MÉXICO

El PRI está fraguando un fraude en 2018 y reprimir con militares: activistas

Manifestantes que se pronunciaron contra la Ley de Seguridad Interior al exterior del Senado sostienen que el actual régimen busca imponerse por la fuerza como ocurre actualmente en Honduras

05/12/2017 10:38 AM CST | Actualizado Hace 10 horas
Manuel Hernández Borbolla.

"Se quieren imponer, no quieren soltar el poder", grita un manifestante a las afueras del Senado de la República en protesta por lo que se perfila como la inminente aprobación de la Ley de Seguridad Interior.

Entre los manifestantes que buscan cercar el Senado se encuentran el padre Alejandro Solalinde, el exdiputado por el PT, Gerardo Fernández Noroña, y Omar García, sobreviviente de la noche de Iguala del 26 de septiembre de 2014.

En entrevista con el HuffPost, los tres consideran que la aprobación de la ley es una medida política del PRI y sus aliados para mantenerse en el poder y contener la protesta social ante un posible fraude electoral.

Quizá por ello, el padre Solalinde califica como preocupantes las críticas que apenas ayer hicieron los secretarios de la Defensa (Salvador Cienfuegos) y Marina (Vidal Francisco Soberón), en torno a la propuesta de Andrés Manuel López Obrador de conceder amnistía a narcotraficantes para pacificar el país.

Amnistía para narcos, la idea de AMLO.

"Es muy indicativo. Yo he estado reflexionando desde ayer esas declaraciones y no les corresponde a ellos, que lo diga el Ejecutivo, no ellos", señala.

"Es un mal signo, pésimo signo que las fuerzas armadas se unen para atacar al principal oponente político del sistema imperante. Es terrible, un mal signo. Una intromisión de las fuerzas armadas donde no deben", agrega Solalinde.

"Es claro que el próximo fraude que piensan fraguar en 2018 por supuesto que no nos vamos a quedar con los brazos cruzados. Claro que no, el pueblo de México está harto de eso", asegura.

"Si piensan que va a ser como en Honduras que van a apaciguar a todo mundo, no, todavía no se ha apaciguado, están calculando mal y México tampoco lo va a hacer", afirma.

Del 68 para acá ha habido pruebas de que el Ejército sí ha participado en tareas de represión, ahora con las tareas que les ha impuesto el supuesto comandante supremo de las fuerzas armadas, que no entiende nada de nada, se convierte en un arma contra nosotros".Alejandro Solalinde.

Al referirse a las críticas en torno a la propuesta de López Obrador y la propuesta de Morena de aprobar una Ley de Seguridad Interior en otros términos a la impulsada por el PRI, Solalinde asegura que no ha hablado con él, pero interpreta que AMLO no entrará en "en el juego de una guerra contra el narcotráfico".

"Yo creo que es razonable", sostiene Solalinde, quien sin embargo, considera que López Obrador tiene que aclarar su postura ante lo confuso del mensaje.

Para Gerardo Fernández Noroña, el problema tiene que ver con la manera en que el actual régimen ha desatado una nueva campaña mediática contra López Obrador con el objetivo de imponer al candidato del PRI, José Antonio Meade.

"Hay una campaña contra López Obrador, quien no habló de amnistía al narco, están mintiendo. Están haciendo una campaña feroz en su contra y el secretario de la Defensa y la Marina salen a decir que no debe hacerse esa amnistía cuando han bañado en sangre al país, cuando llevan 11 años ilegalmente en la calle, y por eso la presión para aprobar la Ley de Seguridad Interior, dice Noroña.

Lo que quieren hacer es imponer el estado de sitio a siete meses de la elección, y además están participando las fuerzas armadas en el proceso electoral que se avecina, una cosa gravísima."Gerardo Fernández Noroña.

"Hay la decisión de reprimir, atemorizar a la población y suspender derechos y garantías constitucionales, pero si además los secretarios de la Defensa y la Marina se convierten en un político más a favor de Meade y su imposición, está rompiéndose todo el marco institucional ya de por sí, absolutamente vulnerado. Están generando condiciones muy peligrosas", concluye mientras permanece sentado en el intento de un cerco al Senado.

Para Omar García, sobreviviente del ataque contra los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, queda claro que los más afectados por la aprobación de la ley serán las organizaciones sociales que protestan contra el gobierno y que ahora quedarán más vulnerables ante una ley que abre la puerta para que el Ejército cometa todo tipo de abusos de manera impune.

"Nosotros lo vivimos en Ayotzinapa el 26 de septiembre. Hemos visto todo lo que hace el Ejército en Guerrero que es uno de los estados más militarizados. ¿Cuál respeto a los derechos humanos? ¿Cuáles protocolos? ¿Cuál capacitación? Contrario a sacar a los militares deberían capacitar a las policías. Llevan 10 años diciendo que lo van a hacer y no lo hacen. ¿Cuándo vamos a ver al ejército fuera de las calles? Jamás", señala.

Chilapa, el municipio secuestrado: Las comunidades que el narco desplazó

"Los priistas están garantizando su posición en el poder, no quieren salirse de ahí", agrega García.

"Lo que está pasando en Honduras, que la gente se opone a un fraude electoral o una imposición del dictador, aunque acá no es una persona sino un partido, el PRI, les va a servir para eso", dice.

Esto no se trata de cuestiones jurídicas, es una medida política que se hace para perpetuarse en el poder, justo en año electoral. Lo que no puedan por las urnas lo van a hacer por la fuerza, de manera legal".Omar García, sobreviviente de Ayotzinapa.

Asegura que la militarización no sólo implica la presencia de uniformados en las calles, sino también infiltrados, labores de inteligencia y paramilitares.

"Imagínate cuánto han hecho en 10 años de labor de inteligencia, a cuántos activistas, a cuántos luchadores sociales tienen ya identificados. Ahora si se aprueba la ley, seguramente van a ir de manera selecta, con el principio de prevención. Ellos podrán hacer cualquier cosa justificando que hay un brote de violencia o si se ponen en riesgo las instituciones en tal estado", afirma García.

"Los más afectados son las organizaciones sociales, los sindicatos, las organizaciones campesinas... todos los que siempre andamos marchando somos los más afectados con esta ley de Seguridad Interior. En la ciudad no tanto porque aquí está más visibilizado. ¡Pero no están acá! ¿Por qué protestamos contra cosas que no tienen sentido y no protestamos contra algo que nos afecta directamente. Aquí deberían estar 10 mil, 100 mil personas. ¿Dónde está el SME, la CNTE, todos los que siempre andamos?", cuestiona.

::.