INTERNACIONAL
16/01/2018 12:02 PM CST | Actualizado 16/01/2018 12:06 PM CST

Papa Francisco pidió perdón por abusos sexuales de curas chilenos a menores

La disculpa se vio manchada por la asistencia del obispo de Osorno, acusado de proteger a pederastas, a la misa del papa.

Rodrigo Garrido / Reuters

Tras su llegada a Chile, el papa Francisco pidió perdón y dijo sentir "dolor y vergüenza" por "los daños irreparables" causados a los niños víctimas de los abusos sexuales por parte del clero chileno.

En los días previos a la visita se reavivó la polémica de los casos de pederastia en la Iglesia y desde diferente sectores se pidió un gesto del pontífice argentino con las víctimas de los abusos.

Francisco aprovechó su primer discurso en la Casa de la Moneda, sede del ejecutivo, para manifestar el dolor y la vergüenza que siento ante el daño irreparable causado a niños por parte de ministros de la Iglesia".

"Me quiero unir a mis hermanos en el episcopado, ya que es justo pedir perdón y apoyar con todas las fuerzas a las víctimas, al mismo tiempo que hemos de empeñarnos para que no se vuelva a repetir", dijo Francisco aunque no citó la palabra 'abusos'.

Francisco llegó el lunes en la tarde a Santiago de Chile, comenzó el martes temprano su agenda oficial con el discurso a las autoridades chilenas, a quienes pidió que escuchen a los pueblos originarios.

La Organización de Laicas y Laicos de Osorno exigen desde hace meses la destitución del obispo de Osorno, Juan Barros —nombrado por el papa argentino— por sus vinculaciones con el encubrimiento de abusos sexuales del sacerdote Fernando Kardima.

Luego de su visita a la Casa de la Moneda, Francisco impartió una misa en el Parque O'Higgins en la que el obispo Barros también participó, generando descontentó entre varios chilenos.

Barros fue discípulo de Fernando Karadima, un cura que tuvo una gran influencia en la Iglesia chilena, formador de medio centenar de sacerdotes, cinco de ellos devenidos en obispos, a quien la justicia vaticana suspendió de por vida en 2010 tras desvelarse que abusó sexualmente de niños y jóvenes cuando era el titular de la parroquia "El Bosque", en un sector pudiente de Santiago.

Juan Barros fue designado en marzo de 2015 obispo de la sureña ciudad de Osorno, donde hasta hoy es rechazado por una parte de la feligresía, que le acusa de haber encubierto los abusos de Karadima.

Con información de Efe.