MÉXICO
24/01/2018 5:00 AM CST | Actualizado 25/01/2018 9:54 AM CST

Cómo la medida estelar para prevenir y combatir la contaminación ambiental ya no funciona en CDMX

"La contingencia ambiental no se resuelve el problema de raíz, sólo lo estamos administrando".

Cuartoscuro

Alex Ross

Una de las medidas que se ha implementado en la Ciudad de México para combatir los niveles de contaminantes es la contingencia ambiental. Aunque desde su implementación se han visto algunas mejorías, especialistas en el tema refieren que la medida no corresponde a la calidad ambiental de la ciudad, e incluso, la consideraron laxa y tardía, principalmente por los niveles de contaminantes que la norma considera permisibles, y los tiempos de respuesta de las autoridades.

Según la Gaceta Oficial de la Ciudad de México, una contingencia ambiental atmosférica es la situación eventual y transitoria declarada por las autoridades competentes, cuando se presenta o prevé (...) una concentración de contaminantes de ozono (O3) y de partículas menores a 10 micrómetros (PM10) en una de las cinco zonas de la Zona Metropolitana del Valle de México. La contingencias atmosféricas pueden ser regionales, cuando los niveles de contaminantes se presentan en una delegación, o en todo el Valle de México, cuando persisten en las 16 demarcaciones de la capital.

HuffPost México

Cuando la ley no corresponde a la realidad

Vayamos por partes. De acuerdo con la ley, la contingencia "debe ser declarada por las autoridades competentes". A decir del doctor Ricardo Torres Jardón, investigador del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), esto implica que se rebase la norma de calidad del aire para el contaminante en cuestión, y normalmente se declara la contingencia ya que pasó el evento. Desde la detección del problema hasta la implementación de una medida que lo contrarreste pasan hasta 24 horas, tiempo en el cual se respiran distintos contaminantes con importantes efectos en la salud.

"Lo que se busca es que la declaratoria de la contingencia sea en un menor plazo y sin esperar a que se cumpla todo el periodo que implica cumplir con la norma. Por ejemplo, ahora con el problema de las partículas PM10 en la zona noreste de la ciudad, después de 24 horas de que tuvimos el evento con máxima concentración, se declara la contingencia", enfatizó el especialista en entrevista con el HuffPost.

La regulación indica, además, que:

  • los niveles permisibles de ozono son de 95 puntos por billón (ppb) para tiempos de una hora (y de 70 ppb para ocho horas)
  • mientras que los niveles de PM10 aceptados por la ley en plazos de 24 horas son de 75 microgramos por metro cúbico (µg/m3), cuyo promedio anual no debe exceder los 40 µg/m3.
  • Sin embargo, la realidad está muy superada por estos parámetros.
(Esta medida) nos resulta completamente anacrónica, porque no se resuelve el problema de raíz, sólo lo estamos administrando.

"A nosotros en particular nos parece extremadamente grave porque a pesar de que la norma de partículas suspendidas -que es el contaminante que está alto ahorita- se modificó en el 2014 y se hizo más estricta, el nivel que se considera aceptable sigue siendo mucho más alto que el sugerido por la Organización Mundial de la Salud", consideró Paloma Neumann, campañista del proyecto Megaciudades de Greenpeace México.

Según un ejercicio comparativo realizado por este medio con datos del Sistema Atmosférico de la Ciudad de México, los niveles de ozono registrados en máximos de ocho horas en la Ciudad de México durante el 2016 excedieron en 123% los parámetros sugeridos por la OMS. De manera similar, las partículas PM10 fueron 122% más altas que las recomendadas por la organización, mientras que otros contaminantes también tuvieron discrepancias importantes respecto al estándar internacional, como el caso del dióxido de azufre (350% mayor a lo sugerido), las partículas menores a 2.5 micrómetros o PM2.5 (+115%) y el dióxido de nitrógeno (+30%).

El único contaminante que está por debajo de lo recomendado es el monóxido de carbono, que es 95% menor que el estándar de la OMS.

HuffPost Mx

Medidas, contaminadas desde el inicio

Los niveles de contaminantes antes mencionados, que fungen como parte de los criterios para una contingencia ambiental, no sólo se ven rebasados por la realidad, sino que también se les da una prioridad incorrecta.

"De los cinco criterios (en contaminantes) que se tienen a la fecha, ozono es el que más domina la norma, y le siguen las partículas suspendidas, las PM10 (partículas menores a 10 micrómetros), y las PM2.5 (menores a 2.5 micrómetros). De éstas, las que más efecto tienen en la salud son las PM2.5, porque esas sí pueden ingresar al sistema respiratorio; en cambio, de las PM10 hay una fracción que no alcanza a ingresar al cuerpo", explicó el investigador de la UNAM.

Esto implica que, para efectos de aplicación de una contingencia ambiental, sólo se considera a las PM10, y se ha dejado a un lado a las de la fracción fina, las PM2.5, que son más peligrosas, por lo que el académico exhorta a que es un punto que debería reconsiderar la ley.

Otro talón de Aquilés de la medida radica en el Índice de Calidad el Aire. Este indicador se divide en cinco categorías:

  • buena (de 0 a 50 puntos en el índice, sin riesgo para las personas)
  • regular (51 a 100 puntos, con un estado aceptable del aire)
  • mala (101 a 150 puntos, que representa un aire dañino para la salud de grupos sensibles)
  • muy mala (de 151 a 200 puntos, dañina a la salud en general)
  • y extremadamente mala (más de 200 puntos en el índice, muy dañino para la salud)

Una contingencia ambiental inicia a partir de los 150 puntos, lo que implica que la salud de grupos sensibles como gente con enfermedades respiratorias, queda en constante riesgo. "Cuando nosotros creemos que tenemos aire de buena calidad o aceptable, ya nos está afectando a la salud, porque no sólo tiene efectos inmediatos sino que también a largo plazo", advirtió la especialista de Greenpeace.

Cabe señalar que, durante el 2016, la Ciudad de México tuvo 262 días con una calidad del aire mala. Le siguieron 80 días de una calidad regular, y sólo se vieron cuatro días con un ambiente sin riesgo para la salud.

HuffPost Mx

Fatales consecuencias

Las consecuencias de una exposición prolongada a contaminantes merman la salud de las personas, no sólo a nivel respiratorio, sino también en el rubro cognitivo, coincidieron los especialistas.

"Las partículas suspendidas, además de provocar enfermedades respiratorias de tipo infeccioso o inflamatorias -como asma, bronquitis y laringitis- ya está comprobado que también puede provocar cáncer de pulmón y que incluso puede llegar al tejido cerebral, porque a través de los pulmones pasan al torrente sanguíneo y suben al tejido cerebral. Esto puede impactar las conexiones neuronales, y en particular afectar el desarrollo físico y cognitivo de los niños", explicó Paloma Neumann.

Por su parte, Ricardo Torres Jardón indicó que, de acuerdo con diversos estudios en los que ha participado, "se ha observado que también está afectando a la cuestión cognitiva de las personas y está acelerando el proceso de Alzheimer, sobre todo en personas de la tercera edad".

Para contrarrestar esa tendencia se han emprendido varias iniciativas

Una de ellas es la iniciativa de niños entre seis y 12 años que pide a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) que se ajusten las normas oficiales que definen los límites máximos permisibles de contaminantes atmosféricos en México y que está apoyada por Greenpeace.

"A los niños les afecta mucho más porque tienen su frecuencia respiratoria más acelerada, y por lo tanto, pasa un mayor volumen de aire y concentración de contaminantes por sus pulmones", explicó Paloma Neumann.

En tanto, el investigador del Centro de Ciencias de la Atmósfera adelantó que ya hay reuniones con la autoridad para ajustar los niveles permisibles de contaminantes en la norma y los tiempos de respuesta de una contingencia ambiental. El HuffPost solicitó la versión de la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe) sobre estas problemáticas, pero hasta la publicación de este texto no se había obtenido respuesta.