MÉXICO
10/01/2018 11:35 AM CST | Actualizado 10/01/2018 1:09 PM CST

La guerra política de Corral contra el gobierno federal tras desnudar la corrupción del PRI

Las acusaciones del gobernador de Chihuahua provocaron una embestida por parte del tricolor y apoyo de la sociedad civil. Una confrontación con tintes electorales que ha puesto contra las cuerdas al presidente Enrique Peña Nieto y sus aliados.

Cuartoscuro

La guerra política librada por el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, en contra del PRI, ha provocado una embestida retórica por parte de sus adversarios y apoyos entre amplios sectores de la sociedad civil. Una cruzada que ha desnudado la corrupción del actual régimen y que, de acuerdo con algunos analistas, incluso podría sepultar la candidatura presidencial del abanderado priista José Antonio Meade.

Esto, luego de que el gobierno de Chihuahua ha logrado documentar desvíos por mil 200 millones de pesos durante el mandato del exgobernador César Duarte, cuyo destino habrían sido las campañas del tricolor en 2016.

Las acusaciones de Corral provocaron una serie de contradicciones en la respuesta del PRI y funcionarios del gobierno federal.

Primero, la Secretaría de Hacienda aseguró mediante diversos medios que ya se habían entregado al gobierno de Chihuahua recursos adicionales a lo etiquetado en el presupuesto federal, por lo que el gobierno estatal "ha recibido transferencias en tiempo y forma".

Pero horas más tarde, el titular de la dependencia, José Antonio González Anaya, cayó en contradicciones al señalar que las transacciones no se habían completado porque "se proporcionó una cuenta bancaria inhabilitada" y otras razones de insuficiencia presupuestal. De este modo, la supuesta imposibilidad de la SHCP para depositar el dinero al gobierno de Chihuahua por un número de cuenta erróneo no cuadra con las reuniones que sostuvieron funcionarios federales con funcionarios del gobierno estatal, según la versión de Corral, que no fue desmentida por el gobierno de Peña Nieto.

Pero la declaración que más llamó la atención fue la manera en que el candidato presidencial del PRI, José Antonio Meade, acusó a Corral de tortura, sin ofrecer prueba alguna, además de mentir, engañar y confrontar frente a la crisis de inseguridad que enfrenta Chihuahua.

Vemos hoy en el país las peores expresiones de la política. Vemos hoy en el país un contagio de esta traición, no solamente la mentira y el engaño. Vemos en este país, por primera vez en muchos años a un gobernador que tortura. Vemos por primera vez en el país a un gobernador que engaña. Vemos un gobernador que en Chihuahua se le multiplicó por cuatro la inseguridad y que cada vez que tiene problemas inventa y confronta".José Antonio Meade, candidato presidencial del PRI

Una declaración que desató críticas en redes sociales y que fue replicada en algunos medios de comunicación, al describir las denuncias que presentó el abogado de Alejandro Gutiérrez, el operador del PRI (cercano a Manlio Fabio Beltrones), quien se encuentra preso y alega que el gobierno de Corral lo ha torturado psicológicamente para que implique en el caso de corrupción a otros altos funcionarios del tricolor.

Mientras tanto, el presidente Enrique Peña Nieto señaló que las declaraciones del gobernador de Chihuahua obedecían a un contexto de confrontación electoral. Por su parte, la Comisión Permanente del Congreso de la Unión preveía votar un exhorto al gobierno de Chihuahua para fortalecer y contener la crisis de violencia en la entidad.

Corral contratacó y emitió un tuit en el que cuestionó la cercanía del candidato presidencial del PRI con el exgobernador César Duarte. También anunció que llevaría el caso de la retención de recursos ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Corral también indicó en entrevista con CNN, que la defensa del exgobernador César Duarte filtró información del caso a la prensa mexicana, con el objetivo de mandar un mensaje al presidente Enrique Peña Nieto: "me agarran y hablo".

Asimismo, el mandatario blanquiazul lanzó una convocatoria abierta a la ciudadanía para el próximo domingo 14 en la Plaza del Ángel, en la capital de Chihuahua, para emitir un mensaje a la ciudadanía sobre la "represalia" del gobierno federal contra los chihuahuenses, según un mensaje difundido en sus redes sociales.

Cuartoscuro

Los apoyos de Corral

Un factor que ha llamado la atención de la guerra entre Corral y el gobierno federal son los apoyos que el mandatario chihuahuense ha logrado conseguir en su cruzada política y judicial contra Duarte y sus aliados.

Dichos apoyos quedaron plasmados en la conferencia que dio Corral para denunciar las "represalias" del gobierno federal, acto al que acudieron: Jacqueline Peschard, presidenta del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción; la politóloga Denise Dresser; Clara Jusidman (presidenta de Incide Social); el politólogo José Antonio Crespo; Alfredo Figueroa (coordinador de Ahora); Paulo Díez Gargari (abogado de Infraiber); el extitular de la Fepade, Santiago Nieto; el excanciller y académico Jorge Castañeda; el actor Daniel Giménez Cacho, así como políticos del PAN y PRD.

Una denuncia que fue cobrando mayores muestras de apoyo los días siguientes, en artículos como los de María Amparo Casar, directora de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad; Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor, así como otros académicos y activistas. También recibió el espaldarazo de la coalición Por México al Frente. Una situación que juega a favor del chihuahuense en su afrenta contra el PRI.

"Sería absurdo negar que el gobernador de Chihuahua ha logrado atraer el respaldo de buena parte de la inteligentzia. Los intelectuales le aplauden la denuncia de que el gobierno federal le retiene recursos en represalia por la investigación que llevó a la cárcel al beltronista Alejandro Gutiérrez, otrora secretario general adjunto del PRI; pero también el atrevimiento de poner a la defensiva a la SHCP", apuntó el columnista Francisco Garfias.

"Corral tiene en sus manos una bomba para hacer explotar la candidatura presidencial del PRI y romper el blindaje que hasta hoy tiene Peña Nieto. La pregunta es si Corral es real, si actúa por convicciones más allá de sus fobias personales, o si sus supuestos compromisos con Osorio Chong lo limitarán. Si no fuera así, el proceso contra Duarte puede ser, de comprobarse las acusaciones, el final histórico del PRI", escribió el periodista Raymundo Riva Palacio.

"Las acciones de Corral en el proceso contra Duarte, su antecesor en Chihuahua, ya tienen una primera víctima de altos vuelos, Manlio Fabio Beltrones, quien ante la detención de Alejandro Gutiérrez, uno de sus principales colaboradores cuando era presidente del PRI, por el presunto desvío de 250 millones de pesos para campañas políticas del PRI, tramitó tres amparos ante un juez. Al hacerlo, automáticamente quedó inhabilitado para buscar un cargo de elección popular, porque la ley lo prohíbe al estar involucrado en un proceso judicial", apuntó el analista en otro texto.

"Corral no ha quitado el interés sobre el exsecretario de Hacienda, Luis Videgaray, que aparece en las indagatorias del caso Duarte de manera indirecta hasta ahora –por lo que se sabe–, por haber presuntamente autorizado la transferencia ilegal de recursos presupuestales para fines electorales. Si avanza sobre esa ruta y procede judicialmente contra Videgaray, el siguiente en la lista será su sucesor en Hacienda, Meade, el precandidato presidencial", señala Riva Palacio.

Una opinión que hasta cierto punto, comparte la politóloga Denise Dresser.

"Enrique Peña Nieto está ansioso. Luis Videgaray está preocupado. José Antonio Meade está inquieto. José Antonio González Anaya no puede dormir. Porque lo que ocurre en Chihuahua toca un nervio principal del sistema político. Pone presión sobre un punto medular, neurálgico. Al investigar y denunciar la triangulación de fondos federales provenientes de la Secretaría de Hacienda a elecciones del PRI, Javier Corral corta con un bisturí el corazón de la corrupción. Expone cómo, cuándo, dónde y a través de quién los priistas han desviado dinero para perpetuarse en el poder. Exhibe el modus operandi de la manipulación electoral en México. En pocas palabras desuella al PRI", señaló Dresser.

::.