INTERNACIONAL
25/01/2018 12:52 PM CST | Actualizado 25/01/2018 12:56 PM CST

El reloj del Día del Juicio: la humanidad está más cerca del apocalipsis ahora que en cualquier otro punto desde 1953

Estamos reviviendo días como los de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría.

El reloj del Día del Juicio se movió otros 30 segundos más cerca de la medianoche de hoy. Los expertos afirman que el estado del mundo es más "amenazante" para el futuro de la humanidad que en cualquier punto desde la Segunda Guerra Mundial.

El reloj —(Doomsday Clock, en inglés), una metáfora simbólica de cuán cerca está el mundo del apocalipsis (con la medianoche marcando el fin del mundo), es considerado como una representación precisa de los asuntos geopolíticos.

curraheeshutter via Getty Images

Creado y administrado por el Boletín de Científicos Atómicos (Bulletin of the Atomic Scientists), la organización dice que su decisión de mover las manecillas del reloj del Juicio Final se hizo después de una evaluación "sombría" de los tiempos en que vivimos.

"A partir de hoy, son dos minutos para la medianoche", dijo la presidenta del Boletín, Rachel Bronson, a los periodistas el jueves.

La declaración completa decía:

La advertencia que ahora envía la Junta de Ciencia y Seguridad es clara, el peligro es obvio e inminente.
La oportunidad de reducir el peligro es igualmente clara. El mundo ha visto la amenaza planteada por el uso indebido de la tecnología de la información y fue testigo de la vulnerabilidad de las democracias a la desinformación.

"Los líderes reaccionan cuando los ciudadanos insisten en que lo hagan, y los ciudadanos de todo el mundo pueden usar el poder de internet para mejorar las perspectivas a largo plazo de sus hijos y nietos. Pueden insistir en hechos y descartar tonterías.

"Pueden exigir acciones para reducir la amenaza existencial de la guerra nuclear y el cambio climático sin control. Pueden aprovechar la oportunidad de hacer un mundo más seguro y más sano".

El grupo, cuya junta directiva incluye 15 premios nobel, cita el fracaso de Donald Trump y otros líderes mundiales para lidiar con las inminentes amenazas de guerra nuclear y cambio climático.

Y el progreso de Corea del Norte en el desarrollo de un programa de armas nucleares en 2017.

De hecho, el reloj del Juicio Final está ahora tan cerca de la medianoche como lo estuvo en 1953, cuando los temores de la Guerra Fría tal vez alcanzaron sus niveles más altos.

La historia del reloj del Día del Juicio

El Boletín se fundó por científicos estadounidenses involucrados en el Proyecto Manhattan, que desarrolló las primeras armas nucleares del mundo durante la Segunda Guerra Mundial.

En 1947 establecieron el reloj del Juicio Final para proporcionar una forma simple de demostrar el peligro para la Tierra y la humanidad que plantea la guerra nuclear.

Hoy el Boletín es una organización independiente sin fines de lucro dirigida por algunos de los científicos más eminentes del mundo.

The Doomsday Clock no solo tiene en cuenta la probabilidad de armagedón nuclear sino también otras amenazas emergentes como el cambio climático y los avances en biotecnología e inteligencia artificial.

Esta no es la primera vez que Donald Trump ha sido citado como la causa del movimiento del reloj; en 2017, el grupo también decidió mover las manecillas.

En enero del año pasado se informó en una carta abierta a los gobiernos de todo el mundo, que estaban dando el paso sin precedentes en los 75 años de historia del reloj debido a la designación política de la Casa Blanca.

"Estados Unidos ahora tiene un presidente que ha prometido impedir el progreso tanto de las armas nucleares como del cambio climático", escribieron Krauss y Titley.

"Nunca antes el Boletín había decidido adelantar el reloj en gran parte debido a las declaraciones de una sola persona. Pero cuando esa persona es el nuevo presidente de Estados Unidos, sus palabras importan".

En una declaración adicional, el Boletín instó a los ciudadanos sabios a "dar un paso adelante y liderar el camino" si los funcionarios públicos no logran "alejar a la humanidad del borde".

Este artículo se publicó originalmente en HuffPost UK.