MÉXICO

El melodrama de AMLO y Monreal que podría terminar en reconciliación

López Obrador y el delegado de Cuauhtémoc se reunirán hoy por la noche para ver si el zacatecano permanece o no en Morena. La presidencia de Morena y otras posiciones serían clave para destrabar el conflicto.

10/11/2017 10:20 AM CST | Actualizado 10/11/2017 11:32 AM CST
Cuartoscuro

El distanciamiento entre Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Monreal podría terminar en reconciliación luego de que ambos personajes se reunan esta tarde para definir si el zacatecano se queda o no en Morena, partido que podría terminar presidiendo como parte de la negociación.

Luego de que Monreal amagara durante meses con salir de Morena para contender por la jefatura de Gobierno de Ciudad de México —una vez que sus posibilidades de contender por el Frente Ciudadano conformado por el PAN-PRD-MC se vieran mermadas ante la férrea intención de la líder perredista Alejandra Barrales de no bajarse de dicha candidatura ("me la deben", según ha dicho Barrales a sus cercanos)—, el zacatecano se reunirá con el dirigente de Morena para definir su futuro político.

De este modo, el tono de discordia entre López Obrador y Monreal abrió las puertas de la reconciliación, una vez que el zacatecano aceptó reunirse con AMLO.

"El Frente está atrapado en su propio laberinto", dijo Monreal, quien aseguró que la lentitud con la que el Frente Ciudadano está definiendo las candidaturas, impidió que tomara la decisión de abandonar Morena.

"Ya no tengo nada que hacer (en el Frente Ciudadano) y no iré a dividir al PRD, ni a meterme a disputarle, porque no soy militante de ese partido y percibo que se están deteniendo en sus definiciones", señaló Monreal en entrevista con El Universal, donde aseguró que se sentaría a dialogar con López Obrador para escucharlo y sin pedir posiciones dentro de la negociación.

Sin embargo, el grupo de asesores de Monreal tiene dos objetivos: la presidencia de Morena y la coordinación de la campaña presidencial de López Obrador. Y esto debido a que, como reconocen los cercanos de Monreal, "mas vale Morena en mano que mil Frentes Ciudadanos volando", según reportó en días previos La Política Online.

Y tal parece que convertirse en el sucesor de López Obrador como presidente del partido, es una opción que el mismo tabasqueño está dispuesto a ceder para sellar la reconciliación, según lo dejó entrever durante su gira por Querétaro, donde celebró la postura de Monreal.

"No todos caen en las redes de estos políticos corruptos, no todos se doblegan ante la mafia del poder", dijo el tabasqueño.

"Yo no le puedo dar la bienvenida porque nunca consideré que se iba a ir. Yo conozco bastante a la gente y conozco a los que vienen luchando desde hace tiempo. Sé quienes actúan por convicciones, quienes buscan nada más el cargo y sabía que Ricardo iba a tomar esa decisión", dijo López Obrador.

En tono conciliador, a diferencia de hace unos meses, López Obrador destapó a Monreal como su posible sucesor dentro de Morena, al asegurar que el zacatecano "pertenece a una generación que entraría al relevo, si se analiza bien, yo estoy en los 60, en la juventud madura, y viene para el relevo una generación de los 50, de la juventud, juventud, y luego los chamacos de los 40, y los casi niños de los 30 y 20", afirmó.

Pero Monreal no ha dado su brazo a torcer todavía. Por el contrario, afirma que seguirá escuchando otras ofertas.

"Hasta hora la impaciencia no me consume y la ambición tampoco me tocó. Voy a seguir escuchando con atención y con respeto propuestas, porque no se puede responder antes de oír", dijo Monreal.

Sin embargo, las palabras del zacatecano también tienen un aire conciliador a diferencia de hace unas semanas, cuando todavía declaraba que su relación con Morena había quedado sepultada entre los escombros.

"En mi sentimiento interno creo que es más fuerte el sentido de la restauración nacional y la necesidad de un cambio de régimen que una aspiración personal. No soy ambicioso, tengo aspiraciones legítimas y considero, de manera humilde, que es mi mejor momento en la actualidad pública, mi mejor momento de salud, de lucidez y de experiencia acumulada", apuntó Monreal.

De este modo, el melodrama que se desató con la designación de Claudia Sheinbaum como candidata de Morena a la jefatura de Gobierno de Ciudad de México, podría concluir con una reconciliación entre López Obrador y Monreal, en caso de que ambos logren llegar a un acuerdo.

::.