MÉXICO
23/01/2018 2:07 PM CST | Actualizado 23/01/2018 4:17 PM CST

Una serie de eventos desafortunados: la PGJDF no da una en el caso del conductor del BMW

Armando Monroy/ Cuartoscuro

El pasado 31 de marzo murieron murieron Karla Saldaña Sánchez; Claudia Reyes Millán; Luis García Heredia y Carlos Martínez Zorrilla, tripulantes de un BMW Serie 6 Coupé que -conducido por Carlos Salomón Villuendas- terminó estrellándose sobre Paseo de la Reforma.

2391458
http://o.aolcdn.com/hss/storage/midas/72ae5faba837d18cbff463427aa25d16/206058078/Accidente_Reforma-5.jpg

Salomón sobrevivió para enfrentar un proceso legal.

El Tribunal de enjuiciamiento revisó las 27 pruebas presentadas por la defensa de Carlos y el Ministerio Público y de manera repetida, la juez de control, Belem Bolaños, ha señalado irregularidades o errores de los funcionarios del Ministerio Público en distintas audiencias.

Durante la última audiencia (realizada hoy 23 de enero) los jueces llamaron la atención al agente del Ministerio Público por establecer contacto por señas con la testigo, médico forense y también empleada por la PGJDF. Ese tipo de comunicación está prohibido durante el juicio oral.

Las inconsistencias con respecto al estado etílico del acusado al momento del accidente aún no se resuelven. A pesar de que la policía local aseguró que en la madrugada del percance no pudieron tomar el testimonio de Salomón, puesto que éste "se encontraba alcohilizado y se quedó dormido", los agentes del MP que acusan de homicidio culposo al conductor del BMW no han podido presentar ningún documento que certifique que Salomón condujera en estado etílico.

De acuerdo con información de Ciro Gómez Leyva, la médico legista que lo revisó, admitió que su evaluación fue únicamente una inspección ocular.

Desde agosto pasado el abogado del acusado, Eduardo Gómez, declaró en entrevista radiofónica con Ciro Gómez Leyva que se interpuso un amparo en contra de la resolución de los magistrados por el hecho de que Carlos llevó su proceso en prisión preventiva en el Reclusorio Preventivo Varonil Sur. Gómez aseguró que en ese momento no se aplicaron los principios del sistema penal acusatorio.

Posteriormente, Gómez declaró para Excélsior, que agentes del Ministerio Público tomaron pruebas de orina y sangre del acusado, mientras éste permanecía hospitalizado, sin la presencia de su defensa.

"Si lo acreditó (como ebrio) la Procuraduría capitalina va a estar en un problema, ya que jurídicamente ésta sería una prueba ilícita y mi cliente va a tener que salir de manera inmediata", abundó.