NEGOCIOS

Elaboran política pública para dar a 'ninis' alternativas de empleo y educación

El 22.1% de los jóvenes mexicanos entre 15 y 29 años no estudian ni trabajan.

01/12/2017 4:42 AM CST
daniel rodriguez
.

Todo empieza con la frase 'tomaré un año sabático para pensar qué haré con mi vida' y termina con un adolescente sin escuela ni empleo, con un nini. Aunque no parece muy grave, esta condición puede convertirse en un factor determinante de la pobreza.

Los jóvenes que abandonan sus estudios, tienen pocas competencias y enfrentan cada vez mayores dificultades para encontrar un empleo, reveló un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) sobre este sector de la población.

El 22.1% de los jóvenes mexicanos entre 15 y 29 años no estudian ni trabajan ni se capacitan, lo que coloca a México en el quinto lugar con el mayor número de ninis entre los países de la OCDE.

Para evitar el incremento de esta población, un grupo de organizaciones sociales civiles integradas en Acción Ciudadana Frente a la Pobreza desarrolló una propuesta de política pública de formación para el trabajo para llegar a 11 millones de ninis en México.

"La falta de escolaridad y el escaso acceso al empleo remunerado coloca a estos jóvenes en condiciones de vulnerabilidad e incrementa la probabilidad de conductas de riesgo: adicciones, delincuencia, embarazos adolescentes o muy cerca de la violencia, incluso en ocupaciones que ofrece el crimen organizado", informó la asociación.

La propuesta de política pública está basada en el programa Jóvenes con rumbo, ejecutado por las organizaciones YouthBuild México en alianza con Servicios a la Juventud (SERAJ) y Jóvenes Constructores de la Comunidad (JCC), las tres integrantes de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza.

Se trata de un plan diseñado con tres componentes: académico, laboral y psicosocial, que, a través de herramientas, permite que los jóvenes puedan adquirir "competencias laborales y habilidades 'blandas' para la vida", es decir, que se integren a la fuerza productiva.

Este programa, que fue evaluado en su implementación en Tijuana, Monterrey, Ecatepec y Mérida entre noviembre de 2016 a junio de 2017, involucra la participación de escuelas como el Tec de Monterrey, empresas como Camino Real y Nacional Monte de Piedad.

Con el programa, al que se han sumado 14 mil mexicanos desde 2013, los jóvenes obtienen certificados de estudio y empleos mejor remunerados, lo que las asociaciones consideran una alternativa "para uno de los factores determinantes de la pobreza que afecta a millones".

"La idea es que cada vez más estados adopten el programa y lo conviertan en política pública para beneficiar a una mayor cantidad de jóvenes y crear un ambiente más propicio para el crecimiento económico del país y también para la prevención social de la violencia", informó Acción Ciudadana Frente a la Pobreza en un comunicado.

Las asociaciones buscan que los gobiernos adopten la política pública, por lo que empujarán por que se lance una fase piloto para el programa para jóvenes mayores de 18 años sin educación media superior en Ciudad de México, Guanajuato y Chihuahua.