UN MUNDO MEJOR

Porque todavía hay niños que sueñan con ser policía

Y hay asociaciones dispuestas a hacer realidad los sueños.

07/12/2017 8:36 AM CST | Actualizado 07/12/2017 9:37 AM CST
Twitter: SSP_CDMX

Iker tiene apenas tres años y ya fue policía.

El pequeño fue un integrante más de la estación de policía esta semana.

Usando un pequeño uniforme, que incluía la mini gorra de policía, el niño se convirtió en miembro honorario infantil de la Policía Capitalina por un día.

El niño llegó a la Universidad de la Policía de la Ciudad de México, junto con su madre, para participar en la 'Ceremonia de Graduación al Policía Honorario Infantil'. Ahí recibió el reconocimiento que lo certificó como miembro honorario infantil de la Policía.

Después de la ceremonia hubo un desfile y, finalmente, un simulacro de un asalto a transeúnte, en el que Iker participó: fue en una patrulla de la SSP con la sirena abierta, y cerró el paso de los maleantes que escapaban a bordo de una motoneta. Detuvo a uno de los presuntos responsables, al que le colocó los candados de mano y lo subió a la patrulla.

Su mamá fue una de las víctimas.

Iker fue parte de la corporación gracias al trabajo que realizó la asociación Make a Wish, que desde 2012 se encarga de ​hacer realidad los deseos de los niños diagnosticados con condiciones médicas que ponen en riesgo su vida.

Iker Sebastián fue diagnosticado desde su nacimiento con histiosis de célula de langerham, un tipo de cáncer que daña el tejido y/o produce lesiones en el cuerpo.

La misión de Make a Wish es conceder deseos a aquell@s pequeñ@s que fueron diagnosticados con alguna enfermedad que puso en riesgo su vida. Su objetivo es que con esta actividad los niños se alegren, recobren fuerza y mantengan la esperanza.

Este artículo se publicó originalmente en Excélsior