UN MUNDO MEJOR
08/01/2018 4:50 PM CST | Actualizado 08/01/2018 4:58 PM CST

Gato sordo, más que un café en Morelia

Conoce la primera y única cafetería para personas sordas que ayudará a que los jóvenes no se sientan limitados.

Facebook: Gato Sordo Cafetería

Gato Sordo es una cafetería para personas sordas, la primera y única en Morelia, pero a su dueña, Magdalena Vargas, le gusta más que sea vista como un establecimiento al que todo tipo de personas pueden acudir, sin importar si se comunican a señas o mediante el habla.

Su proyecto de negocio surgió de la necesidad de incluir a este sector de la sociedad que muchas veces es dejado de lado. El ayudar a los demás es parte importante de su vida.

"Lo que tratamos es hacer conciencia en las personas en general (...) Todos los establecimientos deberían de contar con una persona que supiera lengua de señas para poder atender a las personas todos somos por igual", comentó Magdalena Vargas García.

Magdalena busca también empoderar a los jóvenes que han trabajado en Gato Sordo, para que tenga visión de negocios y no se sientan limitados por su capacidad diferente para comunicarse con el mundo.

Gato Sordo no sólo da servicio a personas sordas, también es atendida por personas que se comunican con la lengua de señas: Daniel es sordo desde su nacimiento, y por cuestiones económicas sus padres no pudieron enviarlo a una escuela especial; ahora que trabaja y se desarrolla se siente feliz porque contribuye en la economía familiar.

Dice que se siente bien en el trabajo, que se siente muy feliz con los sordos y que puede ayudar a quienes no saben la lengua de señas.

Para los clientes, el que Daniel sea sordo no es ningún problema: "Creo que lo hacen mejor que muchos meseros que hemos visto en otros bares o cafés, entonces es atención personalizada. Yo lo implementaría en todos los bares y cafés del país", expresó Alberto Saavedra.

Facebook: GatoSordoCafeteria.

A través de menús ilustrativos y botones que activan un reloj, Dani se da cuenta de lo necesitan en las mesas, en las cuales hay también un manual con las señas para pedir o simplemente para agradecer o aprender a decir por favor.

En Gato Sordo también libros y se imparten talleres para quien guste aprender más sobre el lenguaje de señas. La música que se escucha se puede cantar con señas.

Este artículo se publicó originalmente en Excélsior.