INTERNACIONAL
27/01/2018 11:34 AM CST | Actualizado 27/01/2018 11:35 AM CST

Juan Orlando Hernández asume la presidencia de Honduras en medio de protestas

El presidente hondureño se comprometió a trabajar en la reconciliación del país, tras una polarizada elección.

Jorge Cabrera/Reuters

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, asumió el sábado su segundo mandato de cuatro años, tras una polémica reelección en noviembre que la oposición denunció como fraudulenta y que ha provocado protestas de la oposición en las calles de Tegucigalpa.

Hernández, de 49 años, tomó posesión en un breve acto en un estadio de Tegucigalpa en el que prometió "reconciliación", ante la ovación de autoridades, militares y miles de asistentes que ondeaban las banderas azules de su Partido Nacional.

"Quiero agradecer a los hondureños, sin importar por quién votaron. Mi compromiso es trabajar para todos", dijo en su primer discurso como mandatario reelecto.

El excandidato de la alianza opositora, Salvador Nasralla, a quien Hernández venció por un estrecho margen de 1.53% de los votos, lideró las protestas junto con el expresidente derrocado Manuel Zelaya.

A unos cuatro kilómetros del estadio donde Hernández tomó posesión para su segundo mandato consecutivo, unos pocos miles de manifestantes lanzaban piedras a los militares y policías que respondían con gases lacrimógenos para dispersar la marcha.

Para Antonio Tejada, un obrero de 33 años que se manifestó en la capital hondureña, el "dictador" Hernández "se ha robado la presidencia en contra de la voluntad del pueblo". "Vamos a seguir luchando porque se vaya del poder", dijo Tejada.

El presidente hondureño se comprometió a realizar un proceso de reconciliación entre todos los hondureños. "Tenemos que sentarnos a dialogar sobre lo que producen las diferencias (...) no hay diferencia política que justifique la violencia", dijo Hernández, mientras el público gritaba "unidad".

Elecciones violentas

Tras los comicios del 26 de noviembre de 2017 y tras supuestas irregularidades en la elección, el expresentador de televisión Salvador Nasralla calificó como un fraude los comicios y convocó a miles de hondureños a salieron a la calle a manifestarse.

Stringer/Reuters
Police help a pedestrian overcome by tear gas as supporters of Salvador Nasralla, presidential candidate for the Opposition Alliance Against the Dictatorship, clash with police during a protest caused by the delayed vote count for the presidential election in San Pedro Sula, Honduras December 1, 2017. REUTERS/Moises Ayala

En medio de este clima polarizado, el Ejecutivo decretó un estado de excepción por diez días. Desde finales de noviembre a la fecha, al menos 37 personas han muerto en los enfrentamientos entre seguidores de Alianza de Oposición Contra Dictadura y fuerzas de seguridad, según la organización Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH).

Este sábado Juan Orlando Hernández asumió su segundo mandato, con gran parte de la comunidad internacional que reconoció su victoria en noviembre, pese a que la Organización de Estados Americanos (OEA) dijo después de visitar el país que era imposible tener certeza sobre el resultado y recomendó nuevos comicios.

Con información de Reuters.