MÉXICO

Y cómo fue que Mancera se quedó sin premio en el Vaticano

14/11/2017 2:11 PM CST | Actualizado 14/11/2017 2:11 PM CST
Carlos Tischler/NurPhoto via Getty Images

El Gobierno de Ciudad de México anunció con bombo y platillo que el jefe capitalino, Miguel Ángel Mancera, recibiría el pasado sábado 11 de noviembre el premio internacional "Giuseppe Sciacca", por su experiencia con el programa "El Médico en Tu Casa". Sin más, su nombre fue retirado de la lista de galardonados.

Nadie lo esperaba, ni el secretario de Salud de CDMX, Armando Ahued, quien en representación de Mancera viajó al Vaticano días antes para entregar una carta al papa Francisco con un mensaje del funcionario:

"Me es muy grato poner en sus manos información general de este programa de salud que es cercano, respetuoso, dignifica a la persona e involucra a los jóvenes profesionistas para ser conscientes de su responsabilidad personal y con la sociedad", informó el propio gobierno.

Secretaría de Salud CDMX

Castigo, ¿divino?

El día de la premiación estaba por llegar. Para sorpresa de Ahued (encargado de recibir el premio), el nombre de Mancera fue borrado de la lista, sin que los organizadores del Giuseppe Sciacca ofrecieran una explicación.

De acuerdo a la columna A Mancera le cancelaron el premio desde aquí, de Joaquín López Dóriga, la presidencia del jurado determinó dos días antes no entregar el galardón, debido a que el gobierno de Mancera apoyó el aborto en CDMX.

"El punto es que el conflicto se originó en México, cuando a niveles episcopales reprocharon cómo era posible que, aunque el premio no era de la santa sede, fuera a reconocer a un gobierno que había promovido la interrupción del embarazo, el aborto, escribieron, que había cumplido diez años, lo que Mancera celebró en su cuenta de Twitter y que Ahued había sido su impulsor", señala López Dóriga.

En ello coincide Enrique Galván Ochoa, quien en columna con La Jornada, añade que los jurados también pusieron atención en cómo el jefe capitalino ha actuado frente al sismo y sus damnificados.

"Otra versión tiene que ver con la actuación de Mancera frente a los damnificados por los sismos de septiembre pasado. Su insensibilidad y falta de humanitarismo. Quiere hacer de la reconstrucción otro negocio, de la mano de sus amigos del cártel inmobiliario. Quiere que la reconstrucción se haga con base en créditos, y mucha gente quedó en el desamparo, sin dinero para comer, menos para contratar préstamos. Eso no va con el papa, que hizo un generoso donativo. Y sigue fluyendo la ayuda internacional –incluso 750 mil dólares de la Fundación Rockefeller. ¿En los bolsillos de quién van a quedar?", escribe.

HuffPost preguntó al GCDMX su versión sobre lo ocurrido, pero no recibió información hasta la publicación de este contenido.