POLÍTICA
18/12/2017 12:00 PM CST | Actualizado 18/12/2017 1:19 PM CST

La inédita derechización de AMLO rumbo a las elecciones de 2018

Nunca antes, la cercanía de Andrés Manuel López Obrador con la derecha había sido tan evidente: desde la alianza electoral con el PES, a la defensa del "libre mercado" planteado en su proyecto de nación o el nombramiento de "impulsores de transgénicos".

Cuartoscuro

En su tercer intento por llegar a la presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador se ha recorrido a la derecha del espectro político. Un fenómeno que puede constatarse con su inédita alianza electoral con un partido de derecha, un proyecto político que omite o apenas menciona temas tradicionalmente defendidos por la izquierda, así como en las críticas hacia algunos integrantes de su propuesta de gabinete.

Ubicado como un político representante de la izquierda, que defiende el nacionalismo revolucionario pero es conservador en temas como la despenalización del aborto y el matrimonio igualitario, la alianza de López Obrador con el Partido Encuentro Social, identificado con el cristianismo evangélico, despertó críticas entre simpatizantes de Morena. Así quedó evidenciado con la protesta de la escritora Elena Poniatowska y la actriz Jesusa Rodríguez, durante la presentación del gabinete lopezobradorista. "No al PES", fue la consigna desplegada en una pancarta.

Cuartoscuro
CIUDAD DE MÉXICO, 14DICIEMBRE2017.- Activistas y simpatizantes del precandidato y dirigente nacional de MORENA, Andrés Manuel López Obrador, se manifestaron en contra de la alianza electoral que hizo este instituto político con el partido Encuentro Social (PES); ésto, despues de haber concluído el inicio de precampaña y presentación del gabinete de López Obrador en caso de ganar las elecciones del próximo año. Entre los manifestantes se encontraba la escritora y periodista Elena Poniatowska. FOTO: ESPECIAL / CUARTOSCURO.COM

De este modo, 2018 será la primera elección en que López Obrador irá en coalición con un partido de derecha, cosa que no ocurrió ni en 2006 ni en 2012. Esto, aún cuando el PES ha sido un aliado recurrente del PRI tanto en el Congreso, como en las elecciones del Estado de México y Nayarit. Un partido que, sin embargo, apenas alcanzó el 3% de la votación requerida para mantener el registro ante el INE durante las elecciones intermedias de 2015.

Pero todo esto no fue impedimento para que López Obrador, aficionado a utilizar retórica cristiana en sus discursos políticos (con términos que van del "pecado social" a sus polémicos llamados a perdonar tanto a narcotraficantes como a políticos de la llamada "mafia del poder"), defendiera su alianza electoral con el PES de cara a los comicios presidenciales de 2018.

"Nunca hemos hecho un acuerdo político a cambio de nuestros principios e ideales. Nunca hemos comprometido principios ni ideales, siempre hemos puesto por delante el actuar con rectitud ética", dijo López Obrador de gira por la delegación Tlalpan ante las críticas al interior de Morena que desató su alianza con el PES.

Pero el político tabasqueño incluso fue más allá al afirmar, durante su registro como precandidato presidencial del PES, que no hay diferencia de fondo entre los ideales de Morena y el PES.

No hay diferencia de fondo en lo político, en lo que yo represento y lo que inspira a Encuentro Social".Andrés Manuel López Obrador

También descartó que el PES represente un partido político de "ultraderecha" como se ha manejado en algunos medios, como la revista Proceso.

"No es de ultraderecha el Partido Encuentro Social con el que nos aliamos", dijo López Obrador.

De ahí que la alianza con el PES, partido que busca que las iglesias tengan menos restricciones a la hora de hacer política, resulte aún más contrastante frente al PT, partido que se ha pronunciado como defensor del actual régimen político en Corea del Norte, encabezado por Kim Jong-un.

Verlo ahora flanqueado por la ultraizquierda y la ultraderecha es la perfecta representación de su coherencia. Sí: López Obrador es coherente al presentar como sus aliados a los partidos más antagónicos de nuestro escenario porque está convencido de que en él (y sólo en él) encarna una virtud que todo lo concilia".Jesús Silva-Herzog Márquez

"A la recolecta casi indiscriminada de personajes políticos distantes de las posturas iniciales del partido que proclama la regeneración nacional se ha añadido ahora el citado PES, con su bagaje conservador y un historial en el que se cuentan patrocinios y relaciones con miembros de la élite política hidalguense, en particular con Miguel Ángel Osorio Chong, a cuyo supuesto enojo por el destape de José Antonio Meade se carga la búsqueda de una alianza extraoficial con el lopezobradorismo, por la vía de su brazo partidista evangélico y muy práctico, el PES", añadió el periodista Julio Hernández en su columna Astillero.

Pero la derechización del proyecto político de López Obrador también es perceptible en su plataforma rumbo a 2018.

En una crítica al Proyecto de Nación 2018-2024 de Morena, la asociación Democracia Deliberada (DD) que reúne a académicos como Gerardo Esquivel, actual director del Instituto Belisario Domínguez del Senado, cuestionó que el proyecto lopezobradorista incluya cosas como "mano dura" en tareas de seguridad pública y olvide temas que históricamente han sido defendidos por la izquierda.

"Nuestra primera y mayor preocupación es que el proyecto refleja posiciones de 'mano dura' en temas de seguridad pública y justicia que ya han demostrado ser un error", señala el análisis.

"Nuestra segunda preocupación es que, a pesar de sus 500 páginas, se omite o menciona superficialmente varios temas que en el pasado han sido defendidos desde la izquierda, incluyendo Morena, y que son cruciales para el país", señala el documento.

Entre estos temas olvidados, o que aparecen apenas delineados dentro del proyecto de Morena, DD destaca la equidad de género, feminicidios, despenalización del aborto, el seguro de desempleo y la sostenibilidad del actual del actual sistema de pensiones, biodiversidad y cambio climático, además del ordenamiento territorial ante las consecuencias de los proyectos extractivos.

La asociación Democracia Deliberada, que en el pasado ha hecho un llamado a votar por Morena, también destaca entre sus preocupaciones la falta de controles ciudadanos en el combate a la corrupción y "la falta de claridad general en el proyecto produce contradicciones como las siguientes":

a) Se llama a recuperar y rescatar el Estado por un lado y, por el otro, se llama a adelgazarlo y mantener inmóvil la política fiscal.

b) Se habla de fomentar energías renovables y, al mismo tiempo, que se propone incrementar la quema de combustibles fósiles.

c) Se llama a retirar a las Fuerzas Armadas de la seguridad pública y, a su vez, piden que se apruebe la Ley de Seguridad interior con una Guardia Nacional integrada por esas fuerzas armadas.

d) Se afirma que debe fortalecerse el ministerio público, pero al mismo tiempo proponen remover la autonomía del Fiscal General.

Otras críticas relacionadas con el proyecto lopezobradorista tiene que ver con el enfoque en materia económica. Un proyecto encabezado por el empresario Alfonso Romo, quien se ha declarado como "amigo personal" del expresidente Carlos Salinas de Gortari y también financió parte de la campaña presidencial de Vicente Fox.

El coordinador de la parte económica del proyecto de Morena fue Abel Mauro Hibert Sánchez, economista por el ITAM y doctorado en filosofía de la administración por el Tecnológico de Monterrey, quien asegura que en caso de ganar López Obrador, México seguirá defendiendo una economía de libre mercado.

"Puedo no compartir la ideología de López Obrador pero me sorprendió su forma de ser, su estilo austero", declaró Hibert en entrevista con el semanario Proceso, el cual destaca que de acuerdo con su perfil, Hibert "podría ser tachado de tecnócrata neoliberal".

Pero las alianzas político-electorales y la propuesta económica no son los únicos indicios que apuntan hacia la derechización de López Obrador, ya algunas designaciones en su gabinete también han sido objeto de críticas.

Quizá la más visible es la incorporación de Esteban Moctezuma Barragán como posible secretario de Educación Pública. Expriista y secretario de Gobernación durante el sexenio de Zedillo, Moctezuma ha fungido en los últimos años como director de Fundación Azteca, asociación civil vinculada a Televisión Azteca y su dueño, Ricardo Salinas Pliego.

Por otra parte, la organización ambientalista Greenpeace México criticó la propuesta de designar a Víctor Villalobos como Secretario de Agricultura, tras haber impulsado el llamado "TLC transgénico" junto con Estados Unidos y Canadá, cuando fungió como Coordinador General de Asuntos Internacionales de Sagarpa.

"Promueve como Secretario de Agricultura a un funcionario que ha dado un espaldarazo a la industria de transgénicos, los cuales plantean un grave daño a la biodiversidad, a las semillas nativas mexicanas", acusó la organización. Greenpeace también señaló a Villalobos de boicotear las negociaciones de la primera reunión del Protocolo de Cartagena sobre la bioseguridad de los Organismos Vivos Modificados (OVM) y permitir la contaminación transgénica de maíz en la sierra norte de Oaxaca.

Cabe resaltar que en su campaña presidencial de 2012, López Obrador incluyó el rechazo a la producción de cultivos transgénicos dentro de su proyecto político.

Posiciones políticas que contribuyen a acentuar la crítica que en el pasado ya habían externado algunos intelectuales en torno a la derechización del tabasqueño.

"López Obrador ha dejado de ser de izquierdas, y más ahora que ha comenzado un viraje hacia posiciones cercanas al viejo PRI. Es el PRI previo a Miguel de la Madrid, a Carlos Salinas", declaraba en noviembre el antropólogo Roger Bartra en una entrevista con El País.

::.