MÉXICO

Esta mamá no quiere que el abuso sexual a su hija en el Colegio Williams quede en el olvido

Las autoridades federales y locales evaden su labor de investigar y deslindar responsabilidades en un caso que una mujer no quiere que se quede en la impunidad.

13/11/2017 4:18 PM CST | Actualizado 13/11/2017 4:23 PM CST
HuffPostMéxico/Francisco Cedano

¿Dónde está Abram Delgado Juárez? Xóchitl Almendra Hernández Torres se hace esta pregunta todos los días por ser la madre de Tefany, una niña de tres años víctima de abuso sexual por parte del maestro de educación física dentro de las instalaciones del Colegio Williams en el plantel Mixcoac.

Ella lo busca de manera oficial por todos lados. Las autoridades del colegio simplemente le dicen que él ya renunció. En la Administración Federal de Servicios Educativos de la Secretaría de Educación Pública, la funcionaria Mónica Hernández Riquelme, le informó el 1 de septiembre que Abram Delgado Juárez acababa de obtener una plaza como docente de la SEP por haber acreditado los exámenes correspondientes. Asimismo, le dijeron que, por el caso de Tefany, en la SEP verificarían que él no estuviera impartiendo clases frente a un grupo.

Pero del destino del presunto abusador, nadie dice nada.

HuffPostMéxico/Francisco Cedano
Xóchitl Almedra libra una batalla contra autoridades escolares y judiciales para que el caso de abuso sexual contra su pequeña hija no quede en la impunidad.

"¿Dónde está? ¡Ésa es la pregunta!" declara Xóchitl Almendra a HuffPost México. El cansancio en su rostro es notorio, pero eso no merman sus ganas de buscar justicia para su hija y, por ende, para muchos otros niños en circunstancias similares. Por eso desde junio pasado (fecha en que realizó la denuncia correspondiente ante la Procuraduría General de Justicia de CDMX con la carpeta de investigación CI-FDS/FDS-6/UI-FDS-6-03/00707/06-2017), ella se divide en dos para continuar con su trabajo como abogada en un juzgado en materia administrativa; y para asumirse como investigadora, buscando pistas que la lleven a encontrarse frente al agresor de Tefany.

"Estoy decepcionada de esa escuela porque tiene más de un siglo de existencia y yo confíe en ellos. No cuidaron a mi hija cuando yo pensé que estaba en las mejores manos. Ellos me dijeron que contrataron al profesor Abram en noviembre de 2016, pero el Registro Nacional de Profesionistas de la SEP señala que su cédula fue expedida hasta 2017 como Licenciado en Educación Física de la Escuela Superior. Yo tenía otro concepto de la familia Williams, pero ahora veo que su postura es negar lo ocurrido contraponiendo los derechos de mi niña cuya infancia fue trastocada, destruida. Quieren salvaguardar el prestigio de su colegio".

"Acompáñame al baño"

Fue la frase que utilizó el profesor de 24 años para convencer a Tefany (cambiamos su nombre para proteger su identidad como menor). Ella no cursaba su primer año de kínder aquí, sino en el plantel San Jerónimo. Su horario escolar terminaba a las 14 horas pero sus padres acordaron con la escuela que al término de éste, el autobús escolar trasladara a la niña al plantel Mixcoac donde cursaría su clase de deportes (psicomotricidad) que era impartida por una profesora.

Cuando Xóchitl Almendra conoció a la maestra responsable de esa materia, confío en ella porque se percató que Tefany estaba a gusto. "La escuela nunca me informó que desde marzo ella dejó de impartir esa clase", dijo la madre y abogada. "Me enteré porque en mayo el maestro Abram me abordó para preguntarme si mi hija participaría en una actividad escolar que realizarían. Yo no lo conocía, es más, él no se presentó conmigo y la verdad es que su personalidad no me inspiró confianza porque no vi a Tefany cómoda con él".

Desde abril de este año, Xóchitl Almendra comenzó a notar cambios repentinos de actitud en su hija: enojos, inapetencia, irritabilidad, trastornos del sueño además de rehusarse a asistir al colegio; a pesar de que le preguntó en diversas ocasiones qué le ocurría, la niña respondía —sin querer dar mayores detalles— una sola frase: "Es que me molestan". Las alteraciones en su conducta se hicieron más frecuentes hasta que en junio, después de tanta insistencia, contó a sus padres y abuela lo que le ocurría.

"Nos dijo: 'El profesor Abram me puso la pilinga en la cola, me hizo pipí en la espalda'", refiere su mamá. Xóchitl Almendra, refiere el contexto en que sucedieron los hechos. Dijo que un día, al final de su clase, las maestras salieron para entregar a los niños en la puerta del colegio. Tefany se quedó sola con el maestro Abram quien le dijo que necesitaba ir al baño y le pidió acompañarlo para no dejarla sola. También señaló que el maestro solía acariciarla por encima de su uniforme escolar.

El profesor Abram me puso la pilinga en la cola, me hizo pipí en la espalda".Tefany

"La niña nos dijo que ya en el baño él, le bajó el pants, el calzón y le subió la blusa. Que le puso la pilinga por donde hace pipí; en la cola, por donde hace la popo; y en la espalda. Que él le dijo que era una varita mágica. Que le hizo pipí en la espalda y ella describe esa pipí color blanco, como si fuera moco; y que después la limpió con una toallita".

Los padres de Tefany se contuvieron durante los siguientes días para poder hacer más preguntas a su hija y obtener mayor información. "Ella relata que Abram la acostó en el piso del baño, que le dijo que se quedara como estatua. Describe que la pilinga era 'grandota y dura' y que ella le pegaba cuando se la ponía pero que él le agarró los brazos con fuerza".

Los padres de Tefany decidieron llevarla con una psicóloga y con su pediatra. En espera del día de su cita, el papá de Tefany (Juan Gabriel Salas) acudió al colegio Williams para atender un asunto relacionado con la educación de otro de sus hijos que también estudiaba allí. Por sentido común, explica que consideró pertinente contar a las maestras con quienes se reunió, lo que estaba ocurriendo; y también les sugirió cuidar más al resto de los niños.

Unas horas más tarde, Juan Gabriel Salas recibió una llamada telefónica de Juan Camilo Williams (director académico del campus Mixcoac), quien le informó estar ya al tanto del tema por lo que propuso que Tefany fuera evaluada por una psicóloga de la escuela. Pero los padres rechazaron la oferta y le pidieron esperar hasta realizar la cita con los médicos de la niña. El pediatra que realizó la exploración física de la menor no pudo precisar si ella fue solo víctima de abuso sexual o también de violación, pues por razones obvias ella no le permitió revisarla a profundidad.

Las autoridades del Colegio Williams le dijeron a la familia que buscarían acreditar que el abuso sexual a Tefany no ocurrió en las instalaciones de la escuela.

Xóchitl Almendra solicitó entonces a Juan Camilo revisar los videos de las cámaras del plantel durante los meses de mayo y junio por considerar que esos fueron los meses en que su hija fue agredida; pero señala que él se negó. "El jefe de informática es su primo Carlos González Williams. Juan Camilo me dijo que él ya había checado todo y que no habían encontrado nada anormal".

El 26 de junio -casi al final del ciclo escolar- la psicóloga consultada por los padres de Tefany les sugirió proceder legalmente. Por eso cuando Xóchitl Almendra comunicó esta decisión a Juan Camilo Williams, él respondió que entonces buscaría acreditar que el abuso sexual de la niña no sucedió en el colegio.

HuffPostMéxico/Francisco Cedano
En la carpeta de investigación de Tefany se encuentra el dictamen psicológico de la menor que concluye que ella sí presenta características compatibles con víctimas de agresión sexual en la infancia.

Obstrucción de la justicia

La familia presentó su denuncia en la Fiscalía Central de Investigación de Delitos Sexuales de CDMX por el delito de abuso sexual agravado en menor de 12 años. La mamá de Tefany resume que la procuraduría capitalina, lejos de facilitar la investigación del caso, puso trabas. "Desde que presenté la denuncia vi ilegalidades y omisiones. Por ejemplo, el ministerio público obstaculizó mi acceso a la carpeta de investigación. Tuve que tramitar un amparo indirecto en materia penal para poder obtener una copia de la misma un mes después.

"También pedí que todas las diligencias se videograbaran para no revictimizar a la niña, conforme al protocolo de actuación con menores emitido por la Corte. Pero no lo hicieron, al menos no durante las primeras diligencias. Después comenzaron a hacerlo".

La menor sí presenta características compatibles con víctimas que han sufrido agresión sexual en la infancia y afectación en su desarrollo psicosexualDictamen oficial de la PGJ de CDMX

Xóchitl Almendra solicitó además la prueba de Bosty, el muñeco virtual que convive con menores que son víctimas de abuso sexual y cuya charla es considerada como la declaración ministerial del menor. La prueba se realizó el 18 y 19 de julio; en ella la niña contó a Bosty: "El profesor Abram se portó mal, se lo va a llevar la policía"; y luego le repitió la narración que hizo a sus padres.

Un cambio de fiscal y ministerio público en el área destrabó el caso, por lo que la niña ya cuenta con un dictamen psicológico que concluye: "La menor sí presenta características compatibles con víctimas que han sufrido agresión sexual en la infancia y afectación en su desarrollo psicosexual". La frase es contundente en términos jurídicos por referirse al bien jurídicamente tutelado en la norma penal.

Daría lo que tengo para que mi hija no hubiera pasado por esta situación y pudiera desarrollar su infancia de manera normal".Xóchitl Almendra Hernández

El Colegio Williams no es parte de la carpeta de investigación porque Xóchitl Almendra no los denunció penalmente. Por eso el caso se encuentra, en este momento, en el desahogo de pruebas relacionadas con Abram Delgado Juárez, el profesor, quien rindió su declaración ministerial el 21 de julio. En ella negó los hechos de los que se le acusa al asegurar que "nunca he tocado de manera indebida ni inapropiada a ningún niño"; pero también respondió algunas preguntas estadísticas en las que aceptó fumar, ingerir bebidas alcohólicas y drogas.

HuffPostMéxico/Francisco Cedano

Aunque los padres de Tefany (quien ya cumplió cuatro años de edad) también presentaron una queja ante la SEP por los hechos ocurridos, a la fecha no han recibido una respuesta clara sobre el paradero del maestro Abram.

"Me siento desprotegida de las autoridades. La SEP solo me dijo que haría una observación al colegio Williams por contratar a un docente sin cédula; esta dependencia es omisa en cuanto a tener mecanismos más rigurosos de vigilancia y selección de maestros. Quizás por eso en la coordinación de asuntos jurídicos de la administración federal de servicios educativos me dijeron que entendían mi dolor, pero que los casos de abuso sexual en la SEP son el pan de cada día tanto en escuelas públicas como privadas".

Seguiré buscando al maestro Abram donde esté; y seguiré buscando justicia para mi hija".Xóchitl Almendra Hernández

Y mientras la investigación sigue su cauce legal (en la procuraduría capitalina) y administrativo (en la SEP), Tefany dejó de asistir a la escuela; e incluso, ha manifestado no tener deseos de volver a ella. "Yo creo que el Colegio Williams debería tener la honorabilidad de reconocer que se equivocaron al contratar al profesor Abram, aceptar que no analizaron bien su caso y que fuimos nosotros quienes tuvimos que pagar las consecuencias. Daría lo que tengo para que mi hija no hubiera pasado por esta situación y pudiera desarrollar su infancia de manera normal. Por eso seguiré buscando al maestro Abram donde esté; y seguiré buscando justicia para Tefany".