ENTRETENIMIENTO

Rusia fuera de los Juegos Olímpicos de Invierno Pyeongchang 2018 por dopaje

Otro 'extraño' caso en el que la mano negra del gobierno estuvo involucrada.

05/12/2017 7:24 PM CST | Actualizado 05/12/2017 8:29 PM CST
Getty Images/iStockphoto
Playing a game of curling. Olympic Winter games

El Comité Olímpico Internacional (COI) suspendió a Rusia de los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang debido al dopaje institucional que sucedió entre 2011 y 2015. En medio quedaron los Juegos de Invierno de Sochi 2014.

A su vez, anunciaron que Vitali Mutko, ministro de Deporte de Rusia, quedó fuera de cualquier asunto relacionado con los Juegos Olímpicos de por vida.

"Se trata de un ataque sin precedentes contra la integridad de los Juegos Olímpicos y del deporte. La comisión ejecutiva del COI tomó estas decisiones proporcionadas debido a la manipulación sistemática, pero protegiendo a los deportistas limpios", manifestó Thomas Bach, presidente del COI, en conferencia de prensa.

Detalló que los deportistas rusos podrán competir bajo criterios muy estrictos, así como representado una bandera neutral.

Al respecto, Grigori Ródchenkov, antiguo director del laboratorio antidopaje de Moscú y principal informante de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), aseguró estar orgulloso de la labor del COI.

Ródchenko denunció la existencia de un programa gubernamental que buscaba omitir todos los casos positivos en los Juegos de Sochi en 2014. Por motivos similares, más de cien deportistas rusos no pudieron participar en los Juegos Olímpicos de Río (2016) y los que sí, lo hicieron con una bandera neutral y tampoco pudieron entonar el himno ruso.

"Estos atletas invitados podrán participar, tanto en las modalidades individuales como en las de equipo, con el nombre de 'Atletas Olímpicos de Rusia' y bajo el uniforme y bandera olímpica, sonando el himno olímpico en cualquier ceremonia de celebración que participen", informó el COI en un comunicado.

Thomas Bach aseguró que una comisión especial elegirá a los atletas rusos que estén 'limpios' para que puedan competir.

Ante la insistencia de la prensa, Bach tuvo que negar que hubiera tratado la posible exclusión rusa de los Juegos con el presidente ruso, Vladímir Putin, que ha negado en los últimos meses hasta la saciedad la existencia de un programa estatal de dopaje en este país y denunció una campaña política contra el deporte ruso.