ESTILO DE VIDA

Tres consejos para aprender más fácil un segundo idioma

Además, ¿por qué a los niños les cuesta menos que a los adultos?

08/11/2017 6:30 AM CST

Aprender un segundo idioma no es fácil.

Se necesita mucho tiempo y dedicación y además se tienen que memorizar muchas palabras y muchas frases. E incluso cuando ya te las aprendiste, se necesita habilidad y confianza para usarlas en la vida real.

Getty Images/iStockphoto

Y bueno, Evan Kidd, profesora adjunta del Centro ARC para la Excelencia de la Dinámica del Lenguaje, dice que todos pueden aprender un nuevo idioma siempre y cuando le dediquen suficiente tiempo al proceso.

"Creo que casi todo el mundo, que se aplique lo suficiente, va a poder desarrollar habilidades en un lenguaje si se expone al él y le dedica el tiempo suficiente", dijo Kidd al HuffPost Australia.

Kidd considera que uno de los mayores retos para los adultos es que aprende un nuevo idioma con el conocimiento de su lengua materna. Nuestros cerebros están totalmente adaptados a nuestro primer idioma, así es que enfrentamos cualquier nueva situación lingüística con los esquemas de nuestra lengua materna.

"Aprender un segundo idioma se da precisamente porque tenemos un primer idioma", explica Kidd. "Parte del reto es porque te aproximas a un segundo idioma con el conocimiento de tu primer idioma".

¿Cómo podemos facilitar el proceso de aprendizaje de un segundo idioma?

Tres maneras de facilitar el aprendizaje de un nuevo idioma

Usa frases armadas

Getty Images/iStockphoto

Aprender unas cuantas frases y adaptables en un nuevo idioma puede ayudar a usarlo con mayor facilidad y a construir otros estructuras utilizando la misma fórmula.

"Es bueno tener algunas frases hechas para construir a partir de ellas. Como diciendo, tengo esta frase y puedo ponerle otros verbos y otros sustantivos. Así es como aprenden los niños", comenta Kidd.

Memoriza

Cuando empiezas, aprender la gramática básica y el vocabulario de cualquier idioma tomará tiempo para poder formar bases sólidas de su lingüistica. Esto quiere decir que hay que dedicarle tiempo a aprender las palabras, y hay que hacer un esfuerzo para practicar y recordarlas.

"Es inevitable, pero en algunas ocasiones no quedarán más opciones que aprender de memoria las reglas porque hay que aceptar que los idiomas son seres extraños".

Getty Images

Tienes que hablarlo

Kidd dice que en su experiencia, uno de los aspectos más importantes para aprender un nuevo idioma es hacer el esfuerzo para utilizarlo el mayor tiempo posible.

"Está bien que se siente uno y lo aprenda y tome la clase, pero la verdad es que hay que hablarlo y pensar que es por este medio que empiezas a encontrarle mucho más sentido porque es un sistema de comunicación y que lo que quieres es comunicarte".

"A fin de cuentas se trata de una combinación de memorizar y ser extrovertido y aventado".

Los niños se exponen al lenguaje desde muy pequeños, desde que están en el vientre materno. El proceso de adquisición del lenguaje empieza con sonidos y ritmos del lenguaje hasta que se convierte en palabras y oraciones.

"Algo genial de los bebés es que nacen con la habilidad de percibir la diferencia de cualquier sonido que emita el tracto vocal de los seres humanos, y lo que pasas es que cualquier lenguaje utiliza sólo una parte de los sonidos posibles", explica Kidd.

Un ejemplo interesante es cómo descubrir estos sonidos cuando se comparan idiomas como el inglés y el japonés.

Getty Images/iStockphoto

"En inglés tenemos una diferencia entre el sonido de la "r" y la "l" pero en japonés no la tienen, tienen un sonido que está entre estos dos sonidos", explica Kidd.

"Así es que un bebé japonés puede distinguir la diferencia entre la "r" y la "l", pero cuando cumple alrededor de 12 meses, ya no puede hacerlo y eso es porque su lenguaje no puede hacerlo".

Los seres humanos pierden esta habilidad alrededor de los 12 meses, no volvemos incapaces de distinguir con precisión algunos sonidos que nuestra lengua madre no utiliza. Es por esto que es diferente aprender una lengua madre y una segunda lengua.

La mayoría de nosotros no puede recordar haber aprendido la lengua materna porque se hizo sin esfuerzo y llevó mucho tiempo, pero adquirir un segundo idioma necesita de mucho esfuerzo.

"Supongo que la diferencia entre la lengua materna y una segunda lengua están en que la primera se aprendió implícitamente mientras que la segunda lengua se aprende más explícitamente".

La naturaleza explícita de aprender un segundo idioma significa que estamos muy conscientes de cuánta energía y dedicación se necesita para poder hablar bien. Kidd dice que se tiene que tener mucha confianza cuando se aprende otro idioma y que esa es la clave del éxito.

"Tenemos que enfrentarlo, pero no hay nada que nos haga más humildes que aprender una segunda lengua porque cuando la usas vuelves a ser un niño de dos años".