UN MUNDO MEJOR
11/01/2018 2:17 PM CST | Actualizado 12/01/2018 12:12 PM CST

Marta Lamas y Catalina Ruiz Navarro discuten sobre el manifiesto de Catherine Deneuve

El documento abrió la discusión "necesaria para aclarar los matices y complejidades" que hay en torno al acoso sexual y las relaciones entre hombres y mujeres.

Noticieros Televisa

Marta Lamas y Catalina Ruiz Navarro participaron en una mesa de discusión sobre el manifiesto que firmaron Catherine Deneueve, Ingrid Caven y Catherine Miller, que se publicó este 9 de enero en Le Monde.

Marta Lamas, doctora en Antropología por el Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM e investigadora adscrita al Programa Universitario de Estudios de Género de la UNAM, dijo coincidir con las apreciaciones realizadas por las francesas; sin embargo, le pareció desafortunado que se hicieran en el momento en que surgen los movimientos #MeToo y #TimesUp, cuando "no sólo se habla de galanterías sino de prácticas muy sostenidas en los medios de poder, en donde para acceder a un empleo las mujeres (no sólo del mundo artístico, esto ocurre en todas partes) se tienen que acostar con los tipos".

Yo sí creo que la seducción insistente o torpe no es un delito, y que la galantería no es una agresión machista, pero eso no quita que haya formas de galantería que sean agresivas.Marta Lamas.

En respuesta, Catalina Ruiz Navarro, feminista caribe-colombiana, columnista de El Espectador y directora y fundadora de (e)stereotipas, señaló que precisamente el movimiento #MeToo nunca ha ido en contra del coqueteo. La editora colombiana explicó que el problema real surge "cuando se avanza sobre los cuerpos de otra persona en una posición de poder".

Sobre este abuso de poder en las relaciones explicó que se trata de "una cosa muy complicada porque es sutil. A veces es una mirada que te pone 'en tu sitio', porque te están reduciendo a una cosa. Te dicen: 'mira, tú eres una cosa bella'". Y terminan apropiándose de tu cuerpo como territorio.

Marta Lamas dijo que lo que rescata del manifiesto es este debate en el que se empiezan a ver la complejidad, los matices y lo que está en el fondo de la discusión: "Creo que contra lo que reaccionaron las francesas es que las mujeres siempre son víctimas y los hombres siempre son victimarios. No es lo mismo ser una víctima de violación, de un acoso o de que te griten un piropo en la calle", señaló.

Lamas continuó explicando que el meollo de la discusión "tiene que ver con un cambio en las relaciones entre los hombres y las mujeres". Explicó que culturalmente había muchas cosas que los hombres daban por sentado de las mujeres, "y que ahora deben empezar a pensarlas de manera distinta".

Entonces la conversación giró al terreno del erotismo.

Mientras para Marta "el juego del erotismo sí implica una cierta sorpresa, un cierto arrojo, un cierto robar un beso", para Catalina "no hay nada más sexy que el consenso".

En cuanto al acoso, mientras Catalina explicó que para ella este requiere estudiar el contexto, para Marta este implica una conducta repetida.

Catalina explicó: "El lenguaje humano es suficientemente sofisticado como para que entendamos los bemoles en el uso de las palabras, y la manera en que alguien se te va acercando, y uno sabe cuando alguien quiere se que te acerque o no. Los humanos estamos capacitados para leer estas señales no verbales. El problema ha sido que a los hombre nunca les han dicho: 'oye, tienes que buscar señales de consentimiento en la mujer a la que te estás acercando'. Les han dicho que las mujeres son cosas de las que pueden servirse".

Sobre estos códigos culturales internalizados en la sociedad, Marta señaló que "algunas veces el contexto permitía una confusión por la educación y el condicionamiento social".

Finalmente Marta insistió en la importancia del manifiesto como una denuncia del puritasmimo, y como un planteamiento para romper con la victimización de las mujeres.

Puedes ver la discusión completa aquí.