INTERNACIONAL
18/01/2018 7:13 PM CST | Actualizado 18/01/2018 8:52 PM CST

Líderes (autoritarios) del mundo felicitan a Donald Trump por atacar a la prensa

La ingeniosa campaña de Reporteros sin Fronteras muestra parte de la realidad que la prensa vive con Donald Trump y otros mandatarios.

Jonathan Ernst / Reuters
REUTERS/Jonathan Ernst

Ha pasado caso un año desde que Donald Trump asumió su cargo como presidente de los Estados Unidos. Desde entonces, e incluso durante la precampaña, el mandatario ha tenido enfrentamientos con diversos medios de comunicación.

Trump ha acusado a publicaciones que cuestionan su gestión como ejecutivo federal de divulgar noticias falsas. Incluso, el pasado miércoles entregó tuiteó sobre la entrega de los Premios de las Noticias Falsas del 2017. En dicho listado aparecieron, además de los medios anteriormente mencionados, el Washington Post, la Revista Time, Newsweek y la televisora ABC.

Después de constantes embates a la labor periodística de profesionales locales y globales, Reporteros sin Fronteras lanzó una campaña en redes sociales. Se llama "¡Bravo, Donald!" y fue ejecutada por la agencia publicitaria BETC.

Reporteros sin fronteras

En ella se puede observar a dirigentes que han sido denunciados por actos autoritarios en sus propios países, como el presidente chino Xi Jinping, el líder supremo iraní Ali Khamenei, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan y el líder venezolano Nicolás Maduro. Los denominados 'depredadores de la libertad de prensa' felicitan al presidente estadounidense por el esfuerzo y creatividad empleada para denigrar la libertad de prensa y en vilipendiar a los periodistas.

"Con humor, esta campaña señala que las acciones del presidente de los Estados Unidos son indignas del país que adoptó la Primera Enmienda", dijo el secretario general de RSF, Christophe Deloire. "Donald Trump, mediante comportamientos de este tipo, está arrastrando progresivamente a los Estados Unidos hacia un clima de oposición al periodismo digno de los países que menos respetan la libertad de prensa, pese a haber jurado proteger y defender esa libertad en el acto de toma de posesión de su cargo. Al atacar a los periodistas de semejante manera y tratarlos grotescamente como si fueran niños, Donald Trump representa una gran amenaza para la democracia estadounidense".

La relación entre el presidente estadounidense y la prensa no parece mejorar. A finales de octubre sugirió la intervención del Senado en la propagación de 'noticias falsas'.

Pero no sólo los periodistas señalan los intentos, formales o no, de Trump por denostar y censurar historias incómodas para él y su administración. De acuerdo con el último reporte anual de la organización Human Rights Watch (HRW, por sus siglas en inglés) previno sobre la oleada de 'populistas autoritarios' ha encontrado un impulso con el perfil del presidente de Estados Unidos.

Asimismo, el informe de HRW advirtió que la denominación, cada vez más común en dirigentes gubernamentales, de 'noticias falsas' a toda aquella información que los cuestione promueve la censura.

"Debemos tener mucho cuidado de no utilizar el fenómeno de las noticias falsas como una excusa para que los gobiernos entren en el negocio de la censura", dijo Kenneth Roth, director de HRW.