POLÍTICA

La destitución del delegado en V.Carranza o cuando una autoridad no electa destituye a una electa

Estos son los argumentos jurídicos bajo su destitución y los posibles caminos a tomar.

08/11/2017 4:15 PM CST | Actualizado 08/11/2017 4:27 PM CST
Cuartoscuro.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) destituyó al delegado de Venustiano Carranza en Ciudad de México, Israel Moreno Rivera (PRD), por incumplimiento de una sentencia de amparo. Lo mismo ordenó para su antecesor, José Manuel Ballesteros López, bajo el mismo argumento.

Sin cuestionar los argumentos jurídicos, Moreno Rivera dijo, a través de un comunicado, que acatará la resolución, aunque la consideró "injusta" y con tintes políticos.

El mecanismo jurídico para la resolución de la SCJN en el caso de Moreno Rivera tiene fundamento en la fracción 16 del artículo 107 de la Constitución; el mismo con el que, en 2005, se solicitó el desafuero Del entonces jefe de Gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador.

"Esa fracción (la 16) establece distintos supuestos para el caso de incumplimiento de las llamadas autoridades responsables que pierden un amparo, les dan un plazo razonable, les piden que cumplan, les insisten y si no cumplen o repiten el acto reclamado, pueden ser destituidas, eso ha existido desde hace muchos años, desde la creación del amparo en México, que data del siglo 19", explica al HuffPost, Jaime Cárdenas, investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

Cuando no se cumple con una sentencia definitiva de un amparo, la Corte tiene esa posibilidad de destituir al funcionario público y además consignarlo ante el juez o el Ministerio Público para que se inicie el procedimiento de responsabilidad penal que corresponde."Jaime Cárdenas

PROCEDIMIENTO SELECTIVO

Para el experto, se trata de un procedimiento discutible, pues no es generalizado ya que la SCJN a veces lo emplea; otras, no.

"Este fundamento constitucional, que está en la Constitución y también en la Ley de Amparo y en el Código Penal Federal, es un tema discutible, por ejemplo, si una autoridad no electa, como son los ministros de la Corte, puede destituir a un funcionario electo.

"El problema es con los funcionarios electos, como los delegados, el jefe de gobierno, un senador, un diputado, el presidente, pues por un principio democrático, un funcionario electo sólo puede ser removido de su cargo por el pueblo, mediante una revocación de mandato", abunda.

Sin embargo, debido a que a nivel federal no existe la revocación de mandato, la Corte tiene este instrumento.

Es como una arma atómica, para, en algunos casos, mandar un mensaje como ejemplo de que si las autoridades no cumplen con las sentencias de amparo, pueden ser destituidas y además consignadas ante un juez penal." Jaime Cárdenas

IMPOSIBLE QUE MORENO LA LIBRE

Revertir la determinación de la Suprema Corte es casi imposible, señala el investigador, sin embargo, Moreno podría acudir a las vías del derecho internacional, como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, bajo los argumentos de que no tiene un recurso efectivo, que fue violado su debido proceso o que no le dieron el plazo razonable que establece la fracción 16.

Donde puede tener algún tipo de éxito, es en el juicio penal, puede defenderse, puede estar en libertad bajo fianza, no es un delito que alcance prisión preventiva, entonces en la parte penal creo que él puede defenderse muy bien.
En la parte constitucional de la destitución, no veo una vía nacional para la que la Corte reconsidere su decisión; él tendrá que acudir a vías internacionales, como la presentación de una queja o una petición ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para ver si la Comisión encuentra una vulneración a sus derechos y promueva el juicio ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, pero eso va a llevar años, si es que tiene éxito."Jaime Cárdenas

UNA FIGURA CON PROBLEMAS

Para el abogado, la figura aplicada por la SCJN en el caso del delegado en Venustiano Carranza tiene un problema de fondo, pues un funcionario electo proviene de la soberanía del pueblo y es cuestionable que una autoridad no electa, como la Corte, puede destituirlo.

Para que esto no sucediera, se tendría que reformar la fracción 16 del 107, hacer la separación entre funcionarios electos y no electos, establecer sanciones económicas para los funcionarios que no cumplan las sentencias de amparo e introducir en la Constitución la figura de la revocación del mandato para que sea el pueblo quien lo remueva y no la Suprema Corte.

Sí fue selectivo (el proceso), hay muchos casos como el de este delegado en Venustiano Carranza, pero la Corte, tal vez, está mandando un ejemplo con este caso, para que todas las autoridades de este país cumplan con las sentencias de amparo porque saben que corren el riesgo de ser destituidos y de ser consignados ante un juez penal. Le tocó ser a él el chivo expiatorio". Jaime Cárdenas