INTERNACIONAL

Los siete minutos de horror de la masacre en Texas

Las autoridades revisaron una grabación que captó el momento en que Devin P. Kelley revisó banca por banca para disparar a quemarropa a las víctimas, entre ellas varios niños que lloraban.

08/11/2017 1:11 PM CST | Actualizado 08/11/2017 1:15 PM CST
Rick Wilking / Reuters

Una cámara de video captó los siete minutos de horror en los que Devin P. Kelley mató a 26 personas e hirió a 20 más, en una iglesia de Texas.

The New York Times reportó que el joven atacó metódicamente a sus víctimas, incluidos niños, a quienes les apuntó en la cabeza, de acuerdo a un funcionario policial que pidió guardar el anonimato.

Getty Images

El video que registró el peor tiroteo en la historia texana está siendo revisado por investigadores estatales y federales, pues aunque se sabe que el arma de Kelley tenía alcance para más de 400 municiones, aún no está claro cuántos disparó realizó.

Rick Wilking / Reuters

El diario estadounidense detalló que el tirador compró legalmente cuatro armas de fuego, incluido el rifle de asalto semiautomático Ruger AR-556 que usó el templo First Baptist Church de Sutherland Springs, y que tres de estas ya fueron recuperadas.

Las autoridades también confirmaron que entre las pertenencias de Kelley, quien fue internado en una clínica psiquiátrica cuando era militar, se encuentra un iPhone que no ha podido ser desbloqueado por el propio FBI.

The Washington Post via Getty Images

La voz de los sobrevivientes

Roxana Solís y Joaquín Ramírez contaron a la agencia EFE que el exmilitar repasó todas las filas de la iglesia en busca de supervivientes para propinarles un disparo mortal.

La pareja que se encontraba en uno de los primeros pasillos de la parroquia, destacaron que el atacante de 26 años entró y empezó a disparar de manera indiscriminada a todos los congregantes, que rápidamente buscaron refugio debajo de los bancos.

El primer objetivo de Kelley fueron los adolescentes que grababan el oficio religioso como cada domingo y posteriormente disparó a los músicos.

Ramírez explicó en otra entrevista para Univisión que al lograr escapar del atacante, pudo llamar al 911 y pedir auxilio, pero desafortunadamente ni con ello pudo salvar a los niños, a quienes "les disparaba con odio".

Se lava las manos...

Pese a la gravedad de este suceso y que los tiroteos en Estados Unidos son una constante, el presidente estadounidense, Donald Trump, rechazó este martes la necesidad de abrir un debate sobre el control de posesión de armas en Estados Unidos y sentenció que el número de víctimas pudo haber sido mayor.

"Si ese hombre no hubiera tenido un arma y le hubiera disparado (al tirador), las víctimas podrían haber sido cientos", señaló este martes en rueda de prensa desde Seúl.

Además, justificó que en el caso de Chicago se han endurecido más los controles de armas, lo que lejos de generar una solución, ha provocado "un desastre".