NEGOCIOS

El nuevo cambio de Trump al TLCAN: restringir camiones mexicanos

Los negociadores estadounidenses pusieron sobre la mesa una nueva exigencia que no le gustará nada los empresarios.

10/11/2017 1:32 PM CST | Actualizado 10/11/2017 1:40 PM CST
Jorge Duenes / Reuters
Camiones cargados hacen una larga cola en el control aduanero en el cruce fronterizo de Tijuana, en México, con Estados Unidos. 2 de febrero de 2017.

El equipo negociador de Donald Trump tiene entre manos una nueva demanda que podría poner más tensión en la quinta ronda de negociaciones del TLCAN: la restricción de camiones mexicanos de larga distancia a Estados Unidos.

Los negociadores estadounidenses pusieron sobre la mesa esta petición para eliminar la industria de larga distancia de México que está dentro del capítulo XII de servicios transfronterizos del TLCAN, según fuentes cercanas a las negociaciones dijeron a Bloomberg.

Esta nueva exigencia podría impedir que los camioneros mexicanos circulen en las zonas comerciales de los municipios fronterizos de Estados Unidos, lo que afectaría a la industria de autotransporte de carga en México.

En 2015 la exportación de mercancías de México a Estados Unidos por vía terrestre fue de 259 mil 570 millones de dólares, de los cuales 83% corresponde al autotransporte y solo el 17% a ferrocarriles, según los datos más actuales de la Cámara Nacional de Autotransportes de Carga (Canacar).

La entrada de camiones de carga mexicanos a territorio estadounidense fue la causa de un largo conflicto comercial entre México y Estados Unidos en el pasado.

Desde la firma del TLCAN, los tres países miembros habían acordado reducir paulatinamente restricciones respecto al transporte fronterizo. El servicio de autotransporte en estados fronterizos se permitiría tres años después de la firma (el 18 de diciembre de 1995) y el de transporte transfronterizo a lo largo de EU a seis años de la entrada en vigor del tratado (1 de enero de 2000).

En 1995 el secretario de Transporte de EU, Federico Peña, anunció las medidas de seguridad que las empresas mexicanas debían cumplir para obtener el permiso para ingresar a ese país. Pero, las autorizaciones nunca llegaron, según un documento del Sistema de Información sobre Comercio Exterior de la OEA y de la Secretaría de Economía.

En febrero de 2000, México solicitó un panel arbitral para que resolviera el incumplimiento de EU de los acuerdos en transporte transfronterizo. En 2001 -seis años después del límite para que los permisos se emitieran- la resolución fue favorable para México, pero el gobierno estadounidense no acató y los permisos siguieron sin llegar.

Fue hasta 2015, luego de que México impuso impuestos a las importaciones de mercancías estadounidenses, que EU finalmente otorgó los permisos necesarios para que los camioneros mexicanos circularan en su territorio.

Actualmente, los camioneros mexicanos tramitan un permiso para prestar servicios de autotransporte internacional en EU para poder ingresar por uno de los 19 puntos fronterizos -en los estados de Sonora, Chihuahua, Tamaulipas, Baja California, Coahuila y Nuevo León- a ese país.

Según datos de la Canacar son 10 los cruces fronterizos por donde pasan el mayor número de unidades de carga.

Canacar

Ahora, esa vieja herida comercial podría volver un instrumento del equipo negociador de la administración de Donald Trump para presionar con otros temas que han provocado fricciones con México y Canadá, como reglas de origen, disminución del déficit comercial y la eliminación del Capítulo 19 referente a la mecanismo para resolver conflictos comerciales.

La quinta ronda de negociaciones del TLCAN se llevará a cabo del 17 al 21 de noviembre en la Ciudad de México.