INTERNACIONAL
16/01/2018 11:45 AM CST | Actualizado 16/01/2018 11:45 AM CST

VIDEO: Autoridades deportan a mexicano que vivió 30 años en EU

"Tengo que dejar a mi familia atrás", lamenta Jorge García.

YouTube: WXYZ- TV Detroit

Jorge García, de 39 años, se despidió de su familia este lunes bajo la atenta mirada de los agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), quienes lo deportaron a México después de vivir en Detroit durante 30 años.

Un emotivo video de García abrazando a su esposa y sus dos hijos en el Aeropuerto Internacional de Detroit capturó el trauma emocional que las deportaciones pueden causar a las familias. Aunque todos los miembros de la familia García son ciudadanos de Estados Unidos, técnicamente el mexicano vivía en el país ilegalmente.

"Sí, lo trajeron aquí a los 10 años y sí, ingresó ilegalmente al país, pero no tiene antecedentes penales y su caso necesita ser examinado individualmente, porque merece estar aquí en un país que él conoce, no en México", declaró su esposa Cindy García a CNN.

Durante la administración del presidente Barack Obama, García recibió extensiones temporales que le permitieron evitar una orden de deportación a partir de 2009, de acuerdo con el sitio Detroit Free Press. ICE renovó la orden en noviembre y le dijo a García que necesitaba salir de Estados Unidos antes del 15 de enero.

Las medidas enérgicas del presidente Donald Trump contra los inmigrantes indocumentados incluyen incursiones a gran escala, detenciones y deportaciones.

Desde el momento en que el magnate asumió el cargo hasta finales de septiembre, las deportaciones de ICE que resultaron de un arresto aumentaron un 37 por ciento en comparación con el año anterior, dijo el Departamento de Seguridad Nacional (United States Department of Homeland Security, por sus siglas en inglés). Mientras tanto, el número de personas detenidas que intentaban cruzar la frontera sur de EU cayó a un mínimo histórico en el año fiscal 2017.

García expresó tristeza por regresar a su país que apenas recuerda.

"Tengo que dejar a mi familia atrás, sabiendo que probablemente van a tener dificultades para adaptarse. No estar ahí para ellos por quién sabe durante cuánto tiempo", declaró a Detroit Free Press la noche anterior a la deportación. "Es difícil. Para mí también será difícil adaptarme".