NEGOCIOS
28/01/2018 9:49 AM CST | Actualizado 28/01/2018 10:50 AM CST

La startup alemana que encontró en la tilapia un plan de negocio

Getty Images/iStockphoto
Red Tilapia fish swimming in a pond

En el corazón de la capital de Alemania, Berlín, surgió un proyecto acuapónico que combina la psicicultura con el cultivo de hortalizas para producir productos orgánicos, entre ellos la tilapia –un grupo de peces de origen africano-.

Karelia Llanos

Se trata del proyecto ECF Farmsystems (ECF), la primera granja de acuicultura en Alemania, la cual fue instalada en 2015 en un terreno de mil 800 metros cuadrados por Christian Echternacht, fundador de una agencia de internet y quien también fue asistente del músico Brian Eno, y por Nicolas Leschke.

"Nuestra idea era producir alimentos dentro de Berlín con la menor cantidad de recursos posible, nosotros recolectamos el agua de lluvia del techo de la granja. El agua fluye hacia las peceras con las tilapias y los desechos sólidos se filtran, después el agua rica en nutrientes va hacia nuestro invernadero y ahí podemos regar las plantas, en este caso, la albahaca. Las plantas crecen en un sistema circular. Todo va en una misma dirección, el agua del techo a nuestro sistema acuapónico, de ahí a los peces y después al invernadero", explica el cofundador.

ECF Farmsystems
De izquierda a derecha, Nicolas Leschke y Chrisitan Echternacht.

"A medida que el pez excreta amonio, que los biofiltros modernos convierten en nitrato, esta agua actúa como un fertilizante natural. Esto no solo ahorra costos, sino que también protege el medio ambiente: el vecindario de las piscifactorías convencionales sufre de un exceso de fertilización por las aguas residuales", añade.

Para la construcción de la granja los cofundadores reunieron 1.6 millones de euros con la ayuda de Investionsbank Berlin Brandenburg (IBB) y de un inversor privado.

Los emprendedores consideran que la acuicultura -cultivo de organismos acuáticos que implica intervenciones en el proceso de cría para aumentar la producción- en combinación con la hidroponía, que es el cultivo de plantas en soluciones acuosas, por lo general con algún soporte de arena o grava, ayudarán a las megaciudades a ser más sostenibles.

ECF Farmsystems
En ECF trabajan en total 10 personas, 6 en la producción y 4 en la planeación.

Cuando se lanzó el proyecto, la granja producía todo tipo de frutas y verduras, después decidieron que enfocarse en ciertos productos y aprovechar la menor cantidad de recursos para su producción era lo mejor, por ello actualmente la granja produce tilapia y albahaca de manera conjunta.

"En 2017 y 2018 producimos sólo albahaca, porque en los primeros dos años que iniciamos el proyecto produjimos todo tipo de vegetales, teníamos entre 20 y 30 diferentes tipos de productos para probar cual funcionaría. Sin embargo, es difícil tener diferentes vegetales en un mismo espacio y distribuirlos también resultó complicado. En un mundo perfecto podríamos tener clientes para todos los productos, pero siempre hay que enfocarse en unos cuantos", afirma Echternacht.

¿POR QUÉ TILAPIA Y NO OTRO PEZ?

Fuente ECF Farmsystems
La granja puede producir hasta 30 toneladas de pescado al año.

Para Christian Echternacht producir tilapias es una excelente oportunidad de negocio. "Elegimos la tilapia porque es un pez flexible, resistente al estrés y a enfermedades. Si hubiéramos elegido, por ejemplo, un lucioperca (Zander, en alemán) tendríamos que enfrentarnos a un pez que es muy sensible, si entras al cuarto donde se encuentra este pez y enciendes la luz, este no va a comer por dos semanas. Por ello nosotros creemos que la tilapia es un buen pez para criar", dice Echternacht.

La tilapia no es un pez atractivo a simple vista, sin embargo, los cofundadores decidieron cambiarle el nombre a 'Hauptstadtbarsch' que significa perca de la ciudad. "La tilapia no es un pez muy 'cool' ni tampoco muy delicioso, pero cuando lo produces en nuestra granja y lo alimentas con productos orgánicos, entonces te das cuenta que puedes encontrar este pescado en restaurantes en Berlín, donde no lo llaman tilapia, sino 'Hauptstadtbarsch'", señala el cofundador.

Fuente ECF Farmsystems
El amonio en el agua puede convertirse, mediante bacterias, en un fertilizante de plantas.

Los peces que producen en ECF Farmsystems se venden en el supermercado Rewe en Alemania desde marzo de 2017 por un precio de 12 euros el kilogramo, mientras que la albahaca por un precio de 1.99 euros.

EXPANSIÓN

Karelia Llanos
ECF cuenta con los certificados HACCP y GLOBAL GAP.

Este proyecto ya cuenta con tres granjas, en Berlín, Suiza y Bruselas, y de acuerdo con el cofundador, el plan de expansión es construir más granjas en Alemania, llegar a Albania y Luxemburgo en los próximos años.

Al preguntarle si esto sería posible en México, Echternacht dijo que no sería algo imposible, aunque para ello tendría que hacer un estudio para definir el tamaño y los parámetros de propiedad, los costos de energía, agua y recursos humanos, para después hacer un cálculo detallado de la construcción y operación. "Me encantaría hacer semejante estudio", dice.

¿QUÉ OCURRE EN MÉXICO CON LA TILAPIA?

En México, la tilapia se cultiva principalmente en ocho tipos: tilapia herbívora, tilapia del Nilo, tilapia Sterling, tilapia blanca, tilapia de Mozambique, tilapia naranja, tilapia mojarra y tilapia roja de Florida, siendo Jalisco en mayor productor de esta especia. La tilapia que más se consume es la tilapia mojarra.

La producción de este pez proviene principalmente de la acuicultura, de acuerdo con la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) y de las 9 mil 230 granjas acuícolas que existen en México, 4 mil 634 producen tilapia, por medio de tres sistemas de producción de cultivo: extensivo, semiextensivo e intensivo. Actualmente nuestro país ocupa el noveno lugar a nivel mundial en producción de tilapia.

En el cultivo intensivo se tiene control de la densidad de la población, control de la alimentación, infraestructura, medio; en cambio en uno extensivo se trata de manejar bajos costos y se producirá una mínima manipulación del sistema.

Sin embargo, el caso de Xochimilco, que al no ser un sistema acuapónico, en los años ochentas se introdujo la tilapia y la carpa en los canales de aquel lugar con la intención de que cada cuerpo de agua produjera algo.

A la par de la introducción de los peces, también se prohibió la pesca al ser una zona de conservación y con ello se creó un problema en Xochimilco: la tilapia y la carpa se convirtieron en una plaga en esa zona.

"Estos peces tuvieron terreno libre para crecer y afectar a todas las especies nativas. Actualmente la biomasa de ambas especies debe de ser más del 90 por ciento de la biomasa de todos los vertebrados acuáticos", dice en entrevista Luis Zambrano, investigador del Laboratorio de Restauración Ecológica del Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La mayoría de la tilapia en los canales de Xochimilco no llega a talla comercial. "La tilapia prefiere ocupar su energía en la reproducción en lugar del crecimiento. Entonces hay muchas pero son muy pequeñas y no se pueden comercializar. Eso desincentiva la pesca. Además estos peces no se pueden comer, se puede hacer harina de pescado para fertilizar plantas de ornato. Sin embargo, un análisis costo-beneficio económico sugiere que esto no es viable si no existe subsidio gubernamental, por lo tanto es necesario un subsidio para hacer este programa", sugiere Zambrano.

El último estudio (2014-2015) que se realizó sobre la tilapia y carpa en los canales de Xochimilco, señala la existencia de 900 toneladas de estos peces y en total 10 millones de peces exóticos, de acuerdo con el especialista de la UNAM.

Focos:

  • El 70% del agua dulce utilizada por los seres humanos se consume en la agricultura y el procesamiento. Las granjas acuícolas de ECF permiten la producción de alimentos con hasta un 90 por ciento menos de consumo de agua en comparación con la agricultura convencional. Mediante el uso de sistemas circulatorios, existe una alta eficiencia del agua, que se duplica por el uso de doble vía de agua para la producción de pescado y vegetales.