MÉXICO

Tras imponer a su candidato, Videgaray confirma su poderío en Los Pinos

El destape de José Antonio Meade como candidato presidencial del PRI, primero por Videgaray y posteriormente por el presidente Enrique Peña, posiciona al canciller como el ganador de la disputa que vivió a lo largo del sexenio frente al grupo de Miguel Osorio Chong.

27/11/2017 1:53 PM CST | Actualizado 27/11/2017 4:38 PM CST
Lucy Nicholson / Reuters

Nada ni nadie pudo hacer mella al poder de Luis Videgaray a lo largo del actual sexenio. Tras destapar a José Antonio Meade como candidato presidencial del PRI, adelantándose incluso al presidente Enrique Peña Nieto, el canciller confirmó su posición como el hombre más poderoso de Los Pinos, tras imponerse al grupo encabezado por el titular de la Secretaría de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

Desde el inicio del actual sexenio, el gabinete federal estuvo dividido en dos bandos. El grupo comandado por Luis Videgaray al frente de la Secretaría de Hacienda y el llamado Grupo Hidalgo comandado por el titular de la Segob.

"Por diseño, el gabinete del presidente Enrique Peña Nieto se construyó sobre dos secretarios de Estado que concentran el poder y distribuyen el juego administrativo. Por decreto, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, es el jefe del gabinete, pero en la práctica cotidiana, hay otro jefe de gabinete en las sombras, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray. Uno para la política coyuntural y la seguridad, y el otro para la economía y la política estratégica. Son los dos pilares del presidente. El primero es su amigo y camarada de múltiples acciones políticas desde que eran gobernadores; el segundo es su principal estratega y álter ego con quien cada noche tiene acuerdo en Los Pinos para revisar lo que hubo, lo que viene, y lo que hay que hacer", escribió el periodista Raymundo Riva Palacio en 2014.

Sin embargo, con el paso del tiempo Videgaray fue desplazando poco a poco al grupo de Osorio Chong en la toma de decisiones, tal como quedó claro con la salida de Jesús Murillo Karam al frente de la PGR, el relevo del titular de la SEP que pasó de manos de Emilio Chuayffet a Aurelio Nuño, o la remoción de la entonces titular de la SRE, Claudia Ruíz Massieu, por el mismo Videgaray, tras la polémica invitación realizada por éste último a Donald Trump para que visitara Los Pinos todavía como candidato a la presidencia de Estados Unidos.

Y mientras Osorio perdía posiciones, Videgaray fortalecía sus cuadros dentro del gabinete, primero con la llegada de José Antonio Meade al frente de la SHCP y la llegada de José Antonio González Anaya a Pemex. De este modo, el paso de González Anaya a la Secretaría de Hacienda, representó otro triunfo para Videgaray.

De este modo, Videgaray salió fortalecido a pesar de los pobres resultados de las reformas estructurales, su desencuentro con el sector empresarial, el incremento de la deuda pública o su política confrontacionista como "aprendiz" de canciller.

Pero quizá ningún acto fue tan contundente del poderío de Videgaray como la manera en que destapó a José Antonio Meade como candidato presidencial del PRI antes que el mismo presidente Peña Nieto. Un destape en el que Meade fue elogiado y comparado incluso con el fundador del PRI, Plutarco Elías Calles y que algunos analistas calificaron como un hecho atípico en la "liturgia priista".

Rocha/LaJornada
Neomaximato

El domingo 26 de noviembre se filtró a los medios que Osorio Chong desistía en su intento por obtener la candidatura presidencial al mismo tiempo que se anunciaba un relevo en la Secretaría de Hacienda para que Meade recibiera el espaldarazo oficial por parte del presidente Peña.

"Al final, es un hecho que en la forma todo el priismo se disciplinará a partir de hoy a las 10 cuando José Antonio Meade se convierta en precandidato al renunciar a Hacienda y, tras su registro esta semana, en futuro candidato del PRI", escribió el periodista Salvador García Soto en El Universal.

"Pero al interior, sin atreverse a hablar públicamente por miedo al poder presidencial, hay priistas de cúpula que sostienen que fue Videgaray quien decidió la sucesión, que Peña se sometió a la imposición del canciller, y que, aunque muchos no lo expresen abiertamente, la inconformidad con un candidato que esos grupos "duros" del priismo identifican más cercano al PAN que al priismo, provocará una forma de ruptura silenciosa que llaman huelga de brazos caídos", añadió.

Con la candidatura presidencial de Meade, Videgaray logró imponer a su amigo personal por encima incluso de Aurelio Nuño, quien figuraba como el preferido del presidente Peña Nieto. Un acontecimiento que parecía confirmar a Videgaray como el hombre más poderoso de Los Pinos.

::.