MÉXICO

Afectados en Tláhuac por sismo, olvidados por las autoridades

Hay colonias en abandono, que no cuentan con dictamen oficial de sus viviendas

13/11/2017 7:51 AM CST | Actualizado 13/11/2017 7:53 AM CST
Excélsior

A pesar de los reiterados llamados al delegado Rigoberto Salgado, las colonias Nopalera y Santa Ana Poniente en la delegación Tláhuac, continúan en abandono pues no cuentan con un dictamen oficial de sus viviendas. Personal de Protección Civil apenas realizó una primera visita.

Excélsior

Excélsior acudió a la unidad habitacional Gitana 243 en donde los vecinos reportan afectaciones en ocho de diez edificios, de los cuales tres tuvieron que ser desalojados y apuntalados en su planta baja, debido a que los cimientos están a punto de colapsar.

Excélsior

Son 160 familias afectadas, cerca de 500 personas las que quedamos damnificados, algunos incluso siguen viviendo en sus departamentos porque no tienen a donde ir, poniendo en riesgo sus vidas", indicó Hugo Martínez, residente.

A una cuadra más, en la en la unidad habitacional de Amado Nervo 63, un edificio de cuatro pisos se encuentra apuntalado en todos sus niveles y representa una amenaza para los dos inmuebles que lo rodean y las 88 familias que ahí residen, pues está a punto del colapso.

Excélsior

"No tenemos ayuda del delegado, apenas si vino protección civil. No nos dan la atención de colonias como la Narvarte o la Del Valle, pero hacemos un llamado a las autoridades para que vengan a vernos y comprueben los daños", aseguró la vecina Martha Valdés.

En la colonia aledaña, Nopalera, más de una veintena de viviendas presentan daños severos, los cascajos que ellos mismos juntaron, luego de los derrumbes que generó el sismo, permanecen en las calles pues la delegación no los ha apoyado siquiera para llevárselos.

Estamos en el olvido, ya fuimos a manifestarnos a la delegación. Cada camión nos cobra hasta 900 pesos por retirar el cascajo y ya nos cooperamos para dos, pero no es suficiente y la delegación no nos apoya", agregó Marcela Romero.

Excélsior

Este texto se publicó originalmente en Excélsior.