UN MUNDO MEJOR
25/01/2018 12:20 PM CST | Actualizado 25/01/2018 12:27 PM CST

Virginia Woolf: 11 razones por las que debes leerla

La escritora nació en Londres el 25 de enero de 1882. Hoy celebraría su 136 aniversario.

La escritora Virginia Woolf, un referente en la literatura moderna y el feminismo, nació en Londres el 25 de enero de 1882.

59 años después, unos niños encontraron su cuerpo en el río Ouse (Lewes, Sussex Oriental, Reino Unido).

Se había llenado los bolsillos de piedras y se había suicidado.

A pesar de que tuvo una vida dura, de que sufría trastorno bipolar y de que vivió con depresión durante años, Woolf logró triunfar como escritora en un mundo que, por aquel entonces, era casi exclusivamente masculino.

A pesar de las dificultades que tuvo como mujer, se le considera una de las grandes escritoras anglosajonas del modernismo y del feminismo.

Cada secreto del alma de un escritor, cada experiencia de su vida, cada atributo de su mente se hallan ampliamente escritos en su obra.Virginia Woolf

En el aniversario 136 años de su nacimiento, además de ser recordada en redes sociales y medios de comunicación, debe ser leída.

Aquí algunas razones para entrarle a la obra de esta gran escritora:

1. Fue autodidacta. Nació en una familia de intelectuales y tenía acceso a una gran biblioteca.

2. Algunas de sus obras más famosas son La Señora Dalloway, Fin de viaje, Las olas y Una habitación propia.

3. Fue pionera en sus reflexiones sobre la condición de la mujer y la identidad femenina. Habla de ello sobre todo en Una habitación propia. En esta obra, reivindicó el papel de la mujer escritora.

4. Tuvo tres hermanastros. Se cree que dos abusaron sexualmente de ella. Por eso su posterior desconfianza hacia los hombres.

6. La llamaban cariñosamente "The goat" (La cabra).

No hay barrera, cerradura, ni candado que puedas imponerle a la libertad de mi mente. Virginia Woolf

7. Reflejó perfectamente su personalidad y su pensamiento en sus obras.

8. Formó parte del grupo de Bloomsbury, en Londres. Ahí compartía espacio con grandes intelectuales, como el escritor E. M. Foster o el economista J. M. Keynes. Fue en este grupo que conoció al que posteriormente sería su marido: el escritor y economista Leonard Woolf.

9. A lo largo de su vida, ingresó en varias ocasiones a un hospital psiquiátrico. Cuando ya no pudo más, se escapó de su casa de campo y se suicidó tirándose al río con piedras en los bolsillos.

10. Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, y los bombardeos de los nazis destruyeron su casa en Londres, volvió a caer en depresión hasta el punto de dejar de trabajar.

11. Dejó varias notas suicidas por toda su casa. La que iba dirigida a su marido decía:

"Siento que voy a enloquecer de nuevo. Creo que no podemos volver a pasar por una de esas terribles épocas. Y esta vez no creo poder recuperarme. Comienzo a oír voces, y no puedo concentrarme. Así que hago lo que me parece mejor. Tú me has dado la máxima felicidad posible. Has sido en todos los sentidos todo lo que cualquiera podría desear. Creo que dos personas no podían haber sido más felices, hasta que vino esta terrible enfermedad. No puedo luchar más. Sé que estoy arruinando tu vida, que sin mí tú podrás trabajar. Lo harás. Lo sé. Ya ves que no puedo ni siquiera escribir esto adecuadamente. No puedo leer. Lo que quiero decir es que te debo toda la felicidad de mi vida. Has sido totalmente paciente conmigo e increíblemente bueno. Quiero que lo sepas, todo el mundo lo sabe. Si alguien hubiera podido salvarme habrías sido tú. Todo lo he perdido excepto la certeza de tu bondad. No puedo seguir arruinando tu vida durante más tiempo. No creo que dos personas pudieran ser más felices que lo que hemos sido tú y yo. V."

Este artículo se publicó originalmente en The HuffPost España.