ESTILO DE VIDA

Un periodista británico revela lo que se siente asistir a una boda real

Es tan surreal como lo puedes imaginas.

07/11/2017 6:30 AM CST

Si eres fan de los royals, de seguro tienes fantasías de cómo sería asistir a una boda real. Y ahora que el príncipe Harry y Meghan Markle están a punto de unirse en matrimonio, seguramente tus fantasías están a todo lo que dan.

Pero si bien uno sólo puede imaginarse lo que es ser invitado a una boda así, el periodista Duncan Larcombe conoce de primera mano qué tan glamoroso es un acto así.

Toby Melville / Reuters

Así, mientras no despegábamos la mirada de la tele el día en que Kate Middleton y el príncipe William se dieron el sí en abril de 2011, Larcombe de hecho figuró entre las 1,900 personas que asistieron a la ceremonia nupcial en la Abadía de Westminster.

El ex editor de realeza para The Sun, fue uno de los seis periodistas que asistió como invitado. "Nos dijeron unas dos o tres semanas por anticipado que seríamos invitados, pero que no lo podíamos decir a nadie", dijo a Elle UK en una reciente entrevista. "No quería que se esparciera esto entre otros periodistas".

Así que, ¿qué se sintió al estar entre tantos royals en esa ceremonia? De acuerdo con Larcombe, fue tan surreal como cualquiera lo imagina.

"Fue una experiencia muy extraña, algo así como sentarse en el museo de cera de Madame Tussauds, pero con estatuas parlantes", dijo. "Fue una de las experiencias más increíbles de toda mi vida. Es darse cuenta de que la historia se escribe frente a tus propios ojos.

"No se parece a ninguna de las otras bodas a las que he ido", añadió. "Si te gusta ver a la gente famosa, probablemente no hay nada mejor para ello que una boda real. No hay lugar que contenta a tantos famosos y miembros de la realeza bajo un solo techo".

Handout . / Reuters

Larcombe también pudo ser testigo de momentos francos por parte de los royals, incluyendo cómo el príncipe Harry trataba de componerse a sí mismo al lado de su hermano Harry antes de la ceremonia. "Se veía completamente aterrado", dijo el periodista, y luego, el silencio total que llenó la iglesia cuando la Duquesa de Cambridge finalmente entró.

"Todo lo que podíamos escuchar eran los ecos de la muchedumbre de afuera", dijo.

Si bien Larscombe señala que hubo una espera interminable antes de que iniciara la ceremonia nupcial, el evento bien que valió la pena. No sólo vio cómo se escribía la historia ante sus ojos, sino que se demostró que cada invitado recibía un trato de iguales, sin importar qué tan famoso (o no tan famoso) es.

"Fue muy claro en la boda que no importaba si eras el sultán de Brunei o un tipo que se ha cruzado en (la Real Academia de) Sandhurst con William, o una estrella de Hollywood... todos tuvimos que llegar temprano", explicó, añadiendo que la Reina fue la última en llegar antes de la novia. "Supongo que para alguien como Sir Elton John, a quien le encanta ser el centro de la atención, eso fue algo muy humillante".

Aunque hay mucha emoción por el eventual compromiso y boda de Harry, su ceremonia nupcial será muy diferente a la de su hermano dado que William es el segundo en la línea para heredar el trono y Harry es el quinto (y será el sexto cuando el tercer bebé de William y Catherine nazca). Esto significa que la boda con Markle será un tanto más informal.

El mes pasado una fuente cercana a Harry dijo al US Weekly que se espera que sea una boda de mucho más bajo perfil.

"La pompa y el esplendor es lo menos que Harry quiere", dijo la fuente a ese sitio. "Puedo adivinar que se casará en la Capilla de San Jorge en el castillo de Windsor. Con ello, no sería un circo para los medios y le daría al evento el sentido de privacidad que Harry tanto quiere".

Sólo el tiempo dirá cómo será la real boda de Harry. De nuestra parte, lo que decimos es que ¡ojalá que nuestra invitación no se pierda en el correo!