ESTILO DE VIDA
24/01/2018 6:30 AM CST

Cómo saber si estás demasiado enfermo para ir al gym

¿Te sabes la “regla del cuello”?

Cuando te sientes mal por un resfriado, gripe o dolor de cansancio, la mayoría de nosotros lo único que quiere es quedarse en la cama y no ir al gym.

¿Pero qué pasa cuando estás dudoso? Cuando sientes que te puedes enfermar y piensas en entrenar para cortar la enfermedad.

julos via Getty Images
¿Ir o no ir al gym enferm@?

Queríamos saber si ir al gym te ayuda o si afecta tu entrenamiento y si lo mejor es evitarlo, así es que si no sabes si es bueno dejar de ir al gym hasta que te recuperes por completo, sigue leyendo.

¿Cuáles son los síntomas y señales de que estás demasiado enfermo para entrenar?

El doctor Dan Robertson, médico general y funcionario médico de Push Doctor dice que la "regla del cuello" es el mejor punto para empezar.

"Generalmente, si tus síntomas están del cuello para abajo, no se obtiene mucho beneficio de forzar el cuerpo al entrenamiento", explica.

La doctora Eleanor Atkins de Bupa UK está de acuerdo y explica: "Si tienes flujo nasal, dolor de cabeza y garganta irritada, puedes entrenar, siempre y cuando te lo tomes con calma".

"Si tus síntomas están por debajo del cuello, como tos, fiebre, dolor de estómago, diarrea, mareo o dolor, tienes que descansar y recuperarte (...) Esto es sólo una guía, pero siempre hay que escuchar al cuerpo y entender que tiene que descansar y recuperarse".

¿Qué le pasa a tu cuerpo si entrenas en el gym cuando estás enfermo?

Ben Fletcher, experto en fitness y acondicionamiento en Push Doctor y miembro de la Asociación de Fuerza y Acondicionamiento de Reino Unido (UKSCA) dice que tu concentración sufrirá y esto puede hacer que los ejercicios se tornen peligrosos.

"Si utilizas equipo del gym, tu técnica sufrirá y enfrentas a tu cuerpo al riesgo de posiciones incorrectas", dice. "También es probable que sea difícil hidratarte adecuadamente si te sientes mal. Si entrenas cuando estás deshidratado corres todo tipo de riesgos, incluyendo lesiones a los tejidos blandos.

"Imagínate si dejas un pedazo de carne a secar y luego tratas de estirarlo. Es muy probable que se rompa, y lo mismo sucede con los músculos".

El doctor Lorenzo Masci, consultor de medicina del deporte y ejercicio dice que existen evidencias que sugieren que si estás mal te puedes empeorar y por más tiempo. Dice que "puede alargarse el curso de la infección y aumenta el riesgo de desarrollar complicaciones".

"Ocasionalmente, estas complicaciones pueden ser muy serias especialmente si la infección tiene que ver con el corazón (miocarditis) o con los pulmones (neumonía)", dice.

Getty Images/iStockphoto
Si te sientes enfermo, lo mejor que puedes hacer es descansar y no forzar a tu cuerpo en el gym.

Entonces ¿qué tenemos que tomar en cuenta cuando vamos al gym con síntomas que están "arriba del cuello"?

Es importante recordar que el gym está lleno de gente, lo que significa que es fácil pescar otra infección por tocar el equipo que tocó alguien más, o contagiar la infección de uno a los demás.

"Los gimnasios públicos pueden estar llenos de gérmenes y cuando estás enfermo es más importante que nunca limpiar las máquinas y el equipo antes y después de usarlos para reducir el riesgo de pescar otra infección", dice el doctor Atkins.

Cuando entrenas, ejercítate al 50% de tu intensidad acostumbrada hasta que tus síntomas se asienten. Con estas actividades de baja intensidad y evitando trabajo pesado de fuerza o velocidad disminuirás los riesgos de lesión.

Fletcher sugiere que utilices este tiempo para obtener beneficios de la recuperación con actividades como el foam rolling.

Getty Images
Hacer ejercicios de estiramiento es una opción si estás enfermo y no quieras dejar de hacer actividad física.

Agregó: "Asegúrate de estar muy bien hidratado. Esto reducirá los riesgos de lesión, mejorará la función cerebral y ayudará a tu cuerpo a recuperarse más rápido de la enfermedad".

No se qué hacer, estoy al borde. ¡Ayuda!

"Si no estás seguro, escucha a tu cuerpo y reconoce de lo que eres capaz", dice Atkins. "Con frecuencia un día de descanso y permitir a tu cuerpo que se recupere te ayudará a sentirte mejor y más fuerte al siguiente día, lo que significa que puedes lograr más.

"Saltarte un entrenamiento o dos no te impedirá alcanzar tus objetivos, y todo será mejor cuando descanses y te sientas mejor. Recuerda que incluso los atletas olímpicos se toman días cuando necesitan recuperarse".