INTERNACIONAL
03/01/2018 2:49 PM CST | Actualizado 03/01/2018 2:55 PM CST

EU organizará cena con países que no desafiaron decisión de Trump sobre Jerusalén ante ONU

"No olvidaremos el voto de Jerusalén. Por ello, mañana tendremos una recepción para los países que eligieron no oponerse a la decisión de Estados Unidos", dijo Nikki Haley, embajadora de EU ante la ONU.

Kevin Lamarque / Reuters

Estados Unidos organizará una exclusiva cena a la que no todos tendrán el gusto de asistir. Nikki Haley, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU aseguró el jueves que a dicho evento solo estarán invitados los representantes de los países que no votaron a favor de la resolución de las Naciones Unidas que condenaba la decisión de la administración Trump de reconocer a la disputada ciudad de Jerusalén como capital de Israel.

El mes pasado, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó una resolución criticando la decisión de Estados Unidos, que muchos consideraron un obstáculo para establecer la paz en Medio Oriente.

En un humillante golpe para Donald Trump en el escenario mundial, 128 países votaron en contra de la decisión de Estados Unidos de reconocer a Jerusalén, una ciudad históricamente disputada entre judíos y musulmanes, como capital de Israel, considerando la decisión totalmente inválida.

Países como Francia, Reino Unido y Alemania desafiaron la decisión de Trump, en tanto otros como Canadá, Australia y México se abstuvieron de votar.

"Como lo dije en diciembre, no olvidaremos el voto de Jerusalén", dijo Haley en conferencia de prensa. "Habiendo dicho eso, mañana tendremos una recepción para los países que eligieron no oponerse a la decisión de Estados Unidos", dijo Haley este jueves.

Desde el mes pasado, Haley envió un aviso del evento a los 64 países que no votar en contra de la decisión de la administración Trump, según The Independent, con el fin de "agradecer su amistad con Estados Unidos".

Países como Togo, Islas Marshall, Nauru, Micronesia, Palau, Honduras, Guatemala e Israel apoyaron la decisión de Estados Unidos y votaron en contra de la resolución de la ONU.