981 de Ronald Reagan como los recortes de impuestos de 2001 de George W. Bush (que se hicieron permanentes coon el presidente Barack Obama en 2012) fueron mayores a los de Trump. En total, siete reducciones de impuestos han sido mayores que el paquete de impuestos reciente como un porcentaje de la economía total, y tres han sido mayores en dólares ajustados a la inflación.

A pesar de esto, el alto funcionario de la administración Trump que lideró la reunión la semana pasada, y que habló bajo condición de anonimato ante la insistencia de la Casa Blanca, abrió sus declaraciones llamando a la nueva ley "la mayor reducción de impuestos de la historia".

El funcionario dijo que el tema del discurso de Trump sería "construir un Estados Unidos seguro, fuerte y orgulloso" y que Trump mencionaría sus "logros récord". Además de alardear sobre los recortes de impuestos, Trump también destacaría: su plan de infraestructura para reconstruir caminos y puentes; su plan para construir un muro a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México y reducir la inmigración legal mientras se protege a los inmigrantes indocumentados que fueron traídos a Estados Unidos cuando eran niños; sus puntos de vista sobre el comercio internacional; y su plan para aumentar el gasto en el ejército mientras "derrota a los terroristas en todo el mundo".

Trump habló brevemente sobre el discurso del martes en una oportunidad en la Casa Blanca, diciendo que esperaba que los demócratas trabajaran con él en el plan de inmigración porque "los republicanos realmente no tienen los votos para hacerlo de otra manera".

Lo llamó "un gran discurso, un discurso importante", que abarcaría "mucho territorio", y agregó: "Tenemos muchas cosas para discutir y las discutiremos, y espero que lo disfruten".

Como candidato y como presidente, Trump ha disfrutado de buenas críticas con discursos escritos por su equipo que simplemente lee un teleprompter, a pesar de que él frecuentemente criticó a los políticos que usaron dichos dispositivos durante las primarias republicanas.

El discurso de Trump en una sesión conjunta del Congreso en febrero pasado, por ejemplo, generó elogios de fuentes poco probables. "Se convirtió en presidente de Estados Unidos en ese momento", proclamó Van Jones, un exasesor de Obama y ahora un comentarista de CNN.

Sin embargo, en cuestión de días, Trump acusó a los líderes demócratas del Congreso de tener vínculos con Rusia y afirmó, sin pruebas, que su predecesor había interceptado sus comunicaciones en la Torre Trump en la ciudad de Nueva York. Luego fue el turno de controversia tras controversia sobre las palabras y acciones de Trump, que rápidamente enterraron cualquier buena voluntad que se había ganado con el discurso.

Por lo tanto, si bien los presidentes anteriores podían contar con días o incluso semanas de publicidad positiva para sus propuestas después de su discurso sobre el Estado de la Unión, pocos esperan que el discurso de Trump genere algo similar.

"Eso no sucederá", dijo el encuestador republicano Neil Newhouse. "Este es un tipo diferente de presidencia".

Rory Cooper, un consultor político que trabajó en la Casa Blanca de George W. Bush, dijo que el discurso del Estado de la Unión puede ser una gran oportunidad para que la agenda avance. Bush, en 2003, impulsó el programa para el SIDA, PEPFAR, que una década y media más tarde es reconocido por sus importantes logros en lugares como África.

Cooper agregó, sin embargo, que no tiene ninguna expectativa de que Trump cumpla con ninguno de sus objetivos del discurso. "¿Mantendrá posteriormente su mensaje el presidente Trump y venderá la agenda? Por supuesto que no ", dijo. "Pero será instructivo de alguna manera".

Este artículo se publicó originalmente en The HuffPost.