INTERNACIONAL

Esto hizo Francia para ganar la batalla contra los desechos alimenticios

Francia ha sido considerado, por segundo año consecutivo, como el mejor país en sostenibilidad alimentaria.

07/12/2017 5:37 PM CST | Actualizado 07/12/2017 5:42 PM CST
Damir Sagolj / Reuters

Francia ha sido considerado, por segundo año consecutivo, como el mejor país en sostenibilidad alimentaria. Es decir, el país europeo es un ejemplo a seguir en prácticas responsables de alimentos, reducción de desechos y agricultura sustentable, según el Índice de Sostenibilidad de los Alimentos 2017 elaborado por The Economist Intelligence Unit.

De acuerdo con datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, cada año se desperdician 1.3 mil millones de toneladas de comida en el mundo. Pero tal parece que Francia está evitando justamente eso con varias estrategias que el resto de los países deberíamos implementar.

El año pasado, el país galo pasó una ley que prohíbe a los supermercados desechar frutas y verduras próximos a su fecha límite de venta y los obliga a donar a fundaciones o bancos de comida los excedentes. Al día de hoy, Francia solamente desperdicia el 1.8% de su producción total de comida al año.

Con el fin de evitar al máximo el desperdicio de comida, Francia ha implementado campañas a nivel nacional para recordarle a los consumidores que las frutas y verduras "feas" y "deformes" son perfectamente comestibles.

Asimismo, por ley, los restaurantes deben entregarle a sus comensales las sobras de los platillos que ordenaron cuando éstos lo pidan.

Los países desarrollados tuvieron un mejor desempeño en el reporte, que analizó 34 países, sin embargo, Estados Unidos quedó en la posición 21 debido a la mala administración del suelo y los fertilizantes en la agricultura, así como el exceso de consumo de carne, azúcar y grasas saturadas.

Los Emiratos Árabes Unidos, a pesar de tener el mayor ingreso per cápita de los 34 países analizados, ocupó el último lugar, evidenciando el desperdicio promedio de 1,000 kilogramos por persona al año.