UN MUNDO MEJOR

El duende que muestra los horribles obstáculos diarios que enfrentan quienes usan sillas de ruedas

Alfie critica la discriminación hacia los discapacitados con determinación y espíritu navideño.

07/12/2017 4:56 PM CST | Actualizado 08/12/2017 7:57 AM CST

Este diciembre los niños del mundo se deleitarán con las travesuras que los duendes realizarán en todas las casas.

Sin embargo, hay uno para el que la diversión será distinta.

Una familia de Cornwall tiene un duende que no puede subir escaleras ni esconderse en lugares poco comunes.Se trata del duende Alfie (@Elf_On_Wheels), que usa una silla de ruedas y, esta Navidad, se dedicará a crear conciencia de la casi interminable lista de problemas que las personas discapacitadas enfrentan todos los días: desde los sanitarios inadecuados hasta la falta de rampas en las calles.

Supplied
Alfie shows how crucial hoists are in disabled toilets. 

El duende representa al hijo de Rachel George, Adam, de 11 años, que todos los días se enfrenta a los mismos retos que Alfie. La madre no quiso invadir la privacidad de su hijo pero si necesitaba —desesperadamente— compartir los imperdonables obstáculos a los que su pequeño debe plantarle cara todo el tiempo. Por eso decidió documentar la vida de Alfie.

"Las cosas a las que se enfrenta Alfie son las mismas a las que mi hijo se enfrenta", dijo al HuffPost UK. "Es difícil compartir algunas cosas porque me preocupa la privacidad de mi hijo y no podría compartir algo que lo hiciera sentir incómodo en el futuro".

"No podría publicar una foto de mi hijo en el baño, pero creo que es importante que la gente lo vea para que entienda lo normal que esto es".

"Alfie el Duende muy amablemente permitió que le tomara las fotos para compartirlas en la red".

Supplied
Rachel and her son Adam.

Alfie el Duende se convirtió en una especie de vocero para los 13.3 millones de personas discapacitadas que hay en el Reino Unido.

Rachel, cuidadora de tiempo completo y educadora, tiene un blog en ordinaryhopes.com.

La mamá de Adam explica: "Los discapacitados enfrentan muchas dificultades pero con frecuencia no las mencionan. Ellos enfrentan las mismas dificultades por las que le pasa Alfie todos los días".

"Algunas veces cuando ellos expresan lo incómodo que resulta todo esto, hay quienes les dicen que no deberían pensar en ir a todas partes, y eso duele. Eso hace que las personas que viven con alguna discapacidad pierdan las ganas de levantar la voz".

"Alfie, el Duende está preparado para enfrentar este tipo de comentarios sin que le lastimen, porque está lleno del espíritu de la navidad, y de determinación".

"Alfie me ayuda a presentar de manera divertida y ligera algunos puntos serios sobre situaciones muy reales (y frecuentemente horribles) de la vida real".

La familia enfrenta dificultades y exclusión todo el tiempo.

Rachel, de 42 años, dice que con el tiempo estas cosas se acumulan y lastiman.

Por ejemplo, en la ciudad en la que viven, muchas tiendas tienen escalones, lo que vuelve virtualmente imposible que la familia lleve a su hijo a esos lugares; además, las atracciones turísticas y los parques no tienen facilidades para los usuarios de sillas de ruedas".

Supplied
Alfie can't enter shops because of the steps.

"La mayoría de los parques no tienen facilidades para Adam", explica Rachel.

"¿Se imaginan las quejas de los padres de niños sin discapacidad si los parques no tuvieran juegos?

La falta de facilidades en los parques bien nos hace sentir como si tuvieran un símbolo de silla de ruedas y un letrero que dijese "Fuera de aquí".

Luego está el acceso al baño, que esta madre de dos describe como "un enorme problema", especialmente en algunos casos en los que debe dejar la puerta abierta mientras su hijo lo usa.

Ella explica: "Muchos piensan que cumplir con ciertas comodidades es suficiente, pero creo que ir a un baño y poder cerrar la puerta resulta un requisito absoluto. Las instalaciones del baño en el zoológico local ni siquiera nos permiten hacer eso".

"Mi hijo puede usar el baño pero necesita una grúa que lo levante de su silla de ruedas y una banca para poder acostarse y acomodar la ropa, además del cabestrillo que le permita atarse a la grúa".

"Es un equipo fácil de instalar y no requiere demasiado espacio. En casa nuestro baño mide 2.28m por 2.54m, y nos acomodamos muy bien".

Changing Places hace campañas para hacer baños totalmente accesibles que sean más espaciosos y tengan bancas de altura ajustable y grúas. Sin embargo sólo hay mil 044 baños especializados en todo el Reino Unido, lo cual no es suficiente para los miles de personas que los necesitan.

Hasta ahora, Alfie el Duende ha ayudado a crear conciencia de las instalaciones de baño necesarias en el área local.

Después de que Rachel publicara en redes sociales la experiencia de Alfie en una tienda local en Sainsbury, en donde el duende fue a una cafetería por un pedazo de pie y no pudo usar el baño porque no se adecuaba a sus necesidades, recibió una llamada del gerente de la tienda para decirle que estaban haciendo todo lo posible para arreglar esto.

"El gerente me llamó para decirme que nuestra experiencia lo había hecho sentirse muy triste", recuerda. "Él va a hacer todo lo posible para encontrar la forma de que el equipo responsable de los cambios en la tienda consiga una grúa y una banca para que todo el mundo pueda ir de compras, comer, beber y usar el baño".

"En unas semanas me va a llamar para platicarme los avances".

Una de las cosas que Rachel quiere lograr con Alfie es dar a conocer los negocios que cuentan con servicios adecuados para las personas que viven con discapacidad.

"Damos a conocer a todos los que 'están en la lista buena', como GM Coachworks que en menos de 24 horas logró arreglar el elevador para la silla de ruedas de nuestro coche", agrega.

"Entendieron que un elevador descompuesto nos impedía salir, y fueron geniales".

Supplied
Alfie carries his toilet sling in the hope of finding a toilet he can use.

Las historias de Alfie también están educando al público en general sobre temas de discapacidad, de los que por lo general no somos conscientes.

"Diferentes personas que ignoraban las dificultades a las que se enfrentan los usuarios de silla de ruedas me han contactado para decirme lo importante que son las aventuras de Alfie", explica.

"Mientras tanto, los usuarios de sillas de ruedas pueden compartir fotos de Alfie y sus dificultades sin que los otros sugieran que se están quejan innecesariamente".

Y mientras se acerca la Navidad, Alfie visitará atracciones locales y hará sus compras navideñas para ver que tan bien atienden los negocios a las personas con discapacidad.

En última instancia, lo único que Rachel quiere es que Alfie ayude a que el mundo sea un mejor lugar para las personas con discapacidad, incluido su hijo. Para que puedan vivir sin sentirse aislados o discriminados. Algo que podría impactar de gran manera en la calidad de vida de estas personas.

"Adam enfrenta retos siempre que estamos fuera. Mientras sea niño, puedo hacer muchas cosas para resolver esos problemas y protegerlo, pero algún día será adulto y no quiero que se enfrente a las mismas dificultades que las generaciones anteriores", ha dicho Rachel.

"Debemos enfrentar los problemas ahora, si no nada va a cambiar".

Supplied
Alfie was inconsolable after not being able to go to the toilet in a local supermarket.

Rachel espera con todo su corazón que 2018 sea menos difícil para los usuarios de silla de ruedas.

"El Acta de Igualdad es un anticipo. Se supone que las empresas y las organizaciones deben resolver las necesidades de todas las personas, para que no se trate mal a las personas menos favorecidas o a quienes viven con alguna discapacidad", explica.

Como parte de esto, quiere visitar tiendas, atracciones turísticas, supermercados, teatros, centros de esparcimiento y preguntarles qué pueden hacer para mejorar sus instalaciones.

También quiere que el acceso a los baños se atienda a una escala todavía mayor.

"El acceso al baño es muy importante. Nadie compraría entradas para el teatro o iría a cenar a un restaurante si no hubiera baños. Sí, eso es exactamente a lo que nosotros nos enfrentamos", dice.

"Mi hijo fingió estar enfermo el año pasado para no ir al cine con sus amigos, porque sabía que no había baños en la ciudad".

"El acceso al cine también es deplorable. Tiene un espacio marcado al final de una línea de asientos, en un lugar que rompería cualquier cuello. Si necesitas a alguien que te lleva y con tu grupo de amigos sólo puedes sentarte junto a tu acompañante porque sólo hay un lugar junto al tuyo. ¿Por qué no pueden quitarse asientos de otros lugares de la sala para que los usuarios de sillas de ruedas puedan ir con sus amigos?".

"Mi hijo merece lo mejor de la vida. Todos lo merecemos. Eso es lo que significa la igualdad", finalizó Rachel.

Este artículo se publicó originalmente en The HuffPost UK.