UN MUNDO MEJOR
01/01/2018 9:39 AM CST | Actualizado 01/01/2018 9:54 AM CST

El nuevo año comienza con una gigantesca superluna

La superluna más grande de 2018 será seguida por una superluna de sangre azul a fines de enero.

No importa lo que traiga el resto del Año Nuevo, a los terrícolas les espera un doble obsequio en enero con la aparición de dos superlunas. La primero se levanta la noche del día de Año Nuevo. La segunda, una "superluna de sangre azul", llegará la última noche del mes, coronada por un eclipse lunar.

Una superluna es una luna llena que aparece en el perigeo, el punto más cercano en la órbita de la Luna a la Tierra. Las superlunas parecen ser un 14% más grandes y un 30% más brillantes que las lunas llenas que aparecen en el apogeo, el punto más alejado de la órbita, según la NASA.

Las superlunas de enero son el final de una trilogía de grandes obsequios lunares que comenzó el 3 de diciembre con una luna llena y fría (una luna llena de diciembre) que generó algunas fotos espectaculares.

Las superlunas se quedan toda la noche, son fáciles de ver y no son dañinas para los ojos, sin importar cuánto tiempo las mires. A menudo aparecen en su forma más espectacular cuando se levantan y se ponen, señala la NASA.

La superluna del 1 de enero será la más grande del año. La luna aparecerá sobredimensionada durante algunas noches después de eso, aunque ya no será luna llena.

Para aquellos que todavía están con resaca hacia la noche del 1 de enero, no se preocupen, habrá una superluna aún más intrigante la noche del 31 de enero. Esa será la segunda luna llena del mes, que generalmente se llama "luna azul", que la convierte en una superluna azul. Las lunas azules suceden cada dos años y medio, en promedio. Una luna azul es aún más rara cuando es una superluna.

Pero esa no será la única rareza esa noche. La superluna azul también ocurrirá durante un eclipse lunar total, cuando la Tierra se mueve entre el sol y la luna, bloqueando la luz del sol para que no se refleje en la luna. Si los cielos son claros, el eclipse total será visible desde el este de Asia a través del Océano Pacífico hasta el oeste de América del Norte.

Los eclipses lunares hacen que las lunas parezcan rojo sangre debido a la forma en que se bloquea la luz solar. Así que prepárate para la superluna de sangre azul la noche del eclipse lunar. Para obtener el efecto completo del eclipse lunar, mire al atardecer, aconseja la NASA.

"A veces, los ritmos celestiales se sincronizan para impresionarnos", señala la agencia espacial.