INTERNACIONAL
15/01/2018 12:32 PM CST | Actualizado 15/01/2018 12:43 PM CST

El papa Francisco advierte que el mundo está al borde de la guerra nuclear

Y como recordatorio, compartió una foto de una de las víctimas de la bomba en Nagasaki en 1945.

ALESSANDRO BIANCHI/AFP/Getty Images
El papa Francisco sostiene una foto del fotógrafo estadounidense Joseph Roger O'Donnell de una víctima de la bomba nuclear de Nagasaki, Japón, durante una breve conferencia con los periodistas que lo acompañan de Roma Chile y Perú.

Luego de la detonación de la bomba nuclear sobre Nagasaki (Japón, 1945), el fotógrafo estadounidense Joseph Roger O'Donnell capturó la imagen de un niño que llevaba sobre sus hombros a su hermano. Esperaba su turno para entregar su cuerpo en el crematorio.

A más de siete décadas de esta tragedia, la que dio fin a la II Guerra Mundial, el papa Francisco retomó en menos de quince días esa foto para expresar su miedo ante un posible nuevo incidente nuclear.

La imagen se entregó durante el abordaje del vuelo de Alitalia que llevará al pontífice de Roma a Chile en su primera parada en Sudamérica esta semana. "Quise que se imprimiera y fuera distribuida porque una imagen como esta puede ser más movilizadora que mil palabras", dijo el jerarca, citado por la agencia británica Reuters.

Joseph Roger O'Donnell vía Vatican Press Office
Esta foto de 1945 tomada después del bombardeo atómico en Nagasaki, Japón, fue publicada por primera vez el 30 de diciembre por el papa Francisco. En el reverso llevaba la leyenda "el fruto de la guerra".

"Me emocioné cuando vi la imagen. Lo único que pude pensar es en agregar las palabras 'el fruto de la guerra'", dijo Francisco a los 70 periodistas que lo acompañan, agregó Reuters.

8 veces que el mundo se salvó por poco de una guerra nuclear

Es la misma foto que la oficina de prensa del Vaticano publicó pocas horas antes de terminar 2017. "La tristeza del niño solo se expresa en sus labios mordidos y rezumados de sangre", explicó entonces el propio pontífice, citado por la AFP.

Fue este lunes cuando la imagen resurgió, con una explicación más extensa por parte del papa:

Sí, realmente tengo miedo. Estamos al límite. Basta un incidente para desencadenar la guerra. No se puede correr el riesgo de que la situación precipite. Por lo tanto es preciso destruir las armas nucleares.

¿Por qué ahora, cuando viaja a Sudamérica?

No hubo más detalles por parte del jerarca ni de la oficina vaticana, de acuerdo con los despachos informativos, pero una serie de incidentes en las últimas dos semanas pudo haber motivado al líder de la Iglesia católica: el botón nuclear que tanto han presumido el norcoreano Kim Jong Un y el estadounidense Donald Trump, las clases de los CDC sobre qué hacer en caso de un ataque nuclear o la falsa alerta de un misil balístico en Hawai el fin de semana pasado.

En noviembre, Francisco pareció endurecer la postura de la Iglesia católica respecto a las armas nucleares al decir que los países no deberían tener arsenales ni siquiera como método de disuasión.