MÉXICO
27/01/2018 3:45 PM CST | Actualizado 27/01/2018 3:45 PM CST

La SSP presenta a policías que detuvieron a adolescente en CDMX; él sigue desaparecido

El martes 23 de enero, Marco Antonio Sánchez fue detenido y presuntamente golpeado por tres policías capitalinos.

Twitter: @PPmerino

La Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México (SSPCDMX) presentó ante la Fiscalía Antisecuestros a los policías involucrados en la detención y desaparición del joven Marco Antonio Sánchez Flores, de 17 años de edad.

A través de un comunicado, la dependencia dijo que coadyuva en la localización de Marco Antonio, quien desapareció el pasado martes 23 de enero, cuando fue detenido por tres policías de la Secretaría de Seguridad Pública de Ciudad de México (SSPCDMX) por presuntamente robar a otro joven.

Pese a que la policía capitalina lo calificó como secuestro, el Instituto de Justicia Procesal Penal (IJPP) señaló en un comunicado que se trata de un probable caso de desaparición forzada, "que exhibe una vez más la cadena de abusos de poder, arbitrariedades, complicidades y burocratismo de las instituciones policiales y ministeriales en México".

El IJPP informó que asesoraron a los padres de Marco Antonio para promover un "juicio de amparo indirecto contra la desaparición forzada de adolescente" ante el Juzgado Cuarto de Distrito de Amparo en Materia Penal del Primer Circuito con sede en la Ciudad de México.

"Tras relatar lo sucedido y ofrecer sólidos elementos probatorios que incluyen el testimonio de un testigo presencial y una fotografía sobre los hechos, (los padres) solicitaron la suspensión de oficio y de plano de los actos reclamados para el efecto de que cese la desaparición forzada, se presente de manera inmediata al quejoso y se tomen las medidas pertinentes para ello", señaló el Instituto de Justicia.

Según narró Roberto, el único testigo del caso, el martes 23 de enero Marco Antonio Sánchez se detuvo a observar un mural que le había gustado, cerca de la estación Rosario, y al pasar un joven, le preguntó si le podía tomar una foto a un lado del grafiti. El joven accedió y cuando Marco Antonio lo fotografiaba tres elementos de la policía capitalina lo acusaron de asaltar al muchacho que posaba para la fotografía.

El padre de Marco, Antonio Sánchez Chávez, le dijo a Animal Político que a pesar de que la persona que posaba para la foto negó haber sido asaltada, los policías insistieron con la acusación por lo que Marco Antonio decidió correr. Los policías lo alcanzaron dentro de la estación del Metrobús Rosario y lo golpearon con sus cascos, pese a que Marco se dejó caer y no opuso resistencia alguna, según le contó Roberto.

Cuando Roberto preguntó a dónde lo llevaban, los policías respondieron que a la agencia 40 del Ministerio Público, ubicada en Azcapotzalco. Los padres acudieron al lugar en cuanto se enteraron, pero al llegar el personal de la agencia les informó que Marco Antonio no había sido llevado ahí, sino que una patrulla lo había dejado ir.

Los padres de Marco quisieron levantar una denuncia, pero les negaron el derecho argumentando que no habían pasado 48 horas de su desaparición, por lo que se comunicaron a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) e interpusieron una queja de los hechos.

El IJPP exigió a las autoridades la presentación inmediata de Marci Antonio, y señaló como responsables a los policías que realizaron la detención de Marco Antonio, así como al secretario de Seguridad Pública de la Ciudad de México, Hiram Almeida, al agente del ministerio público número 40, a cargo de Sara del Pilar Gómez Martínez, y a Gerardo Olvera, comandante de la Policía.

"De acuerdo con el Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas, hasta julio de 2017 había 32,277 personas registradas como desaparecidas en la última década, lo que refleja claramente la situación generalizada de impunidad e incompetencia del sistema de justicia penal", dice el Instituto de Justicia Procesal Penal en el comunicado.