MÉXICO
25/01/2018 8:28 AM CST | Actualizado 25/01/2018 10:30 AM CST

Estos son los efectos de la contaminación atmosférica en la salud

Nadie está a salvo del peligro

Meinzahn via Getty Images

HuffPost

Es difícil ignorar los efectos de la contaminación atmosférica. Ojos llorosos, tos, y dificultad para respirar son algunas de las reacciones más comunes y agudas.

Alrededor de 92% de la población mundial vive en áreas con niveles peligrosos de contaminación atmosférica e, incluso con niveles aparentemente imperceptibles. Este tipo de contaminación aumenta los riesgos de muerte cardiovascular y prematura.

La contaminación atmosférica es casi tan letal como el tabaco. En 2016 se vinculó con la muerte de 6.1 millones de personas, de acuerdo con el Instituto de Estadísticas Sanitarias y Evaluación de la Universidad de Washington.

  • Es posible que te lastime incluso desde antes de tu primera inhalación.
  • La exposición a niveles altos de contaminación atmosférica durante el embarazo se ha relacionado con abortos espontáneos, así como con partos prematuros, trastornos autistas, y asma infantil.
  • La contaminación atmosférica puede dañar el desarrollo cerebral de los niños, y la neumonía, que cada año mata a casi un millón de niños menores de 5 años.
  • Los niños que inhalan altos niveles de contaminantes también están en mayor riesgo de sufrir infecciones respiratorias de corto plazo y daño pulmonar.
  • Otras condiciones asociadas con altos niveles de contaminación atmosférica incluyen enfisema y bronquitis crónica, así como cáncer pulmonar.
  • Los contaminantes pueden afectar la salud cardiovascular al endurecer las arterias, aumentando el riesgo de paros y ataques cardíacos
  • También hay evidencia de que la contaminación atmosférica se puede vincular con problemas de salud mental y enfermedades cerebrales degenerativas como Alzheimer, Parkinson, y esquizofrenia.

Cómo la contaminación atmosférica daña al cuerpo

Mientras el vínculo entre contaminación atmosférica y enfermedades respiratorias parece un poco obvio, su relación con la salud del corazón, cerebro, e incluso, de los fetos, lo es un poco menos. Hay al menos dos mecanismos posibles por los que la contaminación atmosférica puede lastimar algunas partes del cuerpo a parte de las cavidades nasales y los pulmones, según Anthony Gerber, neumólogo en National Jewish Health en Denver.

El primero se relaciona con inflamación, que es el modo por el cual el cuerpo se repara a sí mismo después de una herida o enfermedad.

Cuando el caldo tóxico de partículas químicas y gotitas líquidas que emiten los autos, plantas de energía, incendios y fábricas, mejor conocido como materia particular es inhalado, el microscópico polvo tóxico puede irritar los pasajes nasales y resultar en un tipo de reacción alérgica hacia la contaminación, mostrando síntomas como tos y goteo nasal.

Algunos científicos creen que mientras las partículas alcanzan mayores profundidades en las vías respiratorias y entran a los pulmones, el cuerpo las puede confundir con infecciones, disparando una inflamación como respuesta.

"Cuando tienes gripa y dolor de cabeza, te sientes enfermo y todos los músculos te duelen", dijo Gerber. "Lo mismo puede suceder cuando inhalas contaminantes".

Algunos científicos también sospechan que algunas partículas tóxicas pueden salir de los pulmones y entrar al torrente sanguíneo.

HuffPost

Estudiando los peligros de la contaminación atmosférica

Algunos científicos creen que hay suficiente evidencia para sugerir que los altos niveles de contaminación atmosférica afectan la salud negativamente. Por otra parte, un gran número de estudios correlacionados demuestra que cuando las personas se mudan a lugares más limpios, o cuando se reducen los niveles de contaminación atmosférica, la salud mejora, según Carrie Breton, investigadora de la salud ambiental en la Facultad de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California (USC).

El Centro de Estudios de la Salud Infantil de la USC ha estudiado los efectos a largo plazo de la contaminación en los niños durante los últimos 25 años y descubrió que los niños que se mudan a lugares con niveles de contaminación menores han mejorado el desempeño del funcionamiento pulmonar. Asimismo, algunos científicos han descubierto que mientras los niveles de contaminación atmosférica en el sur de California han disminuido, también lo han hecho la tos, congestión y flemas. El funcionamiento pulmonar a largo plazo de los niños también ha mejorado durante los últimos 20 años mientras los niveles de contaminación atmosférica en el área de Los Ángeles han disminuido.

Cuando ves muchos estudios diferentes de distintas partes del mundo... mostrando resultados similares, la evidencia lo hace cada vez más creíble", dijo Breton.

Aunque las pruebas controladas aleatorias de la contaminación del aire son escasas, sí existen. Un experimento reciente en Londres pedía a algunas personas caminar sobre Oxford Street o Hyde Park. Los investigadores encontraron que los beneficios de se cancelaron en todos los participantes, además padecieron reducciones en el funcionamiento pulmonar e incrementos en la obstrucción de vías respiratorias, que continuaron por periodos después del final del experimento.