ESTILO DE VIDA
19/01/2018 6:30 AM CST

Cómo ir a Las Vegas sin terminar crud@

Come, juega y vuela por el parque de juegos de EU.

Todos van a Las Vegas con un gran propósito. Todos van allí por alguna razón, tratando de hacer algo para bien o para mal. Es un lugar al que no vas sólo para pasar el rato. Hay algo específico que atrae a los que van.

Ya sea para quebrar al banco con tu más reciente truco de blackjack o amuleto; para comprar hasta quedar agotados; o para ver un gran espectáculo, o DJ, o presentación; para deleitarte con la comida exquisita de algunos de los mejores chefs del mundo; o para tratar de beber tu peso en alcohol y pasar el mejor de los fines de semana. Todos van con una misión en mente.

Esta ciudad se construyó para tomar y apostar, para jugar y emborracharse, pero se ha convertido en un interesante lugar turístico.

A pesar de que las luces de los casinos están diseñadas para hacerte perder la cabeza y para depositar mucho dinero en las mesas de juego, a pesar de que las máquinas tragamonedas te siguen a todas partes desde el momento en que bajas del avión en el aeropuerto McCarran, la ciudad tiene ahora mayores ingresos por sus diversiones que por las apuestas.

Mitchell Funk

HuffPost viajó a Las Vegas para descubrir una ciudad que, al menos parcialmente, trata de reinventarse como un lugar en el que todos pueden encontrar algo que hacer, no sólo apostar, o emborracharse o parrandear. Existe una razón por la que la llaman el parque de juegos de EU. Hay muchas cosas divertidas que hacer, con o sin bebida en mano.

Qué hacer

Deja la noche eterna del casino y del hotel y sal al sol abrasador de Las Vegas que brilla todo el año y descubre un mundo de actividades al aire libre. Nuestro viaje fue muy activo y al aire libre. Empezó con un viaje en helicóptero al atardecer con Sundance Helicopters, desde el Strip hasta el Red Rock Canyon en las afueras de la ciudad.

Normalmente sería un paseo romántico al atardecer y nuestros huéspedes nos llevaron a ver cómo el sol relucía sobre los famosos despeñaderos de tierra roja y anaranjada que rodean a Las Vegas. Nuestro piloto y guía de turistas nos platicó brevemente sobre la historia de la formación de las rocas, de cómo esta zona estuvo bajo el agua durante millones de años, y de que los fósiles más comunes en la zona son los huesos de ballena.

De regreso a la ciudad, tuvimos vistas aéreas espectaculares de the Strip. No es difícil sentirse como una celebridad o una estrella cuando pasas entre los hoteles y casinos a toda velocidad.

Ya en tierra, visitamos Top Golf. No soy un fan del golf, pero este campo es diferente. Es una construcción de cuatro pisos a la sombra del MGM Grand. Cuenta con grandes pantallas que muestran todo lo que está pasando en los deportes, muchos bares, muy buena comida y dos albercas. Han cientos de pelotas con microchips para llevar la cuenta y pasan por todos los niveles a cada minuto en que los jugadores buscan sus objetivos. Estrellas como Ellen y las Kardashian frecuentan las suites VIP y nos enteramos de que Drake no llegó a una ceremonia de premiación en la que le otorgaban un gong porque quería seguir golpeando pelotas.

Antes volamos por encima de los cañones. Ahora volaremos entre ellos. Media hora al sur de the Strip, en Boulder City, están las tirolesas de Flightlinez. Otros veinte minutos por un camino sucio y rocoso y llegamos a la cima del cañón Bootleg, un lugar en el que se producía alcohol clandestino durante la era de la Prohibición. Después encontramos un lugar de clase mundial para practicar la bici de montaña, pero vinimos a volar en alambres amarrados con arneses. Cuatro tirolesas entre las cimas de las montañas. Muchas historias lejos de la tierra mientras los paseantes viajan a velocidades de 100km por hora con impresionantes vistas de los cañones del desierto. Es un viaje muy emocionante que hacen más divertido los guías que hacen bromas y ríen todo el tiempo. Su plática ensayada y sus malos chistes logran calmar los nervios de las personas que temen lanzarse al abismo en un cable que está a 30 metros de altura de la muerte.

Pero si esta actividad no es lo que te gusta, también hay muchas otras cosas que hacer en exteriores. Nos hospedamos en el MGM Grand y en Planet Hollywood y ambos cuentan con enormes piscinas y terrazas para asolearte, adornadas con palmeras y cabañas. Durante la temporada alta, ambos hoteles organizan fiestas en la alberca durante el día con DJs famosos. MGM tiene un bar en la alberca y un río. Planet Hollywood tiene una ola artificial para surfear que es la primera de the Strip. Algunas veces sólo necesitas entrar a la alberca para refrescarte y recuperarte.

Qué comer

SI no quieres tomar, nada mejor que llenarte de comida. Las Vegas cuenta con algunos de los mejores restaurantes, creados por algunos de los mejores chefs del mundo, desde Gordon Ramsay y Mario Batali a Nobu y Wolfang Puck. No hace mucho, los buffets baratos y la comida grasosa de los bares eran característicos de Las Vegas, pero ahora casi todos los hoteles cuentan con su propio restaurante de renombre, o dos, o tres.

Pasamos la primera noche en Yellowtail, comida japonesa-coreana en el Bellagio. Lo encabeza Akira Back, un famoso competidor de trineo que se convirtió en restaurantero. Es un menú de comida fusión que es tan ecléctica y sorprendente como la historia de su jefe: pizza de atún, carpaccio de langosta, sushi coreano de costilla, salmón al tomate verde, e incluso sushi relleno de cangrejo con dulces crujientes que truenan en tu boca. El restaurante tiene la vista de la famosa fuente Bellagio, y si eres afortunado, tal vez consigas una mesa junto a la ventana por la que se pueden admirar vistas espectaculares de the Strip mientras chorros de agua salen disparados a 150 metros de altura desde el piso.

Supplied
Yellowtail's dining area

Supplied
Yellowtail's popping spicy crab sushi

En un mall al aire libre, está un complejo de restaurantes y diversiones llamado The Park, junto al hotel Montecarlo, está Beerhaus. Es el bar de deportes mas bonito que pudieras imaginar. Cervezas de barril de pared a pared, interiores de piedra, las pantallas que presentan todos los deportes que pudieras pensar y un menú salvaje de comida de bar muy elegante. Desde sandwiches de carne de cerdo y hotdogs bañados en salsa de queso con cerveza hasta pretzels calientitos, con salsa de queso con cerveza, este es el lugar para comer como puerco toda la tarde, para tomar un bocadillo rápido o para relajarte un rato de la saturación de neón de the Strip.

Qué ver

Busca un show. Busca una banda. Busca un DJ. Asiste a un festival, o a un espectáculo en un hotel, o sólo admira la opulencia asombrosa y la arquitectura de los hoteles. No hay escasez de cosas que ver en Las Vegas.

Sólo por el espectáculo, busca uno de los superclubs dentro de los grandes casinos, como Hakkasan en el MGM, el Marquee en el Cosmopolitan, Omnia en Ceasar's Palace, o XS en el Wynn. Sí, este texto se llama ¿Cómo conocer Las Vegas sin salir molido?, pero incluso aquellos a los que no les gusta la fiesta sabrán apreciar el escandaloso derroche en exceso en estos lugares de otro mundo, tanto en los aspectos de los clubes, que van de cascadas y shows estilo estadio, hasta candelabros deslumbrantes, impresionantes y carísimos, y el gasto casi obsceno de tirar botellas de bebidas carísimas con fuegos artificiales, experiencias para VIPs. Mira como baila un DJ de clase mundial toda la noche o simplemente siéntate en una esquina y mira a la gente.

Life Is Beautiful

Las Vegas también se está volviendo famoso por sus festivales de música. Durante el fin de semana de nuestra visita se llevaron a cabo dos festivales de rock al mismo tiempo: I Heart Radio y Life Is Beautiful, concierto al que asistimos. Se realizó a los largo de 16 cuadras de la ciudad en el creativo centro de la ciudad de Las Vegas y se presentaron figuras de la categoría de Blink 182, Lorde, The XX, Gorillaz y Chance The Rapper durante tres días y noches de música, instalaciones de arte enormes, performers, comediantes y deliciosa comida. En otra época del año se realizan festivales como el Electric Daisy Carnival que iluminan Las Vegas.

Life Is Beautiful
The thriving downtown Vegas, as part of Life Is Beautiful

Si quieres alejarte de la locura de the Strip, dirígete al centro. Más allá de la Freemont Street Experience y los bares baratos y los hoteles del "viejo Las Vegas", se encuentra un próspero centro cultural de artistas, restaurantes independientes, lugares de encuentro musicales, y más. El multimillonario magnate de los zapatos, Tony Hsieh, hizo hace algunos años un donativo de 350 millones de dólares para otorgar créditos a los habitantes locales que tuvieran buenas ideas pero poco dinero, y el centro decadente de entonces se convirtió en un bullicioso lugar de tiendas de donas, talleres de artistas, espacios de trabajo para compartir y en un parque en el que los contenedores de barcos se usaron para hacer tiendas y bares. Pasea por allí y quién sabe con qué te puedas topar.

Las Vegas es un lugar llenos de sorpresas que evoluciona constantemente. Es el parque de juegos de EU y si tienes dinero, puedes vivir cualquier experiencia que puedas imaginar. Más allá de los bares y el juego, las apuestas y la glotonería, hay mucho que ver, que sentir, y que aprender.

Josh Butler viajó a Las Vegas por cortesía de Las Vegas Convention y Visitors Authority.