NEGOCIOS

El desastre financiero de lo estados: gastan de más y se endeudan mucho

Se gastaron 139% más en comunicación social y 16% más en burocracia.

14/11/2017 1:44 PM CST | Actualizado 14/11/2017 4:04 PM CST
Getty Images/iStockphoto
Dinero mexicano, 500 pesos, dentro de una esfera siendo inspeccionado por una lupa

Aunque hay una ley que los obliga a ser muy transparentes con sus finanzas, la mayoría de los gobiernos estatales en México no entregan a tiempo sus reportes financieros y, cuando sí, los resultados son desastrosos: recaudan más de lo reportado, gastan de más y se endeudan mucho.

Desde 2007, la Ley General de Contabilidad Gubernamental obliga a los estados a publicar la información financiera que permite monitorear el ejercicio del gasto de sus recursos cada tres meses.

Para vigilar qué tanto cumplían los estados con esta ley, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) construyó un indicador que mide qué tan transparente son los estados con sus finanzas y cómo se gastaron ese dinero entre 2015 y 2016.

Con el Índice de Información del Ejercicio del Gasto (IIEG) evaluaron si los estados estaban reportando sus finanzas conforme a lo que dice la ley -cada trimestre, con el mismo formato (homologación) y la misma información (armonización)- y, también, cómo se gastaron los recursos.

De las 32 entidades en México, sólo seis cumplieron (en mayor y menor %), 20 lo hicieron a medias (entre 45 y 74%) y seis lo hicieron muy mal (debajo de 40% de cumplimiento).

Los estados en rojo son: Guerrero (13.9%), Baja California Sur (25%), Estado de México (37.5%), Ciudad de México (37.8%), Michoacán (39.2%) y Chihuahua (39.9%). En contraparte, los tres más transparentes son Tabasco​ ​(86%),​ ​Campeche​ ​(83%) y ​Puebla​ ​(81%).

IMCO

Todo mal en México

Sabemos que pocos estados son transparentes con sus finanzas, pero otra historia es qué tan bien se gastan el dinero de los mexicanos.

Con el IEGG, el IMCO descubrió que además de opacos, los gobierno estatales tienen un desastre con sus finanzas: subestiman ingresos, gastan más de lo presupuestado y se endeudan más de lo planeado. "Refleja una mala planeación y falta de control de las finanzas públicas estatales", informó el IMCO.

El ingreso de los estados en 2016 fueron mayores a los contemplados en el presupuesto y el dinero excedente no sabemos a dónde se fue.

Los estados recaudaron 251 mil 460 millones de pesos extras, 15% más a lo programado en el presupuesto. Sin embargo, la Ley de Disciplina Financiera estipula candados para esos recursos que solo aplican a 11 entidades.

Los recursos extra, que son un poco más del presupuesto total del Estado de México (221,285.7 mdp), alcanzaría para pagar el 49% del saldo de la deuda pública estatal (515,089 mdp) o con sus propios ingresos​ ​excedentes​ ​11​ estados​ ​hubieran​ ​podido​ ​pagar​ ​su​ ​deuda.

imco
Los 11 estados sujetos a criterios de distribución de ingresos excedentes.

En el gasto, los gobiernos estatales constantemente se pasan de los recursos asignados.

En 2016, las entidades se gastaron de más 223 mil 726 millones de pesos, 14% más de lo aprobado en el presupuesto. Lo que equivale al saldo total de la deuda de 26 estados (212,136 mdp).

Además, gastan menos en lo importante y más en lo que podría pasar a segundo plano. En 2016 los estados se pasaron 5 mil 534 millones de pesos (139% más de lo presupuestado) en comunicación social y 84,124 millones de pesos en burocracia (16%), mientras que ejercieron 9% menos (10,606 mdp) en infraestructura.

Y la deuda crece y crece. Las entidades federativas contrataron 20,186 millones de pesos de deuda adicional a la estimada, 86% más de lo presupuestado en 2016.

¿La razón de este desastre? Sí, se debe a los malos manejos de los gobiernos estatales, pero también a la aprobación en los congresos locales de presupuesto que no están apegados a la realidad. Por esto, el IMCO recomienda:

-Que los congresos NO aprueben presupuestos irreales.

-Que los gobiernos estatales publiquen en tiempo y forma su información financiera.

-Sancionar las variaciones injustificadas entre el presupuesto aprobado y el monto del gasto.

-Eliminar la discrecionalidad con la que los estados pueden disponer de los ingresos excedentes.

-Eliminar el uso de efectivo en las administraciones estatales con el propósito de dar mayor seguimiento y veracidad a la información reportada.

-Impulsar auditorías en tiempo real para detectar irregularidades al momento de la ejecución de los recursos públicos.

-Fortalecer las sanciones de la Ley General de Contabilidad Gubernamental.