INTERNACIONAL

Las Abuelas de Plaza de Mayo anuncian la recuperación de la nieta 126

Nunca es tarde para encontrar a una nieta desaparecida.

05/12/2017 3:06 PM CST | Actualizado 05/12/2017 3:07 PM CST
Eitan Abramovich/Getty Images

Fue un minuto de aplausos ensordecedor en la asociación de Abuelas de Plaza de Mayo en Buenos Aires, después de que la presidenta Estela de Carlotto pronunció las palabras que llenan de esperanza a muchos familiares que buscan a sus desaparecidos. Ante un salón repleto de personas, Carlotto dijo: "bienvenida nieta 126".

Este martes 5 de diciembre, las Abuelas de Plaza de Mayo anunciaron la restitución de la hija de Violeta Graciela Ortolani y de Edgardo Roberto Garnier, desaparecidos durante la dictadura argentina el 14 de diciembre de 1976 y el 8 de febrero de 1977, respectivamente.

La nueva nieta recuperada nació en el cautiverio de su madre y vivió durante cuarenta años sin conocer que las personas que la habían criado en realidad no eran sus padres biológicos, hasta que alguien de su entorno le confesó. A partir de ahí, se acercó al área de Presentación Espontánea de Abuelas de Plaza de Mayo para saber quiénes eran sus verdaderos papás.

José Beltrán
El martes 5 de diciembre las Abuelas de Plaza de Mayo anunciaron que encontraron a la nieta 126.

Después pasó por la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (CONADI) y por el Banco Nacional de Datos Genéticos en donde se realizó análisis de sangre, sin que tuviera noticias en los siguientes meses.

"Seguí mi vida y tenía que aprender a vivir sin ese pedacito de rompecabezas que no estaba y que era tan importante", contó la nieta, hasta que el lunes en la mañana recibió una llamada de la CONADI y la citaron.

"Empecé a sospechar lo que podía llegar a ser, me puse muuuuuuuy ansiosa", dijo la nieta.

"Tengo una abuela, no lo puedo creer. Con cuarenta años tengo una abuela, es una genia, ya la quiero". - Nieta 126 restituida.

Después de ir a la CONADI y de que le dijeran su verdadero origen, todo cambió para ella. "Se me completó la vida, la sensación fue muy distinta, de pensar que había sido abandonada, regalada, no deseada, a sentir que soy una persona muy querida, muy buscada".

Hoy fue uno de los días más especiales en la historia de Las Abuelas de Plaza de Mayo, con el anuncio de la recuperación de la nieta número 126, un mes y medio después de que cumplieron cuarenta años en la búsqueda de sus nietos y de que lo festejaron como mejor saben: con la recuperación de otra nieta.