UN MUNDO MEJOR
14/01/2018 5:00 AM CST | Actualizado 14/01/2018 4:10 PM CST

Ximena Andión: "Es riesgoso pensar que cualquier galantería o seducción es acoso"

La directora del Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir recordó que para no caer en este "Puritanismo sexual" es importante no condenar las manifestaciones sexuales y eróticas consentidas entre adultos.

Cortesía

Feministas francesas publicaron un manifiesto en el que discrepan con el movimiento #MeToo. Lo acusan de haber desencadenado una campaña de acusaciones públicas contra quienes no tienen la oportunidad de contestar o de defenderse. Quienes, además, dicen, ha sido puestos "al mismo nivel que los delincuentes sexuales".

"Defendemos la libertad de importunar, indispensable para la libertad sexual", escribieron. Entre las firmantes se encuentra la actriz Catherine Deneuve.

El documento hizo eco a nivel mundial. Frases como "Defendemos la libertad de importunar, indispensable a la libertad sexual" abrieron el debate: ¿Las francesas están aprobando el acoso?

Invitamos a diez mujeres mexicanas a compartir sus opiniones. Esta es la de la directora del Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir, Ximena Andión

¿Qué opinas del manifiesto firmado por la actriz Catherine Deneuve?

Me parece que el manifiesto es muy desafortunado en el contexto en el que se da en contraposición al movimiento #MeToo que ha sido fundamental para visibilizar el acoso y el hostigamiento sexual que es una problemática de violencia muy generalizada. El acoso y el hostigamiento sexual son manifestaciones de la violencia contra las mujeres que están sumamente arraigadas en la cultura machista en la que vivimos y creo que este tipo de movimientos ayudan a visibilizarlas y comenzar a desnaturalizarlas.

Sin embargo, hay ciertos temas en el manifiesto que creo que es importante debatir más allá de enfrascarnos en posiciones muy fundamentalistas y polarizados que nos impiden dialogar sobre el tema del acoso y la violencia sexual.

El manifiesto señala que "mientras la violación es un delito", "la seducción insistente o torpe no es un delito" y que "la galantería no una agresión machista", ¿crees que se están confundiendo o manipulando o desvirtuando los conceptos "seducción" y "galantería"?

Sin duda es importante distinguir el acoso de situaciones de erotismo y seducción. Creo que pensar que cualquier galantería o seducción es acoso es riesgoso porque nos hace caer en este "Puritanismo sexual" donde todo lo sexual es impropio, malo moral y socialmente peligroso. Debemos reivindicar la sexualidad de forma positiva sin que esto se contraponga con la denuncia del acoso y el hostigamiento.

Esta visión donde todo o casi todo constituye acoso, tampoco le hace bien a la lucha contra el acoso porque se diluye su gravedad. Creo que debemos ser claras en las acciones que constituyen acoso y las que no lo son.

Ahora una actitud que en un contexto y con cierta intención puede ser seducción, en otra puede ser acoso y hostigamiento. Por ejemplo, es distinto que tú coquetees con un colega tuyo de la oficina y él te invite a salir, a que tu jefe lo haga en en contexto en el que le pides un aumento. La misma acción significa distintas cosas en distintos contextos y con distintas intenciones.

El manifiesto también explica que "la libertad de importunar es indispensable para la libertad sexual", ¿no es esta supuesta "libertad de importunar" más bien acoso?

Creo que como mencioné más arriba todo depende del contexto y de las intenciones. Me parece que no podemos ser absolutistas y que los matices son fundamentales. Yo preguntaría qué entendemos por "libertad de importunar", me parece que en el manifiesto se entiende como parte del juego de seducción que evidentemente es distinto a una situación de acoso. Nuevamente me parece que la reivindicación de la libertad sexual es importante, lo que me parece incorrecto y fuera de lugar es que este manifiesto se haga en el contexto del movimiento MeToo.

La carta firmada por cien francesas, actrices, psicólogas e intelectuales asegura que una campaña como #MeToo conlleva riesgos puritanos, y que más que lejos de ayudar a las mujeres a ser autónomas, puede servir a los intereses de los extremistas religiosos, ¿crees que la manera en que se ha gestado el movimiento #MeToo da pie a un nuevo "semáforo feminista", que además de exhibir el acoso, limita las expresiones naturales entre los seres humanos?

El movimiento Me Too, con todas las contradicciones que conlleva que sea un movimiento gestado desde el privilegio de Hollywood, me parece fundamental y creo que abre la puerta a una conversación urgente sobre el tema y a que otras mujeres se animen a hablar de situaciones de acoso que han vivido.

Ahora, sí creo que el llamado a la cautela es importante para no caer como ya decía en el Puritanismo sexual y en condenar manifestaciones sexuales y eróticas consentidas entre adultos. Al movimiento extremista religioso y conservador le viene muy bien que lo único que se hable en el debate público sobre la sexualidad sea en términos negativos y de violencia. Eso ayuda a empujar una agenda de control de la sexualidad y la reproducción, que de hecho ya vivimos en la era de Trump y del crecimiento de gobiernos conservadores en el mundo. Por eso creo que este llamado es importante, lo cual no quiere decir desde mi perspectiva que el movimiento Me Too haga mal en denunciar el acoso, pero hay también que dialogar sobre los matices y las expresiones positivas de la sexualidad.

También me parece fundamental que no se dibuje a las mujeres sólo como "víctimas" y creo que en como la sociedad y los medios abordan el tema de la violencia muchas veces se coloca a las mujeres como seres indefensos y necesitados de protección. Hay que reivindicar la agencia y el poder de las mujeres, para poder tomar decisiones y denunciar situaciones de acoso como las que se han hecho con el movimiento Me Too.