INTERNACIONAL

Ignorar al presidente Trump es una forma de vida en Estados Unidos

El periodista S.V. Dáte, corresponsal del HuffPost EU narró cómo es cubrir a Donald Trump.

29/11/2017 1:34 AM CST | Actualizado 29/11/2017 12:02 PM CST
Kevin Lamarque / Reuters
REUTERS/Kevin Lamarque

El periodista S.V Dáte narró un episodio en el que mientras el presidente de Estados Unidos salía de la Trump Tower en Nueva York, reporteros comenzaron a hacerle preguntas. Aunque ninguna conferencia (ni ninguna otra interacción pública) estaba planeada, Trump se tomó la libertad de improvisar y el general John Kelly lo miraba, notablemente incómodo, desde un extremo como esperando lo peor: no condenó las prácticas violentas de grupos supremacistas porque hay dos caras de la moneda. "Creo que la expresión de irritación del general Kelly después de las declaraciones de su jefe dijo más sobre la administración de Trump que nada".

El pasado 28 de noviembre, HuffPost presentó la mesa redonda "Cómo inspirar a que las audiencias se informen y se involucren en la transformación de su entorno", misma que fue inaugurada por la entrevista que Laura Manzo, nuestra editora en jefe, hizo a S.V. Dáte, corresponsal de la Casa Blanca para la edición de Estados Unidos del HuffPost.

¿Cuál fue la diferencia entre las campañas de Barack Obama y Donald Trump?

S.V. fue contundente: "Obama fue el candidato de las redes sociales". Explicó que Hillary Clinton (candidata demócrata) y Trump (candidato republicano), en cambio, se enfrentaron a audiencias más apáticas.

Detalló hechos sobre su experiencia como corresponsal de la Casa Blanca. "(En la administración de Obama) no pensaba qué podría pasar en el trabajo, tampoco me preguntaba si ese día iban a despedir a alguien.

(...) En 2008, Obama convocó a la gente joven, más que nadie en la historia. En esa elección, el mayor porcentaje de jóvenes votantes salió a la calle desde la Guerra de Vietnam. Por eso arrasó en la elección en 2008. En 2012, la gente volvió a votar por él, no como antes, pero salió a votar. Y eso bastó para que volviera a ganar. ¿Por qué? Los jóvenes se desilusionaron, pensaron que el mundo -como lo conocían- cambiaría y eso no pasa así de rápido".

¿Y Trump?

"En Estados Unidos tienes 50% de probabilidades de ganar la presidencia. Y cuando tienes un sistema político así, y la gente joven no sale votar, gana un personaje como el que nos gobierna hoy".

El periodista, que también es marinero, aseguró que si la gente hubiera votado como antes, Clinton hubiera ganado las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Fake news en el proceso electoral

"Ya lo saben todos, los rusos participaron en las elecciones de nuestro país. Esparcieron noticias falsas durante la campaña, como aquella en la que se informaba que Clinton estaba enferma con el Síndrome de Parkinson. Era falso, pero hubo gente que la creyó. Es irresponsable mirar las noticias y no cerciorarse de dónde viene la información.

No entiendo por qué, pero la gente creyó muchas de las mentiras que fueron publicadas, incluso por medios de comunicación conocidos como Fox News.

(...) Después de que Trump ganó la elección, las protestas en contra del candidato del partido republicano duraron tres días. Mucha gente salió a las calles, pero si esas personas hubieran salido a votar en primera instancia, el resultado electoral hubiera sido distinto".

Tenemos que entender que éste no es un juego, y ahora tenemos el presidente que tenemos.S.V. Date

"La gente no toma en serio su responsabilidad. Si estás dispuesto a salir a protestar por horas, podrías tomar media hora de tu tiempo para salir a votar".

La cobertura del HuffPost en Estados Unidos

"Personas que estaban en desacuerdo con la guerra que George W. Bush comenzó en Irak crearon un blog en 2005. El mensaje se empezó a esparcir y ahora conocemos al HuffPost.

(...) En este contexto, nosotros, los periodistas, pudimos haberlo hecho mejor. Nos equivocamos en ignorar a Donald Trump y relegarlo a las páginas de Entretenimiento. Es nuestra responsabilidad hablarle a gente que siente que no es apelada, tal como lo hizo Trump".

Los medios y la 'posverdad'

"El peligro de las nuevas métricas en medios (clics) es que la gente ya no sabe en qué creer. Ahora deciden en qué quieren creer, sin importar si la información sea veraz o no. Personalmente, si quiero conocer la verdad, escogeré siempre a los periódicos".

Asimismo, describió parte de su experiencia cubriendo la Casa Blanca. "Aunque mi idea es creerle a alguien hasta que me dé una razón para no hacerlo, nunca había tenido que cubrir a una persona tan deshonesta como ésta (Trump)", manifestó.

"Afortunadamente, estamos en un momento en que las noticias verdaderas tienen mayor peso que las mentiras de Trump. Nunca había pasado que toda la gente desconfiara tanto de un presidente".

Con respecto a la tensión de la relación bilateral entre México y Estados Unidos provocada, la mayoría de las veces, por el mandatario estadounidense, aseguró que el que México estuviera tan presente en su discurso no era "necesariamente negativo" para nuestro país. "Nuestro presidente no tiene un rango de atención muy grande. Por ejemplo, con el TLCAN, aunque se ha esforzado en derrumbar el acuerdo, nada de eso ha pasado, y no creo que llegue a suceder. Quizá mientras más recuerde a México sea más conveniente para evitar que tome otras decisiones".

"Una vez que el se nombró al general John Kelly jefe de gabinete, las cosas empezaron a cambiar. Fue ahí que entendí que más personas eran conscientes de que las cosas no estaban bien con Donald Trump".

Declaró que desde que Kelly se hizo cargo, se deshizo de mucha gente que trajo Trump en un principio. "Las cosas fueron más fáciles, sin embargo, es difícil que mucha gente quiere hacer lo correcto lo logre cuando la persona que dirige no tiene idea de qué está haciendo".

La libertad de expresión está en la era de Trump

"Trump sabe poco de la historia de su país, lo peor es que no le interesa respetar las libertades de la gente", dijo el corresponsal del HuffPost de Estados Unidos.

"La ventaja es que como lo que dice pocas veces tiene algo de sentido, la gente ya no lo toma en serio. Como medios, es imposible mantener el ritmo que dicta el presidente, porque en cualquier puede ponerse a ver televisión y a tuitear cosas sin sentido. Lo mejor que podemos hacer es ignorar lo que dice y esperar lo que la otra gente que está al mando tiene que decir".

El día a día de los estadounidenses funciona porque ignorar al presidente.

Dáte cuenta con más de tres décadas de experiencia en periodismo. Ha colaborado en medios como el Times Herald Record en Middletown, Nueva York; el Orlando Sentinel en Cabo Cañaveral, donde cubrió el programa espacial; para la Associated Press y el Palm Beach Post en Tallahassee.