INTERNACIONAL

Disturbios, muertos e incertidumbre en Honduras a la espera del nuevo presidente electo

El país ha vivido tres días de manifestaciones violentas que, según versiones de medios locales, han dejado al menos siete víctimas.

02/12/2017 12:54 PM CST | Actualizado 02/12/2017 12:55 PM CST
Jorge Cabrera / Reuters

Honduras permanece este sábado con la incertidumbre por la demora para conocer al nuevo presidente electo en los comicios del 26 de noviembre, y ambiente tenso tras la entrada en vigor de un Estado de excepción que regirá durante 10 días.

En Tegucigalpa, muchas personas buscaban abastecerse de alimentos, agua y otras necesidades en supermercados y mercados populares, mientras que otras hacían largas filas con sus vehículos en estaciones expendedoras de combustibles, aunque en algunas zonas se percibía una aparente calma.

AFP/Getty Images

Varios supermercados y otros negocios de la ciudad han abierto, pero otros permanecen cerrados y en algunos su personal trabaja en labores de limpieza porque fueron saqueados e incendiados.

En otros puntos, militares y personal municipal del tren de aseo trabajaba en la limpieza de calles y bulevares por la enorme cantidad de basura que dejaron las manifestaciones iniciadas el miércoles por un presunto "fraude" que según el candidato de la Alianza de Oposición, Salvador Nasralla, se está fraguando contra él.

AFP/Getty Images

Neumáticos quemados, postes del tendido eléctrico, rocas, troncos de árboles y otro tipo de basura son visibles todavía en varios puntos de la capital hondureña, donde al igual que en otras ciudades importantes del país también hubo vandalismo.

Edgard Garrido / Reuters

El estado de excepción decretado por el Ejecutivo que preside Juan Orlando Hernández -quien además es el candidato del gobernante Partido Nacional- restringe la movilización de personas y rige de las 18:00 a las 06:00 horas locales (00:00 a las 12:00 GMT).

"Voy a ver si encuentro abierto el supermercado que queda un poco cerca de mi casa", indicó a Orfilia Padilla, en la residencial Lomas de Toncontín, en el extremo sur de la capital.

Agregó que en su casa están "muy preocupados por lo que está pasando" y que ahora no le importa quién ganará, sino "que haya tranquilidad" en el país.

"En mi familia votamos para elegir nuevas autoridades, no para que estuviéramos en esta crisis que se puede poner peor", añadió Padilla, de 49 años.

Stringer . / Reuters

Otro vecino del sur de Tegucigalpa, en el barrio América, Adolfo Vallejo, indicó que desde el jueves por la tarde se abasteció de alimentos, agua, linterna de mano y retiró un poco de dinero "por miedo a lo que está pasando".

Varios bancos anunciaron que al menos este sábado no abrirán ninguna de sus oficinas por la violenta situación que se generó el viernes, cuando varias instituciones bancarias fueron atacadas, una de ellas incluso incendiada en San Pedro Sula, norte, la segunda ciudad más importante del país.

Situación similar a la de Tegucigalpa, de trabajar para intentar volver a la normalidad, también se vive en otras ciudades del país luego de tres días de manifestaciones violentas que, según versiones de medios locales, han dejado al menos siete muertos.

Stringer . / Reuters

Para este sábado se espera que comience el escrutinio especial para conocer al nuevo presidente electo de los hondureños, que se ha demorado desde el viernes por la ausencia de los representantes de la Alianza de Oposición.

Jorge Cabrera / Reuters

Hernández y Nasralla se autoproclamaron presidente electo el mismo día de las elecciones, sin que el ente electoral hubiera dado su primer informe oficial, lo que hizo hasta en la madrugada del lunes, creando la demora e incertidumbre entre los hondureños.

El presidente Hernández suma el 42.92 % con el 94.35 % de mesas electorales procesadas, según el último registro en la página web del Tribunal Supremo Electoral, mientras que Nasralla aparece con el 41.42 % de los votos.