MÉXICO
28/01/2018 8:43 AM CST | Actualizado 28/01/2018 9:34 AM CST

La UNAM no se queda callada: exige a las autoridades la presentación de estudiante desaparecido

Marco Antonio Sánchez Flores fue detenido y golpeado por la policía capitalina el martes 23 de enero. Desde ese día está desaparecido.

Twitter: @SinEmbargoMX

La UNAM exigió al gobierno de Ciudad de México la presentación pública e inmediata de Marco Antonio Sánchez Flores, el joven desaparecido desde el martes 23 de enero, día en que fue detenido y golpeado por elementos de la policía capitalina.

Ante el desconocimiento sobre el paradero del alumno de bachillerato, la Universidad Nacional Autónoma de México rechazó la detención arbitraria del joven de 17 años y exigió castigo a quien resulte responsable de la detención y desaparición de Marco Antonio Sánchez.

El viernes, la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México (SSPCDMX) presentó ante la Fiscalía Antisecuestros a los policías involucrados en la detención del estudiante de preparatoria.

Pese a que la policía capitalina lo calificó como secuestro, el Instituto de Justicia Procesal Penal (IJPP) dijo en un comunicado que se trata de un probable caso de desaparición forzada "que exhibe una vez más la cadena de abusos de poder, arbitrariedades, complicidades y burocratismo de las instituciones policiales y ministeriales en México".

La Procuraduría General de Justicia capitalina informó el sábado que solicitó a la SSPCDMX que mantenga disponibles y ubicados a los cuatro elementos que ese día tuvieron contacto con el menor de edad.

Cuatro días después de la detención de Marco Antonio, la PGJ informó que intensificó las labores de búsqueda, incluyendo "todos los hospitales, anfiteatros, centros de reclusión y a las procuradurías y fiscalías de las entidades del país, así como a la Procuraduría General de la República".

La PGJ analiza las videograbaciones del C-5 y del sistema de transporte Metrobús, pues Marco Antonio Sánchez Flores fue detenido en las inmediaciones de la estación Rosario, en la delegación Azcapotzalco, después de que la policía capitalina lo acusó de robo por fotografiar a una persona a lado de un grafiti. La persona dijo que no la había robado, aún así la policía lo persiguió y golpeó, según narró un amigo de Marco Antonio que se encontraba en ese momento con él.