ESTILO DE VIDA
19/01/2018 11:00 AM CST | Actualizado 19/01/2018 11:47 AM CST

Hablando de vino: ¿qué significa ser 'sommelier'?

La sommelier Nora Grillone nos invita a dar un paseo por la pasión de disfrutar y vivir el vino.

Por: Nora Grillone, sommelier en Le Cordon Blue.

En la actualidad hablar de vinos no solo nos lleva a la experiencia física de beberlos, sino que también nos reencuentra con personas, con recuerdos, con experiencias vividas y lugares visitados.

La Sommelerie es una profesión muy intensa y compleja, muchos creen que ser sommelier es simplemente destapar una botella, tomar una copa y llenarla de ese líquido complejo que al olerlo, probarlo y describir sus características nos llena de sensaciones y nos deleita con su sabor.

Pero el vino es algo más profundo.

Los cuatro rostros jóvenes del vino mexicano para sentirnos orgullosos

Getty Images
Ser sommelier es mucho más que solo oler y probar un vino.

Es conocer de historia, ya que es una de las bebidas más antiguas que ha acompañado a la humanidad en su desarrollo y en sus cambios, en sus épocas de paz y en las de guerra, en la construcción de Imperios y la caída de ciudades, en las comidas diarias y en el brindis por una ocasión especial.

Es conocer gente nueva, de distintas culturas pero todas con un fin común, lograr elaborar el mejor vino.

Es aprender de geografía, ya que cada vez hay más países y regiones productoras y para entender cada vino hay que conocer el suelo donde creció esa vid, el clima que la cobijó a lo largo del año esperando el momento justo de maduración de la uva para cosecharla, en la mayoría de los casos a mano, racimo por racimo, para que no se dañe ninguna baya y podamos obtener un producto de excelente calidad para que nosotros, en nuestra casa, podamos descorchar una botella y disfrutarla solos, en familia o con amigos.

Los 5 vinos rosados mexicanos que deberías estar tomando ya

Es cultivar nuestros sentidos en su máxima expresión, ya sea escuchando el sonido del descorche y del servicio, sintiendo su textura cuando lo ponemos en nuestra boca o ampliando nuestro espectro aromático al mover la copa, momento en que le permitimos desarrollar todas sus características organolépticas.

kycstudio via Getty Images
Beber vino es conocer una historia.

Algunas veces nos cuesta darle su tiempo para que madure, esperando descubrir cual será su mejor momento para degustarlo, nos impacientamos y queremos abrirlo ya, en el instante en que tenemos la botella en nuestras manos, pero sabemos que el vino requiere paciencia.

El tener la posibilidad de conocer las distintas regiones vitivinícolas permite reencontrarnos con la esencia de un vino. Degustarlo con el enólogo mientras nos transmite su pasión por cada botella que elaboró, su amor por el lugar y en muchos casos por sus tradiciones.

17 vinos mexicanos para regalar (y beber)

Muchos se preguntarán el porqué de todas estas palabras.

Quisiera que este sea el principio de un viaje al cual me gustaría que me acompañen a través de los viñedos del mundo.

Les hablaré de lugares mágicos, personas extraordinarias, vinos increíbles, algunos conocidos y otros no tanto; rarezas que descubrí en algunos países y regiones y variedades de uvas de las que tal vez nunca habían oído.

¡Esperen la siguiente entrega! 🍷 💕