UN MUNDO MEJOR
14/01/2018 5:00 AM CST

Karla Michelle Salas: "El abuso de poder no es natural, la violencia no es natural"

La abogada recordó que el movimiento #MeToo ayuda a l a sociedad a reconocer que la violencia contra las mujeres es una de las violaciones a los derechos humanos más generalizada y normalizada.

Cuartoscuro

Feministas francesas publicaron un manifiesto en el que discrepan con el movimiento #MeToo. Lo acusan de haber desencadenado una campaña de acusaciones públicas contra quienes no tienen la oportunidad de contestar o de defenderse. Quienes, además, dicen, ha sido puestos "al mismo nivel que los delincuentes sexuales".

"Defendemos la libertad de importunar, indispensable para la libertad sexual", escribieron. Entre las firmantes se encuentra la actriz Catherine Deneuve.

El documento hizo eco a nivel mundial. Frases como "Defendemos la libertad de importunar, indispensable a la libertad sexual" abrieron el debate: ¿Las francesas están aprobando el acoso?

Invitamos a diez mujeres mexicanas a compartir sus opiniones. Esta es la de la abogada Karla Michelle Salas.

¿Qué opinas del manifiesto firmado por la actriz Catherine Deneuve?

Me parece fuera de contexto y ya varias feministas francesas se han pronunciado al respecto, señalando que dicho manifiesto no les representa.

Como una mujer mexicana, que vive en uno de los países con mayor desigualdad entre mujeres y hombres, en uno de los países con mayor violencia contra las mujeres, no puedo estar de acuerdo con el manifiesto. Cuando hablamos de violencia sexual, que puede incluir acoso u hostigamiento sexual, no estamos hablamos de deseo, de erotismo, estamos hablando de un ejercicio de poder, de dominación, donde el agresor cosifica a la mujer, donde el agresor abusa de su posición de poder para dominar y considerar como una cosa a esa mujer.

El manifiesto señala que "mientras la violación es un delito", "la seducción insistente o torpe no es un delito" y que "la galantería no una agresión machista", ¿crees que se están confundiendo, manipulando o desvirtuando los conceptos "seducción" y "galantería"?

Creo que la confusión es del propio manifiesto, el movimiento #MeToo no prentendió criminalizar ni establecer que era un delito la "seducción insistente o la galantería". El movimiento #MeToo denunció las agresiones sexuales y presiones que sufren las mujeres en contextos de poder para obtener un trabajo o para que carrera no fuera obstaculizada.

Es un movimiento que invita a las víctimas a denunciar, a colocar la vergüenza del lado donde debe estar: los agresores. Para las mujeres víctimas de violencia sexual nunca ha sido fácil denunciar, nunca ha sido fácil que accedan a la justicia, esto es una constante en cualquier país, no importan si es México o Suecia, cuando se habla de impunidad en casos de violencia sexual tenemos elementos semejantes: falta de credibilidad de las víctimas, las víctimas resultan ser las principales sospechosas (es el único delito en el que ocurre esto), revictimización por parte de las autoridades, entre otros.

El manifiesto también explica que "la libertad de importunar es indispensable para la libertad sexual", ¿no es esta supuesta "libertad de importunar" más bien acoso?

Considero que la libertad sexual tiene como base el consentimiento, es decir la aceptación de las partes, para sostener una relación o encuentro erótico-sexual. Cuando una persona no quiere tener un encuentro o una relación, lo manifiesta verbalmente o a través de gestos, miradas, etc.

No estamos en contra de la libertad sexual, el feminismo ha reivindicado el derecho de las mujeres a decidir sobre nuestros cuerpos, es justo en ese marco donde no puede considerarse que es un acto de galantería o de seducción el hecho de que una persona te haga insinuaciones o tocamientos sexuales, sin que lo desee la mujer y más cuando haya manifestado su rechazo.

No puede considerarse parte de la libertad sexual de los hombres hacer tocamientos o insinuaciones sexuales a mujeres, cuando ellas no quieren, más aún, no es parte de la libertad sexual de los hombres condicionar un trabajo, un ascenso, no obstaculizar el desarrollo profesional a cambio de un encuentro sexual o erótico. Eso es acoso, es hostigamiento sexual, eso es lo que denuncia el movimiento #MeToo.

La carta firmada por cien francesas, actrices, psicólogas e intelectuales asegura que una campaña como #MeToo conlleva riesgos puritanos, y que más que ayudar a las mujeres a ser autónomas, puede servir a los intereses de los extremistas religiosos, ¿crees que la manera en que se ha gestado el movimiento #MeToo da pie a un nuevo "semáforo feminista", que además de exhibir el acoso, limita las expresiones naturales entre los seres humanos?

El abuso de poder no es natural, la violencia no es natural.

El movimiento #MeToo no busca limitar la libertad sexual. Insisto, el feminismo ha reivindicado el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo, pero sobre todo a que se nos considere personas, que se nos considere iguales. Si un hombre hace un comentario, insinuación y tocamiento de índole sexual sin nuestro consentimiento, es que no considera que las mujeres seamos personas y mucho menos sus iguales. Porque nos considera cosas, nos considera objetos, de los cuales puede disponer, y donde su opinión no resulta necesaria.

El movimiento #MeToo lo que hace es reivindicar la voz de las mujeres, sobre todo de aquellas que han sido víctimas de agresiones sexuales, a romper el silencio. Quienes promovieron el movimiento #MeToo son mujeres valientes que nos inspiran a otras a no callar, que desmitifican el perfil de "las víctimas de violencia sexual", que nos ayuda a entender cómo en realidad sin importar nuestros ingresos, color de piel, acceso a recursos, educación, nuestra apareciencia, podemos ser víctimas de violencia.

El movimiento #MeToo nos ayuda como sociedad a reconocer que la violencia contra las mujeres es una de las violaciones a los derechos humanos más generalizada y normalizada.

Para que las mujeres podamos ocupar nuestro lugar en el mundo como iguales, es preciso reconocer los obstáculos y es claro que la violencia y la discriminación es el principal.