MÉXICO
18/01/2018 5:00 AM CST

"López Obrador ya está en la final, la pelea ahora es por ver si jugará contra Anaya o Meade"

Aunque el líder de Morena lleva una cómoda ventaja en las encuestas, todavía falta mucho para definir la elección. Y los problemas en la campaña presidencial del PRI ya encienden focos rojos.

Especial

Las encuestas dejan claro que Andrés Manuel López Obrador es el candidato a vencer rumbo a la elección presidencial de 2018. Pero la lucha entre Ricardo Anaya y José Antonio Meade por ver quién se queda con el segundo lugar será determinante para definir el resultado de la contienda que apenas comienza. Un inicio accidentado de la campaña de Meade que ya enciende algunas señales de alerta en los cuarteles generales del PRI.

De lo que no cabe duda, a enero de 2018, es que el líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador se perfila como el favorito de la contienda al encabezar prácticamente todas las encuestas de preferencia electoral.

"Entre las 10 encuestas que se publicaron entre noviembre y diciembre, todas dicen que va a ganar López Obrador", explica el politólogo Leo Zuckermann en entrevista con el HuffPost.

"Parecería que hay un consenso de que va ganando López Obrador hoy, pero eso puede cambiar. Ahora lo interesante es saber quién va en segundo. Según nuestro modelo, en segundo lugar tiene un 60% de probabilidades Ricardo Anaya y 40% Meade. Ahí sí hay diferencia", agrega.

De aquí hasta abril la lucha de la elección va a ser quién se posiciona en segundo lugar. Es muy claro que el candidato a vencer es López Obrador. Andrés Manuel ya pasó a la final. La pregunta es contra quién va a jugar".Leo Zuckermann, politólogo

"Esto es importante porque la primera lucha de la elección es por ver quién se va a quedar con el segundo lugar para disputar el voto anti-López Obrador. Lo interesante ahorita es ir viendo cómo van esas tendencias entre segundo y tercer lugar. Hay encuestas que ponen en segundo lugar a Anaya y encuestas que ponen en segundo lugar a Meade, pero hay más encuestas que ponen a Anaya en segundo lugar, que a Meade", agrega.

Zuckermann también advierte que si bien Morena ha logrado despuntar como el partido político con más preferencia electoral, la alianza PRI-PAN-PRD logra arrebatarle esa posición, de acuerdo con los datos analizados en la plataforma Oraculus.mx.

Oraculus

A pesar de las críticas que generó López Obrador con su propuesta de amnistía al narcotráfico, la polémica alianza con el PES y PT, así como la guerra de lodo que lo mismo lo vincula sin prueba alguna con el régimen de Venezuela o Rusia, el tabasqueño marcó la agenda en su primer mes de precampaña con la presentación de su gabinete, la nominación de Alfonso Durazo como próximo encargado de la Seguridad Pública y el sorpresivo nombramiento de Tatiana Clouthier como coordinadora de su campaña presidencial.

Un primer mes que ha provocado que López Obrador se muestre relajado y un tanto confiado al inicio del año electoral, como lo ha dejado de manifiesto en sus redes sociales, donde lo mismo aparece cortándose el cabello que recomendando a sus adversarios estar más "serenos".

Un tono que contrasta con las tensiones que ha enfrentado Meade, cuya campaña no levanta. Y es que a pesar de que su imagen ha tratado de ser posicionada en los medios (lo mismo resaltando que come torta con las manos que promocionando la figura de su esposa), los continuos enfrentamientos de su equipo cercano con los de su coordinador de campaña, Aurelio Nuño, y la falta de entusiasmo que genera entre los militantes del PRI, ya han encendido algunas señales de alerta en el cuartel general del tricolor.

"Dentro y fuera de la precampaña presidencial de José Antonio Meade, las voces de que se va a remplazar al candidato con su coordinador de campaña, Aurelio Nuño, son insistentes", señaló el periodista Raymundo Riva Palacio, quien afirma que el canciller Luis Videgaray tomará las riendas de la campaña presidencial del PRI ante los desencuentros, pifias y la falta de empuje con la que comenzó la campaña de Meade.

"Tampoco está contento el presidente Enrique Peña Nieto, pero no con el candidato, sino con la confrontación entre los equipos. 'Nunca había visto una campaña más dividida', dijo un funcionario que ha participado en más de cuatro campañas presidenciales del PRI. 'Están peleándose todos contra todos'", agregó, citando a fuentes al interior del tricolor.

Un clima de tensión que entre otras cosas, provocó que Meade acusara de torturador al gobernador de Chihuahua, Javier Corral, e invitara al expanista Javier Lozano como vocero de su campaña presidencial. También amagó con demandar al medio Animal Político por vincularlo con el caso de #LaEstafaMaestra, lo cual generó diversas críticas contra Meade. Esto, además de señalar que "en México es altamente probable que quien cometa un delito o incurra en actos de corrupción, se salga con la suya", lo cual representa una crítica implícita al actual gobierno federal.

"A la defensiva desde el primer momento, el candidato priista no oculta reflejos abiertamente autoritarios. A la denuncia del gobernador de Chihuahua respondió con infundios y acusaciones grotescas. Quien denuncia la corrupción priista es, en realidad, un delincuente, un torturador", señaló el politólogo Jesús Silva-Herzog Márquez.

Mientras tanto, el candidato presidencial del PAN-PRD-MC, Ricardo Anaya, ha ido avanzando de manera silenciosa en las encuestas, posicionándose en segundo lugar, con la más costosa de las precampañas presidenciales hasta el momento, pese a que había prometido que sería una campaña austera.

Aunque no participó directamente y no apareció en los reflectores del caso (con ninguna mención en sus redes sociales), el panista fue el principal beneficiado por la guerra política que desató el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, al destapar un caso de desvío de recursos por más de mil 200 millones de pesos que involucra a altos líderes del PRI como Manlio Fabio Beltrones y Luis Videgaray.

Asimismo, Anaya logró lo que ningún candidato presidencial del blanquiazul había logrado: ser arropado por el PRD en la sede del partido.

Pero aunque algunas tendencias empiezan a delinearse de manera clara durante los primeros meses de 2018, los analistas coinciden en que podrían cambiar muchas cosas en los próximos meses.

Sobre todo, con la incorporación de los tres candidatos independientes que habrían logrado juntar las firmas requeridas por el Instituto Nacional Electoral y se encuentran en proceso de validación. Estos candidatos son: el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez El Bronco; la exprimera dama Margarita Zavala; y el exsenador del PRD, Armando Ríos Piter.

Tres personajes que podrían dividir el voto de los tres principales contendientes a la presidencia de México y que podrían modificar el curso de la elección.

::.