MÉXICO

¿Soltero, sin saber cocinar? Tu sándwich de atún podría ser un lujo... Y no solo es por el cambio climático

Dos especies de atún en el Pacífico, básicos para las mesas mexicanas, están en serios problemas.

05/12/2017 2:07 PM CST | Actualizado 05/12/2017 3:00 PM CST
LA Times via Getty Images

Mi madre me cuenta que cuando era niña la sección de ultramarinos de las tiendas contaba con un producto llamado angulas, la cría de anguilas europeas que solía venderse enlatado. La gente compraba las latas a un precio similar al del atún enlatado para hacer bocadillos para el almuerzo.

Hoy día, si uno busca este producto por internet (los supermercados tienen años de no venderlo) encuentra uno lo siguiente:

Cortesía

¿Es posible que el precio de la lata de atún llegue costar algo similar en el futuro?

Imposible predecirlo con precisión, pero información de organismos internacionales mostrada durante la presentación de la base de datos especializada en ecosistemas marinos Datamares, el pasado septiembre, indica que dos especies de atún en el Pacífico básicos para las mesas mexicanas están en serios problemas: el atún de aleta azul (Thunnus thynnus) y el atún aleta amarilla (Thunnus albacares).

De acuerdo con el Dr. Octavio Aburto-Oropeza, académico asociado en el Instituto de Oceanografía Scripps, quien participó en dicha presentación, el Océano Pacífico provee casi la totalidad del atún que se consume en el país. Dicho consumo comenzó a expandirse en la década de 1980 tras las crisis económicas que elevaron el precio de las carnes rojas, así como un embargo a la importación de atún mexicano hacia Estados Unidos. Esto forzó el desarrollo de un mercado interno por medio de campañas publicitarias que todavía hoy algunos recordamos.

El éxito en el consumo interno de atún elevó la producción de atún, de acuerdo con datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), cuyos datos más recientes son del año 2010.

HuffPostMx

Pero México no es el único país que ha experimentado un incremento en la pesca de atún. Japón, China y Estados Unidos incrementaron sensiblemente la pesca de atún en alguna medida por al incremento en la popularidad de platillos que lo usan como ingrediente base, como el sushi y el sashimi.

Esto ha hecho que para mantener el volumen de captura, las flotas pesqueras que barren el Pacífico capturan ejemplares de cada vez menor peso. Esto lo ha verificado la Comisión Interamericana del Atún Tropical (CIAT), organismo que reúne a los estados que pescan cantidades sustanciales del atún aleta amarilla.

HuffPostMx

El mismo análisis indica que los atunes de esta especie que se pescan en el Pacífico son cada vez más pequeños.

HuffPostMx

Para el Dr. Aburto-Oropeza, extraer peces tan jóvenes reduce el potencial reproductivo de la especie, "es como si nos comiéramos las semillas de maíz antes de cultivarlas. Saciamos el hambre del presente pero comprometemos las cosechas futuras".

De hecho en abril del año pasado el International Scientific Committee for Tuna and Tuna-like Species in the North Pacific Ocean (ISC), organismo científico que analiza a los del norte del Pacífico reportó el año pasado que la población de atún de aleta azul en la región es apenas el 2.6% de su población original estimada. Los humanos estamos por acabar con esta especie de atún.

Pero las malas noticias no terminan allí. El cambio climático está incrementando las temperaturas del Océano Pacífico, lo que a su vez causa variaciones en el tamaño del plancton marino, base de la cadena alimenticia de la que se nutren los atunes.

Un estudio del Banco Mundial describe que entre las consecuencias más notorias del cambio climático en el ecosistema del atún, está la posible redistribución de los cardúmenes atuneros hacia latitudes más altas, en busca de aguas más abundantes en alimento y un encarecimiento del pescado, especialmente de los ejemplares más grandes, usados para sushi y sashimi.

El aumento en el costo del atún comienza a hacerse visible en este producto según datos del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), lo que obliga a los productores a recurrir a estrategias como reducir el tamaño de la lata más vendida, que pasó de 170 gramos a 130 gramos entre 2012 y 2013.

Discretamente nos movemos hacia un futuro donde el atún será la nueva angula: un producto disponible solo en el monitor de la computadora.

HuffPostMx