ENTRETENIMIENTO

Elena Poniatwska asegura en la FIL de Guadalajara que a las mujeres se les minimiza

En puestos de trabajo, en la sociedad, gobierno...

29/11/2017 10:25 AM CST | Actualizado 29/11/2017 10:28 AM CST
Notimex

Su familia, los riesgos de ser periodista, la fortaleza y capacidad de las mujeres, la respuesta de la sociedad en los sismos de septiembre pasado, personajes a los que admira y el Premio Cervantes, fueron entre otros los temas que la escritora Elena Poniatowska (1932) compartió en la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara.

Durante la actividad "Mil Jóvenes con Elena Poniatowska", la también periodista cuya obra ha sido distinguida con numerosos premios, entre ellos el Cervantes en 2013, arribó al Auditorio Juan Rulfo acompañada de una lluvia de aplausos, al tiempo que se dijo "asustada, por miedo de meter la pata y yo a veces la meto".

Moderada y acompañada por la escritora Kiren Miret, Poniatowska Amor, ataviada con un vestido en color amarrillo canario y una sonrisa de oreja a oreja, arrancó su participación compartiendo una breve anécdota respecto a cómo fue que se convirtió en escritora.

"Yo nunca tomé una decisión así, mi madre era una mujer muy religiosa, que Dios te ponía las cosas en el camino, de tal manera que yo sí tenía ganas de ir a la universidad pero estudie en un convento de monjas en Philadephia, y cuando llegué a México tuve que revalidar mis estudios, y en 1953 llegué a (el periódico) Excélsior, donde trabajé al lado de Bambi, otra compañera, y así me inicié", dijo.

La autora de obras como Hasta no verte Jesús Mío aclaró que dentro del terreno periodístico lo suyo es cuestionar, "de preguntarle al otro, de que el otro siempre tiene más autoridad y conocimiento del que yo pueda tener, entonces me cuesta trabajo decir lo que pienso, pero ahora a mis 85 años ya debo de tener un pensamiento propio, pero lo mío es preguntar".

Notimex

Minutos después abordó el tema de las mujeres, y lamentó los feminicidios en el país, al tiempo que llamó a los jóvenes presentes a que creen protección para todas ellas, a fin de parar esa situación.

"Yo les pediría a los mil jóvenes que fueran los primeros en la protección, que como país nos convirtiéramos en el país de América Latina que más protege a las mujeres, y eso en Jalisco, que siempre han sido bravos y creativos, porqué no impulsar entre los jóvenes y con ellos la lucha contra la violencia en contra de las mujeres.

"Es grave que exista en México tanto feminicidio, ¿Por qué atacar y matar una mujer? En América Latina tenemos el número más alto de feminicidios y es un problema", insistió al pugnar porque México encabece el listado de protección a las mujeres.

De acuerdo con Poniatowska, a las mujeres se les minimiza en puestos públicos, académicos y otros instancias, y lanzó algunas preguntas:

"¿Por qué en El Colegio Nacional no hay mujeres? ¿Por qué les cuesta todo mucho más? Siento que cuando acceden al poder adoptan la conducta dictada por los hombres y se olvidan de sus compañeras por completo. Me parece importante el apoyo, que nos demos nosotras apoyo", comentó.

Más adelante la también Premio Rómulo Gallegos 2007 respondió algunas preguntas de los jóvenes presentes, inquietos, sobre todo en el tema de la sociedad y las mujeres.

Aseguró que es la gente, pero en especial las mujeres, la que siempre han tenido la capacidad de fortaleza, valentía y renovación en los malos momentos.

"Yo voto siempre por una mujer, y en especial las pobres si tienen un hijo, incluso recogen a otros niños, lo levantan y lo sacan adelante", destacó la autora para pasar a la respuesta de la sociedad durante los sismos de septiembre pasado.

"Políticamente volveríamos a ser los mismos, una gente que sufre o se encuentra sin casa no volvería a ser el mismo, estos terremotos nos marcan, nos marca el que seamos tantos en el Distrito Federal, lo cual dificulta la vida, nos marca la falta de agua, nos marca nuestras fallas y carencias", expuso.

Enseguida se refirió al Premio Cervantes de Literatura, el cual dijo haberle traído muchas emociones y alegrías, pero también señaló que hubo otros que no vieron con buenos ojos el que recibiera tal galardón.

"Fue una sorpresa, pensé que era una llamada de la revista de (el periódico español) El País, donde colaboró algunas veces, hasta que el presidente (del jurado) me dijo que había ganado. Mucha gente criticó el que me lo hayan otorgado, que fue una equivocación porque soy periodista, pero al final fue un gusto porque asistí con mi familia, fue una fiesta y para mí también", expresó.