UN MUNDO MEJOR
14/01/2018 5:00 AM CST | Actualizado 14/01/2018 9:43 AM CST

Martha Tagle: "Representa una valiosa oportunidad para seguir hablando de la problemática de acoso y hostigamiento sexual"

Tras analizar el manifiesto, la política recuerda los riesgos del amor romántico y de justificar la "torpeza" masculina.

Cortesía

Feministas francesas publicaron un manifiesto en el que discrepan con el movimiento #MeToo. Lo acusan de haber desencadenado una campaña de acusaciones públicas contra quienes no tienen la oportunidad de contestar o de defenderse. Quienes, además, dicen, ha sido puestos "al mismo nivel que los delincuentes sexuales".

"Defendemos la libertad de importunar, indispensable para la libertad sexual", escribieron. Entre las firmantes se encuentra la actriz Catherine Deneuve.

El documento hizo eco a nivel mundial. Frases como "Defendemos la libertad de importunar, indispensable a la libertad sexual" abrieron el debate: ¿Las francesas están aprobando el acoso?

Invitamos a diez mujeres mexicanas a compartir sus opiniones. Esta es la de la senadora Martha Tagle.

¿Qué opinas del manifiesto firmado por la actriz Catherine Deneuve?

Si bien la respuesta expresada en este manifiesto representa una valiosa oportunidad para seguir hablando de la problemática del acoso y hostigamiento sexual, es un hecho que nos recuerda lo lejos que aún estamos de que a las mujeres se nos reconozca como personas con derechos.

Al negar, minimizar o "naturalizar" las diferentes manifestaciones de violencia de género se refuerza el uso de los mecanismos que el sistema patriarcal utiliza para perpetuar las múltiples expresiones de violencia contra las mujeres, lo cual a su vez desemboca en que sigan existiendo relaciones desiguales de poder.

El manifiesto señala que "mientras la violación es un delito", "la seducción insistente o torpe no es un delito" y que "la galantería no una agresión machista", ¿crees que se están confundiendo o manipulando o desvirtuando los conceptos "seducción" y "galantería"?

En primer lugar, debe señalarse que el llamado mito del amor romántico, en el que las mujeres son sujetos pasivos que deben ser halagadas y conquistadas, sigue aún vigente; de ahí que conceptos como seducción, galantería o caballerosidad desprendan de ese imaginario en el que se considera que las mujeres son incapaces de decidir, ser autosuficientes y por ello deban aceptar el cortejo de los varones.

Asimismo, es necesario tener muy presente la distinción que hay entre acoso y hostigamiento, y seducción. Los primeros derivan de un ejercicio de poder en el que no se toma en cuenta lo que la otra persona quiere o desea y, en el caso de la seducción, esta representa el establecimiento de una relación entre pares basada en el consentimiento.

El manifiesto también explica que "la libertad de importunar es indispensable para la libertad sexual", ¿no es esta supuesta "libertad de importunar" más bien acoso?

Claro que es acoso y decir, por ejemplo, que los hombres son torpes para la conquista es la otra cara de la misma moneda. Ellos, al tener el mandato de género de ser activos y que siempre deban demostrar su virilidad mediante el ejercicio de su sexualidad, son tratados como niños inmaduros y torpes con la finalidad de justificar esta expresión de violencia; finalmente es como querer decir que "ellos hacen lo que hacen porque no saben lo que están haciendo", cuando la realidad nos dice que esto no es así.

En ese sentido se debe trabajar para cambiar el tipo de masculinidad tradicional que aún se enseña a los hombres, una masculinidad fuerte y poderosa, capaz de tratar a las mujeres como objetos de consumo y placer.

La carta firmada por cien francesas, actrices, psicólogas e intelectuales asegura que una campaña como #MeToo conlleva riesgos puritanos, y que más que ayudar a las mujeres a ser autónomas, puede servir a los intereses de los extremistas religiosos, ¿crees que la manera en que se ha gestado el movimiento #MeToo da pie a un nuevo "semáforo feminista", que además de exhibir el acoso, limita las expresiones naturales entre los seres humanos?

Podría decir que este manifiesto es desafortunado pero desgraciadamente es más que eso, es una prueba del engranaje de una maquinaria que funciona y se organiza para perpetuar la discriminación y la violencia que día a día siguen enfrentando las mujeres.

Más que "riesgos puritanos" lo que diversas campañas como #MeToo expresan es la prevalencia de altos índices de casos de acoso y hostigamiento sexual; por lo que valdría la pena que éstas también se desarrollen en otro tipo de espacios, que bajen a las comunidades, a las escuelas, a lo cotidiano, en ánimos de que toda la sociedad sepa identificar las expresiones de violencia existentes y, con ello impedir que se sigan generando.