MÉXICO
02/01/2018 11:22 AM CST | Actualizado 02/01/2018 11:32 AM CST

Un jurista mexicano, nuevo titular de la Corte Interamericana

Cercanos definen a Eduardo Ferrer, presidente de la Corte IDH, como un hombre de familia y un académico excepcional.

Corte IDH

Eduardo Ferrer Mac-Gregor Poisot, presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos desde este 1 de enero, es un hombre y jefe de familia ejemplar, un académico excepcionalmente bien dotado, con amplia trayectoria y experiencia en la función jurisdiccional, según lo definen quienes lo conocen.

Su experiencia la respalda su ficha curricular: es licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Baja California, con especialidad en Derechos Humanos por el Institut International des Droits de l'Homme, de Estrasburgo, Francia, y doctor en Derecho por la Universidad de Navarra, España.

Ferrer Mac-Gregor es experto en derecho procesal constitucional, juicio de amparo y derechos humanos y es el tercer mexicano que ocupará la presidencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH), después de Héctor Fix Zamudio, quien ocupó el cargo antes de que México reconociera el carácter vinculante de las resoluciones de la CIDH, y de Sergio García Ramírez.

YURI CORTEZ/AFP/Getty Images
Jueces de la Corte Interamericana de Derechos Humanos Roberto Caldas (izq.) y Eduardo Ferrer, durante el 44 periodo extraordinario de sesiones en Ciudad de México, en octubre de 2013.

Rafael Estrada Michel, doctor en Derecho y director del Posgrado en Derecho de la Universidad Panamericana, define a Ferrer Mac-Gregor como "heredero de la mejor tradición procesal hispano-mexicana", que aprendió de Niceto Alcalá Zamora y Héctor Fix Zamudio, su mentor.

Como persona, "Ferrer es un caballero, un hombre de familia comprometido con los más altos valores, ponderado y respetuoso de sus semejantes".

Estrada refiere que cuando Ferrer regresó de su doctorado, de Navarra, se integró a la Suprema Corte de Justicia de la Nación y, paralelamente, se enfocó en la creación de la maestría en derecho procesal constitucional de la UP, así como en proyectos editoriales.

Luego se incorporó como investigador de tiempo completo en el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, donde se consolidó como discípulo de Fix Zamudio, con quien publicó obras en el ámbito procesal constitucional de defensa de los derechos humanos.

Recuerda que ese hecho le valió ser propuesto como parte de una terna para ocupar el puesto de ministro de la SCJN, lo cual no ocurrió, pero lo convirtió en candidato natural a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, de la que se convirtió en juez.

"Creo que se tomó la decisión adecuada, porque ha sido un espléndido juez de la Corte Interamericana y, como queda claro, después de haber sido vicepresidente de la misma, pues ahora sus propios pares lo eligen presidente", considera Estrada Michel.

Reconocimientos

Eduardo Ferrer se ha dedicado a estudiar la historia del juicio de amparo, ha sido un experto en historiografía del juicio de garantía; además, en su vasta producción literaria tiene tratados y artículos que versan sobre Mariano Otero y Manuel Crescencio Rejón.

Estrada recuerda que incluso escribió sobre la controversia de Emilio Rabasa e Ignacio L. Vallarta sobre la aplicación de Ley Penal a partir del juicio de amparo en la Constitución de 1857.

Ferrer es reconocido como un experto en dogmática procesal, esto es, en la aplicación práctica del juicio de garantías.

"Ha adquirido la línea procesalista de Héctor Fix Zamudio, y es el heredero de la gran tradición procesalista que entre nosotros estableció don Niceto Alcalá Zamora, que fue presidente de la república española y tuvo una gran influencia en el derecho procesal mexicano, porque fue maestro de Fix Zamudio y del maestro Oñate Laborde, así es que por ahí, digamos que la mejor tradición procesal hispano-mexicana llega a la Corte Interamericana de Derechos Humanos".

BLOG: La importancia de los relevos en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos

"Eduardo Ferrer Mac-Gregor es un hombre verdaderamente especializado, sin estridencias. No es un activista por más que sea un juez muy activo en la protección de los derechos humanos. No es un hombre que tenga activismos ideológicos y mucho menos partidarios, sino un experto, técnico, riguroso en el juicio de amparo y en general de la protección de los derechos humanos", asegura Estrada.

Estrada Michel espera de Eduardo Ferrer que continúe y honre la tradición jurídica mexicana que regula el derecho constitucional en materia de Derechos Humanos, como lo hicieron sus antecesores Fix Zamudio y García Ramírez.

"Creo que Eduardo Ferrer lo ha hecho magníficamente bien y creo que también va a impulsar a la Corte y a sus compañeros de la Corte en ese sentido, que es una sensibilidad muy mexicana, precisamente porque somos la tierra donde surgió el juicio de amparo", comenta Estrada.

CNDH elogia la carrera de Ferrer

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) felicitó al juez Eduardo Ferrer Mac-Gregor. En un comunicado, elogió la elección, por unanimidad de votos, lo cual refleja el alto grado de madurez y armonía que prevalecen en la Corte Interamericana, así como "la gran confianza que el pleno de ese Tribunal otorga al distinguido jurista mexicano", quien se convierte así en el tercer mexicano en recibir esa distinción, que desempeñará por dos años.

La CNDH expresó su certeza de que, durante el desempeño de esa alta encomienda, el nuevo presidente de la Corte IDH reafirmará la vocación institucional de ese Tribunal como institución jurisdiccional en la defensa de los derechos fundamentales.

Ferrer Mac-Gregor se une así a la lista de los mexicanos que han ocupado esa responsabilidad: Héctor Fix Zamudio, que la presidió en dos periodos: 1990-1993 y 1994-1997, y Sergio García Ramírez, 2004-2007.

Este texto se publicó originalmente en Excélsior.